Salud sexual en el paciente VIH-positivo

Los profesionales de la salud son socios clave para ayudarlo a mantener una vida sexual saludable y segura.

Ellos le pueden proporcionar consejos sobre cómo protegerse de las enfermedades de transmisión sexual (ETS), dónde y cómo realizarse pruebas para detectar infecciones actuales, ayudarlo a tratar otros temas como la disfunción eréctil, monitorear su carga viral para asegurar que siga siendo indetectable (baja), proporcionar asesoramiento sobre métodos de planificación familiar, e incluso ayudarlo a entablar un diálogo entre usted y su pareja.


Hable con su pareja

Es importante hablar con su pareja(s) acerca de su estado de VIH, no importa si usted está en una relación casual o en una relación de compromiso a largo plazo.

También es importante hablar sobre el estado de su pareja respecto al VIH (si es positivo o negativo) y si él o ella tiene alguna enfermedad de transmisión sexual (ETS).

Si usted es VIH-positivo y su pareja es VIH-negativo, tenga en cuenta que hay actividades sexuales en las que usted puede participar con seguridad.

Usted y su pareja deben determinar qué conductas y prácticas sexuales de prevención se van a utilizar en su relación (y fuera de ella si no son monógamos).

El objetivo de esta comunicación es que ambos se mantengan sanos y libres de infecciones nuevas.

Prevención de la transmisión del VIH


Tener VIH (ser positivo) no significa que usted automáticamente infectará a su pareja (s), o que usted no puede tener una relación sexual satisfactoria.

Sólo significa que usted necesita adoptar prácticas sexuales para proteger a su pareja (s) y usted mismo.

Prevención de las enfermedades de transmisión sexual

La prevención de enfermedades de transmisión sexual (ETS) debe ser siempre una prioridad, independientemente de si usted o su pareja son VIH-positivo.

Sin embargo, las ETS pueden causar problemas especiales para las personas que viven con el VIH.

Debido a que la disfunción inmune es un componente de la enfermedad del virus de inmunodeficiencia humana (VIH), las ETS pueden ser más extensas, más difíciles de tratar, o ser recurrentes en pacientes con VIH.

Además, hay evidencia de que es más fácil contraer y / o transmitir el VIH si usted o su pareja (o ambos) tienen una enfermedad de transmisión sexual.

El uso correcto y consistente del preservativo (condón) es la mejor manera de prevenir infecciones al participar en actividades sexuales.

Si usted está teniendo relaciones sexuales con múltiples parejas, es importante hacerse una prueba para detectar enfermedades de transmisión sexual (ETS) cada 3-6 meses, incluso si usted está usando condones.

Esto se debe a que algunas enfermedades de transmisión sexual (como el herpes o virus del papiloma humano) pueden transmitirse incluso si usted está usando un condón.

Tenga en cuenta que hay otras actividades que usted y su pareja pueden realizar en la que tienen un menor riesgo de contagio de enfermedades de transmisión sexual y el VIH.

Para obtener más información en inglés, consulte en el CDC: las Enfermedades de Transmisión Sexual y el VIH / SIDA y las ETS.


Uno positivo, uno negativo

Las llamadas "parejas magnéticas" o “parejas mixtas” son aquellas en las que uno de los individuos de la pareja es VIH-positivo y el otro es VIH-negativo (otro término para este concepto es "serodiscordantes").

Las parejas magnéticas pueden tener una vida sexual saludable y normal, pero se requiere buena comunicación y la adopción de medidas necesarias para reducir los riesgos de transmisión del virus de inmunodeficiencia humana (VIH). Algunas de estas medidas incluyen:

  • La elección de abstenerse de ciertas actividades de alto riesgo, como el sexo anal o vaginal
  • El uso del condón en comportamientos sexuales de alto riesgo, como el sexo anal o vaginal
  • La adhesión por completo a un régimen de medicamentos anti-VIH por el individuo VIH positivo de la pareja
  • Participar en actividades consideradas como "sexo seguro", como el masaje, besos y la masturbación mutua

     

Sexo con otra persona VIH-positiva

Algunas personas VIH positivas creen que, como ya han sido infectadas, no hay ninguna razón para involucrarse o mantener relaciones sexuales seguras con otras parejas VIH positivas.

Pero tener sexo sin protección lo pone en riesgo de contraer otras enfermedades de transmisión sexual (ETS), además del VIH.

Aunque muchas ETS son tratables, pueden tomar un peaje en su sistema inmunológico (debilitarlo), incluso afectando su recuento de linfocitos CD4.

Además, también hay riesgo de contraer una cepa (clase/variedad) diferente del VIH. Mientras que la investigación con respecto a esto es todavía nueva, los científicos creen que es posible infectarse con una cepa diferente del virus, además de la cepa que ya tiene.

Estas cepas pueden ser resistentes a los medicamentos, por lo que volvería su infección con VIH difícil de tratar.

Por esta razón, incluso si su pareja sexual es VIH-positiva, es importante recordar que debe mantener las líneas de comunicación verbal abiertas y usar condones, y realizarse exámenes de laboratorio con regularidad, tanto usted como su pareja, para detectar cualquier enfermedad de transmisión sexual (ETS) si no son monógamos.


Artículos relacionados

.

Autor: Dr. Carlos Muñoz Retana


​Actualizado: 28 de Agosto, 2018