Infección por Virus Papiloma

 

La infección genital por virus papiloma es una enfermedad de transmisión sexual (ETS), causada por el virus del papiloma humano (VPH). Este virus en realidad es un grupo de virus que incluye más de 100 tipos o cepas diferentes.

Más de 30 de estos virus son transmitidos sexualmente y pueden infectar el área genital de hombres y mujeres, que incluyen la piel del pene, la vulva (área fuera de la vagina) o el ano y los revestimientos de la vagina, el cuello uterino o el recto.

La mayoría de las personas que quedan infectadas por VPH no presentarán síntomas y la infección desaparecerá por sí sola. En estudios realizados el  tiempo medio de desaparición del VPH cervical en las mujeres es de 9.4 meses  y el de  VPH genital en los hombres fue de 7,5 meses (incluyendo virus de alto y bajo riesgo). 

En las mujeres jóvenes, la mayoría de las infecciones por VPH  en realidad presentan un riesgo muy bajo. La mayoría de estas infecciones  no dará lugar a lesiones y la infección desaparecerá en cuestión de meses.

Incluso cuando hay  lesiones leves, éstas  suelen curar en un corto período de tiempo sin ningún tipo de tratamiento. 

No obstante lo anterior,  un pequeño porcentaje de estos casos puede evolucionar a cáncer al cabo de los años si la persona no hace controles periódicos para detectar posibles lesiones precancerosas. Estos controles se pueden hacer mediante citologías anuales. 

Algunos tipos de estos virus son llamados "virus de alto riesgo" y pueden revelar resultados anormales en las pruebas de Papanicolaou. Estos virus también pueden provocar cáncer de cuello uterino, de vulva, de vagina, de ano o de pene.

Otros tipos de virus son llamados "virus de bajo riesgo" y pueden arrojar resultados con anormalidades leves en las pruebas de Papanicolaou o causar verrugas genitales. Las verrugas genitales o condiloma acuminado son abultamientos o crecimientos únicos o múltiples que aparecen en el área genital y en ciertas ocasiones tienen forma de coliflor.

Frecuencia de la infección

Al menos el 50 por ciento de las mujeres y hombres sexualmente activos contraerán la infección genital del VPH en algún momento de sus vidas. Por lo menos el 80 por ciento de mujeres habrá contraído una infección genital del VPH al llegar a los 50 años de edad.

Cómo se contagia la infección por este virus?

Los tipos de VPH que infectan el área de los genitales se propagan principalmente mediante el contacto genital. La mayoría de las infecciones por VPH no presentan signos ni síntomas; por esta razón, la mayoría de las personas que tienen la infección no se dan cuenta de que están infectadas, sin embargo sí pueden transmitir el virus a su pareja sexual.

En muy contados casos, una mujer embarazada puede transmitir el VPH a su bebé durante el parto vaginal. A un bebé que está en contacto con el VPH muy pocas veces le salen verrugas en la garganta o en la laringe.

Signos y síntomas de la infección

La mayoría de personas que tienen infección genital por VPH no saben que están infectadas. El virus vive en la piel o en las membranas mucosas y generalmente no causa síntomas.

Los tipos de VPH que pueden causar cáncer son a menudo una "infección silenciosa". Ellos no presentan signos ni síntomas evidentes, y la mayoría de las personas ni siquiera saben que están infectadas.

Para las mujeres, el principal problema  es la infección de las células del cuello uterino. Estas infecciones pueden conducir a cambios en las células del cuello uterino  que se pueden observar en el microscopio en una prueba de Papanicolaou. Estos cambios en las células  en un porcentaje pequeño de los casos puede evolucionar a cáncer de cuello uterino. 

A ciertas personas les saldrán verrugas genitales visibles o presentarán cambios precancerosos en el cuello uterino, vulva, ano o pene. En muy contadas ocasiones, la infección por VPH puede causar cáncer anal o genital.

Las verrugas genitales aparecen, por lo general, como elevaciones o masas suaves y húmedas, rosadas o de color de la piel, usualmente en el área genital.

Se recomienda la lectura del artículo: Qué son las verrugas genitales?

Diagnóstico

A la mayoría de las mujeres se les diagnostica el VPH sobre la base de resultados anormales en la prueba de Papanicolaou.

La prueba de Papanicolaou es la herramienta primaria de detección del cáncer cervical o cambios precancerosos en el cuello uterino, muchos de los cuales están relacionados con el VPH.

Asimismo, existe una prueba específica para detectar el VPH en el ADN de las mujeres (prueba de ADN del VPH).

La prueba puede realizarse en mujeres con resultados anormales leves en las pruebas de Papanicolaou o en mujeres mayores de 30 años de edad al momento de la realización de la prueba de Papanicolaou.

Los resultados de la prueba de ADN del VPH pueden ayudar a los médicos a decidir si se necesitan pruebas o tratamientos adicionales. Se recomienda la lectura del artículo: Pruebas de Detección del Cáncer del Cuello del Útero

No existen pruebas para detectar el virus de papiloma en los hombres.

Tratamiento

No hay "cura" para la infección por VPH, aunque en la mayoría de las mujeres y hombres  la infección desaparece por sí sola.

En estudios realizados el   tiempo medio de desaparición del VPH cervical en las mujeres fue  de 9.4 meses  y el de  VPH genital en los hombres fue de 7,5 meses (incluyendo virus de alto y bajo riesgo). 

Los tratamientos administrados buscan atender los cambios en la piel o en la membrana mucosa causados por la infección por VPH, como verrugas y cambios precancerosos en el cuello uterino. Leer Tratamiento de las Verrugas Genitales y Tratamiento de la Displasia Cervical

Infección por virus de papiloma y cáncer cervical

Todos los tipos de VPH pueden arrojar resultados con anormalidades leves en las pruebas de Papanicolaou que no tienen consecuencias graves. Aproximadamente 10 de los 30 tipos de infección genital por VPH identificados pueden provocar, en casos raros, cáncer cervical también denominado cáncer cervicouterino.

Las investigaciones han demostrado que en la mayoría de las mujeres (90 por ciento), la infección por VPH cervical se vuelve indetectable en un período de dos años.

A pesar de que solo una pequeña proporción de mujeres tiene una infección persistente, la infección persistente por VPH de los tipos de "alto riesgo" constituye el riesgo de cáncer cervical más importante.

La prueba de Papanicolaou puede detectar células precancerosas y cancerosas en el cuello uterino. La realización de pruebas de Papanicolaou periódicas y un seguimiento médico cuidadoso, con tratamiento si es necesario, puede ayudar a asegurar que los cambios precancerosos en el cuello uterino causados por la infección por VPH no se conviertan en un cáncer cervical que pueda ser mortal.

La realización de la prueba de Papanicolaou, utilizada en los programas de detección de cáncer cervical en los Estados Unidos, ha reducido ampliamente las muertes por cáncer cervical.

 

Prevención

Si las personas deciden ser sexualmente activas, la mejor estrategia para prevenir infecciones genitales por VPH en el futuro, es tener una relación duradera, mutuamente monógama, con una pareja a quien se le han hecho las pruebas y se sabe que no está infectada.

Sin embargo, es difícil determinar si una pareja que ha sido sexualmente activa en el pasado está infectada en la actualidad.

Las personas que decidan ser sexualmente activas y no están en una relación duradera y mutuamente monógama pueden reducir el riesgo de infección genital por VPH al reducir el número de parejas sexuales y seleccionar una pareja que tenga menos probabilidad de estar infectada.

Las parejas que tienen menos probabilidad de estar infectadas son aquellas que no han tenido una pareja sexual o que han tenido pocas parejas sexuales en el pasado.

La infección por VPH puede aparecer tanto en las áreas genitales masculinas como las femeninas, estén o no cubiertas o protegidas con un condón de látex. Aunque se desconoce el efecto de los condones en la prevención de la infección por VPH, se ha asociado el uso del condón a una tasa más baja de cáncer cervical, el cual es una enfermedad relacionada con el VPH. Para mayor información se recomienda la lectura del artículo: Factores de Riesgo para el Desarrollo de Cáncer Cervicouterino

Vacunación

La vacunación es un elemento importante en la prevención de la infección por el VPH. Hay tres tipos de vacunas con el virus de papiloma humano (VPH):

  • La vacuna VPH9 que protege contra nueve tipos de virus papiloma, los 6, 11, 16, 18, 31, 33, 45, 52 y 58.
  • La vacuna VPH4, también llamada tetravalente, que protege contra los serotipos de VPH 6, 11 16 y 18 y,
  • La vacuna VPH2, también llamada bivalente, que protege contra los serotipos de virus VPH 16 y 18

Las primera se comercializa como Gardasil y la segunda como Cervarix. Para ver detalles sobre la vacunación contra este virus leer el artículo: Vacunas contra el Virus del Papiloma Humano

 

Fuente

pregunte al medico

Artículos relacionados:

GeoSalud, actualizado el 23 de marzo del 2016

Suscripción al boletín