Rotavirus

El rotavirus es un virus que causa vómito y diarrea aguda en bebés y niños pequeños.

Algunos niños con rotavirus presentan una diarrea grave acompañada de vómito y no pueden beber los líquidos necesarios para remplazar los perdidos por la diarrea o muchos vómitos durante el día. Esto puede llevar a una grave deshidratación y hasta a la muerte.

El rotavirus se propaga fácilmente entre niños pequeños. Las personas que contraen la enfermedad por rotavirus expulsan los virus a través de las heces (materia fecal).

Si el virus entra en la boca del niño, puede contraer la enfermedad. Esto sucede cuando toca las manos de otras personas u objetos (como juguetes) que están contaminados con el rotavirus.

Transmisión del virus

La forma principal de transmisión es la contaminación de los objetos o el agua por las heces de un niño que esta infectado con el rotavirus. 

Dado que el virus es estable en el medio ambiente, la transmisión puede ocurrir a través de la ingestión de agua o comida contaminada, y mediante contacto con superficies u objetos contaminados.

La enfermedad es más frecuente  en bebés y niños pequeños, y la mayoría de niños  se infectan antes de cumplir los cinco años de edad.

Los adultos también pueden infectarse, aunque la enfermedad tiende a ser leve.

Diagnóstico del rotavirus

El diagnóstico puede hacerse en el laboratorio mediante la detección rápida del antígeno del rotavirus en una muestra de heces.

Síntomas del rotavirus

La enfermedad por rotavirus es más frecuente en bebés y niños pequeños, pero los adultos y los niños de mayor edad también pueden infectarse por el rotavirus.

Una vez que una persona ha estado expuesta al virus, los síntomas toman unos 2 días en manifestarse.

Los síntomas incluyen:

  • Fiebre
  • Vómito
  • Diarrea
  • Dolor abdominal

El vómito y la diarrea líquida pueden durar de 3 a 8 días en un niño infectado por el rotavirus.

Otros síntomas pueden ser falta de apetito y deshidratación (pérdida de líquidos corporales), lo que puede ser especialmente grave para los bebés y los niños pequeños.

Tanto los niños vacunados como los que no han recibido la vacuna pueden enfermarse por rotavirus más de una vez, ya que existen diferentes tipos de rotavirus y además porque ni la vacuna ni la infección adquirida de manera natural proporcionan una inmunidad (protección) total a futuras infecciones.

Por lo general, los síntomas más graves se presentan la primera vez que una persona se infecta por el rotavirus.

Tratamiento del rotavirus

No existe un medicamento antiviral para tratar la infección por rotavirus.

Los antibióticos no sirven para tratar esta enfermedad debido a que es una enfermedad por virus.

La infección por rotavirus puede causar vómito y diarrea intensos.

Esto puede ocasionar la pérdida de líquidos corporales y minerales como sodio y potasio lo que puede llevar a la deshidratación. Los bebés, niños pequeños, adultos mayores y las personas con otras enfermedades son los que corren más riesgo de deshidratación durante una infección por rotavirus.

Los signos y síntomas de deshidratación en niños incluyen:

  • Al niño se le observan los ojos hundidos
  • Fontanela deprimida en los recién nacidos.
  • El niño llora sin producir lágrimas.
  • El niño tiene la boca y los labios secos
  • El niño tiene mucha sed
  • El niño no moja los pañales
  • Orina escasa y de color amarillo oscuro
  • El niño no puede beber o comer
  • El niño esta somnoliento o inquieto
  • La piel del niño se observa pálida
  • Convulsiones

La deshidratación intensa puede requerir de hospitalización para administrar tratamiento con líquidos intravenosos (fluidos que se administran al paciente directamente por la vena).

La mejor manera de protegerse contra la deshidratación es dar de beber al niño muchos líquidos utilizando sales de rehidratación oral que se puede adquirir en las farmacias sin receta (llamada terapia de rehidratación oral).

La deshidratación severa puede ser un problema serio. Si cree que usted o alguien que cuida está gravemente deshidratado, consulte a su médico.

Protección de la vacuna contra el rotavirus

Existen dos vacunas contra el rotavirus. Ambas se administran por la boca (vía oral) y las dos son muy eficaces para prevenir la infección por rotavirus grave en bebés y niños pequeños.

  • Rotateq. Los bebés deben recibir tres dosis de la vacuna (a los 2 meses, 4 meses y 6 meses de edad).
  • Rotarix. Los bebés deben recibir dos dosis de la vacuna (a los 2 y 4 meses de edad).

Los niños deben recibir todas las dosis de la vacuna contra el rotavirus antes de cumplir los 8 meses de edad.

Actualizado: 5 de enero, 2019