Terapia de reemplazo hormonal en la menopausia

 

Terapia de Reemplazo hormonal

Qué es la Menopausia?
Tratamiento de la menopausia con hormonas
Terapia de reemplazo hormonal para la menopausia
La Menopausia y las Hormonas
Tratamiento con hormonas después de la menopausia y el riesgo de desarrollar cáncer
Perimenopausia

La mayoría de las mujeres eventualmente tendrán que tomar decisiones sobre si tomar la terapia de reemplazo hormonal y, en ese caso, por cuánto tiempo. La terapia de reemplazo hormonal puede tener efectos beneficiosos para muchas mujeres. Sin embargo, existen también algunas preocupaciones con relación a ésta y cada mujer necesita considerar ambos aspectos al tomar sus decisiones.

Beneficios de la terapia de reemplazo hormonal

Durante varias décadas, se ha documentado bien lo eficaz que resulta la terapia de reemplazo hormonal para las sensaciones repentinas de calor y los trastornos del sueño que a menudo acompañan la menopausia. Además, se ha demostrado de forma consistente que la terapia de reemplazo hormonal disminuye la incomodidad vaginal al aumentar el grosor, la elasticidad y la capacidad de lubricación del tejido vaginal. El tejido del conducto urinario también se vuelve más grueso y más elástico, reduciendo la incidencia de incontinencia por esfuerzo y las infecciones del conducto urinario.

Algunas mujeres y sus médicos informan que la terapia de reemplazo hormonal puede ser útil en el alivio de la depresión y los cambios de humor que pueden ocurrir durante la menopausia y puede producir una sensación general de bienestar y aumentar la energía. Además algunos encuentran que la terapia de reemplazo hormonal aumenta el grosor y la elasticidad de la piel, que disminuye la apariencia de arrugas.

A pesar de que la terapia de reemplazo hormonal se utilizó inicialmente para reducir la incomodidad de los síntomas menopáusicos a corto plazo, existen estudios que han proporcionado pruebas de que además puede reducir algunos de los efectos nocivos a la salud que ocasiona la menopausia a largo plazo. Los científicos continúan recopilando información para definir los beneficios potenciales de la terapia de reemplazo hormonal e identificar las mujeres para quienes esta terapia puede ser útil. Se necesitan más investigaciones para determinar cuándo debe iniciarse y por cuánto tiempo debe continuarse la terapia de reemplazo hormonal para lograr los mayores beneficios.

La terapia de reemplazo hormonal juega un papel muy importante en el desarrollo y mantenimiento de la densidad ósea, lo cual ayuda por consiguiente a prevenir la osteoporosis; también se utiliza en el tratamiento de la pérdida de masa ósea cuando ésta ya ha comenzado. La terapia de reemplazo hormonal puede prevenir el deterioro de la densidad del hueso y puede reducir la incidencia de fracturas en la cadera. Algunos trabajos de investigación indican que el beneficio mayor se obtiene probablemente durante los primeros años que siguen a la menopausia; en otros estudios, el estrógeno parece ser eficaz en evitar la pérdida de la densidad ósea, incluso cuando se administra mucho tiempo después de haber pasado la menopausia. Se ha demostrado, sin embargo, que esa pérdida de la densidad del hueso reaparece cuando se interrumpe la terapia de reemplazo hormonal.

Las investigaciones demuestran que la terapia de reemplazo hormonal mejora la concentración de lípidos en la sangre y baja los niveles de fibrinógeno. Algunos estudios indican que la terapia de reemplazo hormonal pueda reducir el riesgo de enfermedades del corazón y derrames cerebrales. Sin embargo, a los científicos les inquieta que algunos de los beneficios de la terapia de reemplazo hormonal, que resultan claros en estos estudios, pueden ser debido al hecho de que las mujeres más saludables o las más conscientes de su salud sean probablemente las que más tomen las hormonas de reemplazo. En un estudio de mujeres posmenopáusicas enfermas del corazón, la terapia de reemplazo hormonal no les previno de otros ataques cardíacos o fallecimiento a causa de su afección cardíaca. Se está llevando a cabo una investigación adicional para clarificar este asunto.

Algunos estudios indican que el tomar estrógeno puede reducir el riesgo de desarrollar la enfermedad de Alzheimer. Sin embargo, los científicos advierten que se necesita investigación adicional para explorar esta posibilidad.

Inquietudes acerca de la terapia de reemplazo hormonal

Aun cuando la terapia de reemplazo hormonal tiene beneficios potenciales para muchas mujeres menopáusicas y posmenopáusicas, también puede tener inconvenientes. Las inquietudes sobre la terapia de reemplazo hormonal se centran en el riesgo de desarrollar cáncer del endometrio y cáncer de seno, sobre todo después de haberse usado por un largo periodo (más de 10 años).

Cuando la terapia del estrógeno estuvo disponible para las mujeres menopáusicas en la década de los 40, se administraba en dosis altas y sin progestina. Cuando se popularizó aún más en la década de los 60, el número de mujeres que la usó fue aún mayor. Sin embargo, en la década de los 70, quedó claro que las mujeres que recibieron estrógeno sólo aumentaron de seis a ocho veces el riesgo de desarrollar cáncer del endometrio (revestimiento del útero).

En la actualidad, la mayoría de los médicos recetan la terapia de reemplazo hormonal que incluye la progestina, junto con una dosis mucho más baja de estrógeno, para las mujeres que no han tenido una histerectomía (cirugía para extirpar el útero). La progestina contrarresta el efecto negativo del estrógeno en el útero, previniendo el crecimiento excesivo del revestimiento endometrial. El agregar progestina a la terapia de reemplazo hormonal reduce substancialmente el alto riesgo de desarrollar cáncer del endometrio el cual está relacionado con el uso exclusivo del estrógeno. (Las mujeres que han sido sometidas a una histerectomía no necesitan la progestina y pueden recibir la terapia solamente con estrógeno).

Debido a que los informes han demostrado que el estrógeno aumenta el riesgo de desarrollar cáncer del endometrio, a muchas mujeres y médicos les inquieta el que la terapia de reemplazo hormonal pueda aumentar el riesgo de una recaída en las mujeres con historial de cáncer del endometrio. Sin embargo, en la actualidad, no existe prueba científica alguna de que el tomar estrógeno aumente este riesgo. Para ayudar a resolver este asunto, el Instituto Nacional del Cáncer (NCI, por sus siglas en inglés) está patrocinando un estudio clínico para determinar los efectos del estrógeno en las mujeres tratadas por cáncer del endometrio en su etapa temprana. El estudio comparará la tasa de recaída entre las mujeres que se les da estrógeno y aquéllas que no se les da.

La relación existente entre la terapia de reemplazo hormonal y el cáncer de seno no está clara. El posible alto riesgo de desarrollar cáncer de seno es citado consistentemente por las mujeres menopáusicas y posmenopáusicas como la razón principal por la que están reacias a utilizar la terapia de reemplazo hormonal. A muchas mujeres y sus médicos les preocupa particularmente los efectos a largo plazo del uso de esta terapia y el riesgo de desarrollar cáncer de seno.

 

El futuro de la terapia de reemplazo hormonal

Muchas mujeres se niegan a usar la terapia de reemplazo hormonal porque les preocupa el riesgo de desarrollar cáncer. A menudo, prefieren tomar otras medidas (como el ejercicio y una dieta bien balanceada que incluya suplementos con calcio) para reducir el riesgo de osteoporosis y enfermedades del corazón.

En un esfuerzo para encontrar respuestas definitivas, la Iniciativa de la Salud de la Mujer (WHI, por sus siglas en inglés) y varios otros estudios están evaluando los efectos de la terapia de reemplazo hormonal a largo plazo en las mujeres posmenopáusicas. La Iniciativa de la Salud de la Mujer es un estudio clínico nacional a 15 años, patrocinado por los Institutos Nacionales de la Salud, que investiga las enfermedades del corazón, la osteoporosis y el cáncer de seno y del colon en 63.000 mujeres entre los 50 y 79 años de edad. Los estudios bien diseñados y de una duración considerable, tal como el de la Iniciativa de la Salud de la Mujer, podrán contestar al final muchas de las preguntas que hoy permanecen sin respuesta sobre los verdaderos efectos de la terapia de reemplazo hormonal.

El comparar los beneficios y los riesgos, es parte integral de todas las decisiones médicas. Muchos médicos e investigadores consideran que los efectos beneficiosos potenciales de la terapia de reemplazo hormonal en las enfermedades cardiovasculares, osteoporosis y la calidad de vida en general, pesan más que el posible riesgo de desarrollar cáncer. A otros médicos les preocupa los posibles efectos negativos de la terapia de reemplazo hormonal y, en cambio, recomiendan el ejercicio, cambios en la dieta u otros medicamentos. Sin embargo, los médicos también hacen énfasis en que la decisión sobre si tomar la terapia de reemplazo hormonal y en caso afirmativo, por cuánto tiempo, debe ser una decisión personal tomada en acuerdo con el médico. Esta decisión debe ser basada en el perfil de riesgo individual de la mujer, la historia médica personal y familiar, no sólo de cáncer, sino también de enfermedades del corazón, derrames cerebrales y osteoporosis.

Fuente
Instituto Nacional del Cáncer de los Estados Unidos
en http://cancernet.nci.nih.gov/

Artículos relacionados

 

Temas Relacionados

 

 


Aviso

La información que usted encontrará en este artículo no pretende substituir el necesario consejo médico o la necesidad de un tratamiento profesional médico para una dolencia o transtorno en su salud.

Siempre debe consultar a un médico ante cualquier duda sobre su salud y antes de comenzar un nuevo tratamiento con medicamentos, dieta o programa de ejercicio físico


 

 

Siganos en  Facebook
Suscríbase
a Nuestro Boletín
Anote el codigo de seguridad CAPTCHA Image Enviar
Visite la página para Profesionales en Slaud o Pregunte al Médico
Profesionales en Salud Pregunte al Medico