Cuidado de las Personas con SIDA en su Hogar

Hay algunas cosas sencillas que usted puede hacer para ayudar a que la persona con sida se sienta cómoda en su casa.

Las personas que tienen SIDA deben cuidar de sí mismas tanto como puedan y mientras puedan. Necesitan ser y sentir que son lo más independientes posible.

Necesitan controlar sus propios horarios, tomar sus propias decisiones y hacer lo que deseen en la medida de lo posible.

Ellos deben diseñar su propio programa de ejercicios y su plan de nutrición.

Además de consultar al médico con regularidad, muchas personas con sida hacen un esfuerzo para mantenerse saludables alimentándose bien, durmiendo lo debido, haciendo ejercicio, orando o meditando, etc.

Si la persona a la que usted cuida halla una actividad que le ayuda, alíentele a practicarla. Un programa de ejercicios puede ayudar a mantener el peso y el tono muscular y puede hacer que la persona se sienta mejor si éste se adapta a lo que ella puede hacer.

Las comidas sabrosas y balanceadas ayudan a sentirse bien, dan energía y ayudan al organismo a combatir las enfermedades. Es mejor que las personas infectadas con VIH no consuman bebidas alcohólicas, fumen o utilicen drogas. También es importante mantenerse al corriente de los nuevos tratamientos y entender qué se puede esperar de los medicamentos que toma el paciente.

Hay algunas cosas sencillas que usted puede hacer para ayudar a que la persona con sida se sienta cómoda en su casa.

  • Respete su independencia y su privacidad.
  • Trate de darles el mayor control posible. Preguntar antes de entrar a su cuarto, pedir permiso para sentarse con ellos, etc. decir “¿Puedo ayudarte?” son cosas que los ayudan a mantenerse en control.
  • Pregúnteles qué puede hacer para que se sientan cómodos. A muchas personas les avergüenza pedir ayuda, especialmente con cosas tales como utilizar el inodoro, bañarse, afeitarse, comer y vestirse.
  • Mantenga la casa limpia, bien iluminada y alegre.
  • Haga que la persona con sida esté en un cuarto que esté cerca de un baño.
  • Deje las toallas de papel, de tela, cesto de desperdicios, sábanas y otras cosas que la persona pudiera necesitar en un lugar cercano de modo que la persona pueda alcanzarlas desde la cama o silla.

Si la persona que usted está cuidando tiene que pasar la mayor parte del tiempo en cama, asegúrese de ayudarlos a cambiar de posición a menudo.

De ser posible, la persona con sida debe abandonar la cama con la mayor frecuencia posible. Una enfermera le puede mostrar como pasar a alguien de la cama a una silla sin lastimarse usted o el paciente.

Esto puede ayudar a prevenir el entumecimiento de las articulaciones, las úlceras por decúbito y algunos tipos de neumonía. Tal vez también necesiten su ayuda para darse vuelta o ajustar las almohadas o cobertores.

Un “trapecio” médico encima de la cama puede ayudar a la persona a cambiar de posición sin ayuda si tiene suficiente fuerza. Si la persona está tan débil que no puede darse vuelta, haga que la enfermera le muestre cómo utilizar una sábana para ayudarla a rodar en la cama de un lado a otro.

Generalmente una persona que está en cama necesita cambiar de posición por lo menos una vez cada cuatro horas.

Comodidad

Un buen masaje en la espalda puede ayudar a la persona a relajarse así como favorecer la circulación. Una enfermera, terapeuta físico o un buen libro sobre masaje puede darle algunos consejos acerca de la forma de dar un buen masaje en la espalda.

Coloque al alcance del paciente los libros, controles remotos, agua, toallas de papel así como un timbre para pedir ayuda. Si la persona no se puede levantar, coloque un orinal o pato a su alcance.

Ejercicios

Incluso en cama, la persona puede realizar algunos ejercicios sencillos para los brazos, manos, pies y piernas. Éstos generalmente se denominan ejercicios de “rango de movimiento”. Estos ejercicios ayudan a prevenir entumecimiento y sensibilidad en algunas áreas y mantienen la circulación de la sangre.

Un doctor, enfermera o terapeuta físico puede explicarle cómo ayudar.

Respiración

Si alguien tiene dificultades para respirar, hacer que se siente puede ayudar. Levante la cabecera de la cama si ésta es del tipo utilizado en los hospitales, o utilice más almohadas o algún otro tipo de apoyo blando para la espalda. Si la persona tiene muchas dificultades para respirar, se deberá consultar al médico.

Úlceras por decúbito

Las úlceras por decúbito (debidas a la permanencia prolongada en la cama) así como las lesiones de la piel pueden representar un problema serio para las personas que padecen de sida. Además de cambiar con frecuencia de posición en el lecho, para ayudar a mantener la piel saludable, coloque material muy suave (piel de cordero, esponja tipo “cartón de huevos”, o colchones de agua) debajo del paciente, mantenga las sábanas secas y libres de arrugas, y haga masaje en la espalda y otras partes del cuerpo (como caderas, codos y tobillos) que están presionadas contra la cama. Informe inmediatamente al doctor o enfermera si observa algún enrojecimiento o lesión de la piel.

Artículos relacionados:

 .

Autor: Dr. Carlos Muñoz Retana

​Actualizado: 28 de Agosto, 2018