Dieta para el tratamiento del hígado graso no alcohólico

Qué dieta se debe seguir si se tiene la enfermedad por hígado graso no alcohólico?

Alimentos prohibidos:

  • El consumo de alimentos altos en grasa.
  • Alimentos ricos en colesterol: huevos, hígado, mantequilla, patés, mayonesa , cortes grasos de carne, leche entera, crema, embutidos, tocino.
  • Consumo de alimentos ricos en ácidos grasos saturados :  manteca de cerdo, mantequilla, aceite de coco,aceite de palma.
  • Evitar el consumo de ácidos grasos trans presentes en comidas rápidas, productos horneados, alimentos fritos, margarina.
  • Alimentos ricos en fructuosa y sucrosa tales como las bebidas gaseosas azucaradas, dulces de todos los tipos.
  • Es recomendable que lea la etiqueta de los alimentos para evitar consumir los alimentos que contengan las sustancias arriba mencionadas.

Alimentos cuyo consumo se debe estimular

  • Acidos grasos insaturados presentes en : aceite de oliva, nueces (avellanas, macadamia, etc), mantequilla de maní.
  • Acidos grasos presentes en aceite de pescado, nueces, salmón.
  • Alimentos con un  índice glicémico bajo: avena integral, soya,  linaza, granos enteros, harinas integrales.
  • Aumentar el consumo de fibra dietética: granos enteros (Ej. avena integral), frutas,vegetales.
  • Aumentar el consumo de café y té

El té verde es rico en polifenoles y catequinas que tienen función antioxidante, hipolipemiante, termogénico, y anti-inflamatoria , actividades que puedan mitigar la aparición y progresión de la enfermedad por hígado graso no alcohólico.

El consumo de café esta asociado con un menor riesgo de hígado graso no alcohólico y asociado con una significativa reducción en el riesgo de fibrosis en los pacientes con hígado graso con inflamación (esteatohepatitis).

Seguir una dieta saludable y hacer ejercicio regularmente puede mejorar la condición de su hígado y su salud en general.

Perder peso puede reducir la cantidad de grasa en el hígado?

Bajar de peso puede ayudar a reducir la cantidad de grasa en el hígado, así como en otros tejidos del cuerpo.

La obesidad es un factor de riesgo para la enfermedad de hígado graso no alcohólica, una condición en la que la grasa se acumula en el tejido hepático en personas que consumen poco o nada de alcohol.

Las investigaciones indican que las personas que pierden del 5% al ​​10% de su peso corporal total ( 10 kilos en una persona de 100 kilos de peso) mejoran la condición de su hígado y también reducen el riesgo de sufrir otros problemas de salud relacionados con la obesidad, tales como alta presión arterialenfermedades del corazón y diabetes.

Lea también:

 

pregunte al medico

Fuente

Geosalud, 22 de abril del 2015

Suscripción al boletín