Protección de los Cuidadores de las Personas con SIDA

Es posible que la persona que tenga sida padezca infecciones que usted puede contraer. Sin embargo, usted se puede proteger.

Hable con el médico o enfermera para determinar cuáles gérmenes puede contraer usted así como otras personas de la casa. Esto es muy importante si usted está infectado con el VIH.

Por ejemplo, la diarrea puede ser causada por varios gérmenes.

Utilice guantes desechables si tiene que limpiar lo que la persona con diarrea haya ensuciado, o si tiene que ayudarla, lávese las manos cuidadosamente después de quitarse los guantes. No utilice los guantes desechables más de una vez.

Otra causa de diarrea es el parásito cryptosporidiosis. Éste se transmite de las heces de una persona o animal a otra persona o animal, con frecuencia a través del agua, comida cruda o comida que no se ha cocinado suficientemente bien y está contaminada. Lávese las manos después de ir al baño y antes de preparar comida.

Póngase en contacto con su departamento local de salud para saber si el cryptosporidiosis está en el agua. Si usted se entera de que el agua de su comunidad podría tener parásitos de cryptosporidiosis, hierva el agua que va a beber durante por lo menos un minuto para matar el parásito, luego deje enfriar el agua antes de beberla. Tal vez le convenga comprar agua embotellada (destilada) para cocinar y beber si es posible que se halle en el agua el parásito cryptosporidiosis u otros organismos que puedan transmitir enfermedades a una persona con infección de VIH.

Si la persona con sida tiene tos durante más de una semana, el doctor debería realizarle un examen de tuberculosis. Si el resultado indica que tiene tuberculosis, entonces usted y todos los que viven en la casa también deberían practicarse un examen para determinar si tienen infección de tuberculosis, incluso si no tienen tos. Si está infectado con gérmenes de tuberculosis, usted puede tomar una medicina que impedirá que contraiga tuberculosis.

Si la persona con sida tiene ictericia (un síntoma de hepatitis aguda) o tiene infección crónica de hepatitis B usted y todas las personas que viven en la casa así como cualquier persona que tiene relaciones sexuales con la persona con sida debería consultar a su médico para determinar si deben tomar alguna medicina para prevenir la hepatitis. Todos los niños deberán recibir la vacuna de la hepatitis B independientemente de que tengan contacto con una persona con sida o no.

Si la persona con sida tiene ampollas producidas por la fiebre o por el frío (herpes simplex) cerca de la nariz o boca, no bese ni toque las lesiones. Si tiene que tocar las lesiones para atender a la persona, póngase guantes y lávese las manos cuidadosamente tan pronto se quite los guantes. Esto es muy importante si usted tiene eczema (piel alérgica) ya que el virus herpes simplex puede causar enfermedades graves de la piel en las personas con eczema. Deseche los guantes usados; nunca utilice los guantes desechables más de una vez.

Muchas personas con o sin sida están infectadas con un virus llamado cytomegalovirus (CMV), el cual se propaga a través de la orina o la saliva. Lávese las manos después de tocar la orina o saliva de la persona con sida. Esto es muy importante en el caso de una mujer que podría estar embarazada porque una mujer embarazada infectada con CMV podría también transmitir el virus al niño que está por nacer. El CMV causa defectos de nacimiento como la sordera.

Recuerde que para protegerse tanto usted como la persona con sida de estas enfermedades y otras, asegúrese de lavarse las manos con agua y jabón antes de atender a la persona, manipular alimentos, después de quitarse los guantes y después de ir al baño.

Guantes

Debido a que el virus que causa el sida se halla en la sangre de las personas infectadas, la sangre y otros fluidos corporales (como heces sanguinolentas) que contengan sangre podrían transmitirle el virus. Usted puede protegerse siguiendo algunas de las siguientes recomendaciones: Póngase guantes si tiene que tocar semen, fluido vaginal, cortes o lesiones de la persona con sida, o sangre o fluidos corporales que puedan contener sangre.

Póngase guantes cuando tenga que tocar la boca, recto o genitales de la persona con sida. Póngase guantes cuando tenga que cambiar pañales o compresas higiénicas o vaciar patos u orinales.

Si tiene cortes, lesiones, sarpullidos o grietas en la piel, cúbralos con un vendaje o apósito. Si el corte o lesión está localizado en la mano, use guantes y apósitos. Póngase guantes para limpiar orina, heces o vómito a fin de evitar todos los gérmenes, los del VIH y otros, que podrían estar presentes.

Hay dos tipos de guantes que puede utilizar. Utilice guantes desechables de látex como los que se utilizan en los hospitales o guantes de vinilo para atender a la persona con sida en caso de que usted pudiera tener contacto con sangre. Utilice los guantes una sola vez, luego deséchelos. No utilice los guantes de látex más de una vez incluso si están marcados como “reutilizables”. Usted puede comprar en la mayoría de las farmacias cajas de guantes como los que se utilizan en los hospitales, así como orinales, patos y muchos otros materiales médicos.

Muchas compañías de seguros y Medicaid pagarán por estos guantes si el doctor los solicita por receta. Para limpiar la sangre y otros fluidos sanguinolentos del piso, cama, etc., puede utilizar guantes de goma de uso doméstico, los cuales puede comprar en cualquier farmacia o supermercado. Estos guantes se pueden limpiar y volver a utilizar. Límpielos con agua caliente y jabonosa y una mezcla de cloro y agua (alrededor de un cuarto de taza de cloro por un galón de agua). Asegúrese de no utilizar guantes que estén pelados, agrietados o que tengan agujeros. No utilice los guantes de goma para atender a la persona con sida; son demasiado gruesos y voluminosos.

Para quitarse los guantes, tire de ellos hacia abajo volteándolos al revés. De esta manera el lado mojado quedará hacia adentro, lejos de su piel y de otras personas. Cuando se quite los guantes, lávese las manos con agua y jabón inmediatamente. Si hay mucha sangre, puede utilizar un delantal o una bata para que su ropa no se ensucie de sangre. (Si la persona con sida sangra mucho o con frecuencia, llame al médico o a la enfermera.)

Limpie las salpicaduras de sangre tan pronto como pueda. Póngase guantes, limpie la sangre con toallas de papel o trapos, coloque las toallas de papel o trapos en bolsas de plástico para desecharlos después, luego limpie el área donde había sangre con una mezcla de agua y cloro.

Como el VIH puede estar presente en la sangre, fluido vaginal o leche materna así como en la sangre, usted debe tener tanto cuidado con estos fluidos como con la sangre.

Si sangre, semen, fluido vaginal, leche materna o algún otro fluido corporal que pudiera contener sangre llegara a entrar en contacto con sus ojos, nariz o boca, enjuague inmediatamente con agua abundante el sitio donde se salpicó con sangre, llame al doctor, explique lo sucedido y pregunte qué otra cosa puede hacer.

Agujas y jeringas

Una persona con sida podría tener que usar jeringas y agujas para recibir medicamentos para las enfermedades causadas por el sida o para la diabetes, hemofilia, etc. Si usted tiene que manipular estas agujas y jeringas, deberá tener cuidado de no pincharse. Esta es una manera en la que usted podría infectarse con VIH.

Utilice una aguja y jeringa sólo una vez. No ponga las tapas en las agujas nuevamente. No saque las agujas de las jeringas. No rompa ni doble las agujas. Si se desprende una aguja de una jeringa, utilice pinzas o un alicate para recogerla del suelo; no utilice sus dedos. Toque las agujas y jeringas únicamente por la parte de atrás de la jeringa. Mantenga el extremo afilado alejado de usted.

Coloque la aguja y la jeringa usada en un recipiente a prueba de pinchazos. El doctor, enfermera, o una organización de servicio para los pacientes de sida pueden proporcionarle un recipiente especial para este fin. Si no tiene uno, utilice un recipiente a prueba de pinchazos con una tapa de plástico, como una lata de café.

Mantenga el recipiente en la habitación donde se utilizan las agujas y jeringas. Colóquelo fuera del alcance de los niños o visitantes, pero en un sitio donde usted pueda colocar la aguja y jeringa fácil y rápidamente luego de utilizarla. Cuando el recipiente esté casi lleno, séllelo y obtenga uno nuevo. Pregunte a un médico o enfermera cómo desechar el recipiente con las agujas y jeringas utilizadas.

Si usted se pincha con una aguja utilizada en una persona con sida, no se atemorice. Las probabilidades de no infectarse son muy buenas (más de 99%). Sin embargo, usted debe actuar con rapidez para obtener atención médica.

Coloque la aguja en el recipiente de agujas usadas, luego lávese el sitio del pinchazo tan pronto como pueda, utilizando agua tibia y jabonosa. Inmediatamente después de lavarse, llame al médico o a la sala de emergencia del hospital, sin importar la hora que sea, explique lo sucedido y pregunte qué otra cosa debe hacer. Tal vez su doctor quiera que usted tome algún medicamento, como AZT. Si usted va a tomar AZT, debe empezar tan pronto como sea posible, definitivamente en un lapso de unas cuantas horas después del pinchazo.

Desechos

Elimine en el inodoro todo desecho líquido (orina, vomito, etc.) que contenga sangre. Tenga cuidado de no salpicar nada cuando esté vertiendo estos líquidos en el inodoro. El papel higiénico y las toallas de papel impregnadas de sangre, semen, fluido vaginal o leche materna también pueden ser eliminados en el inodoro.

Las toallas de papel, toallas sanitarias y tampones, apósitos de heridas y vendajes, pañales y otros elementos impregnados de sangre, semen o fluido vaginal que no puedan ser eliminados en el inodoro deben ser colocados en bolsas plásticas.

Ponga estos elementos en la bolsa, luego cierre y selle la bolsa. Pregunte al médico, enfermera o departamento local de salud cómo debe desechar los elementos impregnados de sangre, orina, vómito, semen, fluido vaginal o leche materna. Si no tiene bolsas plásticas a la mano, envuelva estos artículos en suficiente periódico a fin de evitar cualquier goteo. Utilice guantes al manipular cualquier cosa salpicada de sangre, semen, fluido vaginal o leche materna.

Fuente
Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades

Artículos relacionados: