Qué es la Diabetes?

Conocida como diabetes mellitus

La diabetes es una enfermedad crónica en la que se produce un exceso de glucosa o azúcar en la sangre, es causada por la deficiencia en la producción de la hormona insulina por el páncreas o por la ineficacia de la insulina producida.

Con el tiempo, el exceso de glucosa en la sangre puede causar problemas serios en particular en los vasos sanguíneos y los nervios.

La diabetes aumenta el riesgo de enfermedad cerebrovascular (apoplejía, ictus o derrame cerebral, infarto cerebral), enfermedades del corazón, gangrena del pie, daño de la retina del ojo lo que puede provocar ceguera, enfermedad de los riñones  y daño de los nervios de todo el cuerpo. 

Las mujeres embarazadas también pueden desarrollar diabetes, la llamada diabetes gestacional.

La diabetes afecta a entre el 5 y el 10% de la población general.

Debe tenerse en cuenta que se estima que por cada paciente diabético conocido existe otro no diagnosticado.

Su frecuencia aumenta significativamente con la edad y también con el exceso de peso y la vida sedentaria.
 

Qué tipos de diabetes existen?
 

Diabetes Tipo 1: resultado de la destrucción de las células del páncreas que producen la insulina (células beta) y que predispone a una descompensación grave del metabolismo llamada cetoacidosis. Es más típica en personas jóvenes (por debajo de los 30 años).
 

Diabetes Tipo 2: Caracterizada por resistencia a la insulina que puede estar asociada o no con una deficiencia de insulina y que puede estar presente con muy pocos síntomas durante mucho tiempo. Esta forma es más común en personas mayores de 40 años aunque cada vez es más frecuente que aparezca en sujetos más jóvenes.
 

Diabetes gestacional: diabetes cuyo inicio se reconoce durante el embarazo. Las mujeres que la padecen deben ser estudiadas después del parto ya que la diabetes puede o no persistir después.
 

Otras formas de diabetes: condiciones variadas que consisten básicamente en formas específicas de diabetes, o diabetes asociada con otras enfermedades o por  el uso de fármacos. Entre las más comunes están las enfermedades del páncreas y el uso de corticoides en algunos tratamientos.
 

Metabolismo alterado de la glucosa o prediabetes: algunas situaciones clínicas intermedias entre la normalidad y la diabetes confirmada, se conocen como situaciones de metabolismo alterado de la glucosa o  prediabetes

Esta alteración se caracteriza por:

Alteración metabólica intermedia entre la normalidad y la diabetes.

Es un  factor de riesgo para desarrollar diabetes mellitus y enfermedades cardiovasculares.

Síntomas de la diabetes

Los síntomas de la diabetes varían dependiendo de cuánto se eleve su nivel de azúcar en la sangre.

Algunas personas, especialmente aquellas con prediabetes o diabetes tipo 2, pueden no tener síntomas al inicio de la enfermedad.

En la diabetes tipo 1, los síntomas tienden a aparecer rápidamente y ser más severos.

Algunos de los signos y síntomas de la diabetes tipo 1 y tipo 2 son:

  • Sentirse muy sediento
  • Orinar con más frecuencia de lo habitual, especialmente durante la noche.
  • Hambre extrema
  • Pérdida de peso inexplicable y pérdida de masa muscular
  • Presencia de cetonas en la orina (las cetonas son un subproducto de la descomposición de músculo y grasa que ocurre cuando no hay suficiente insulina disponible)
  • Fatiga
  • Irritabilidad
  • Visión borrosa
  • Úlceras de cicatrización lenta
  • Infecciones frecuentes, como en las encías o infecciones de la piel e infecciones vaginales

Cómo se hace el diagnóstico de la diabetes?

La diabetes se diagnostica midiendo la cantidad de glucosa en la sangre (glicemia).

La forma ideal es medirla en la sangre venosa y con la persona en ayunas.

La diabetes se diagnostica cuando la glucosa en ayunas es mayor o igual 126 mg/dl (7 mmol/l) al menos en dos ocasiones.

Cuando los niveles de glucosa en ayunas son de 100 a 125 mg/dl hablamos de prediabetes.

Se recomienda la lectura del artículo: Cómo se hace el diagnóstico de la diabetes?

Personas en riesgo de desarrollar diabetes mellitus

Se ha demostrado que sólo las personas de cierto riesgo deben ser investigadas para detectar una posible diabetes silente, estos son:

  • Mayores de 45 años (cada 3 años)
  • A cualquier edad y cada año si:
     

  • Tienen antecedentes de diabetes gestacional, intolerancia a glucosa o glucosa basal alterada.
  • Mujeres con antecedentes de hijos nacidos con más de 4,5 kg.
  • Personas con exceso de peso (Índice de masa corporal mayor o igual a 27 kg/m2 o mayor o igual a 120% del peso ideal).
  • Personas con diagnóstico de hipertensión arterial.
  • Colesterol HDL menor o igual a 35 mg/dl y/o triglicéridos mayores de 250 mg/dl
  • Historia familiar de diabetes en primer grado.

El ancho de la cintura, donde se acumula la grasa corporal,  también sirve como indicador de riesgo de desarrollar diabetes tipo 2.

  • Las mujeres tienen un mayor riesgo de diabetes si su cintura mide más de 80 cm (31.5 pulgadas).
  • Los hombres blancos o negros tienen un mayor riesgo si su cintura mide más de 94 cm (37 pulgadas).
  • Los hombres asiáticos tienen un mayor riesgo si su cintura mide más de 90 cm (35 pulgadas).

Tratamiento para la diabetes

El pilar del tratamiento de la diabetes es la dieta y la actividad física.

Alimentación saludable

Debe centrar su dieta en comer más frutas, verduras y granos integrales, alimentos ricos en fibra y bajos en grasas y calorías, y reducir los productos de origen animal, los carbohidratos refinados y los alimentos y bebidas que contengan azúcar.

De hecho, es el mejor plan de alimentación para toda la familia.

Los alimentos azucarados están bien de vez en cuando, siempre y cuando se cuenten como parte de su plan de comidas.

Sin embargo, entender qué y cuánto comer puede ser un desafío. Un profesional en nutrición (dietista)  puede ayudarle a crear un plan de comidas que se ajuste a sus metas de salud, preferencias alimentarias y estilo de vida.

Se recomienda la lectura del artículo: Si tengo diabetes qué debo comer?

Actividad física

El ejercicio disminuye el nivel de azúcar en la sangre al mover el azúcar hacia las células, donde se utiliza para la energía.

El ejercicio también aumenta la sensibilidad a la insulina, lo que significa que su cuerpo necesita menos insulina para transportar azúcar a sus células.

Elija actividades que disfrute, como caminar, nadar o andar en bicicleta. Lo más importante es hacer de la actividad física parte de su rutina diaria.

Su objetivo debe ser por lo menos 30 minutos o más de ejercicio aeróbico la mayoría de los días de la semana.

Si no ha estado activo por un tiempo, comience lentamente y aumente el ejercicio gradualmente.

Insulina

Existen muchos tipos de insulina, incluyendo insulina de acción rápida, insulina de acción prolongada y opciones intermedias. Dependiendo de sus necesidades, su médico puede recetar una mezcla de tipos de insulina para usar durante todo el día y la noche.

Alrededor del 40% de los pacientes con diabetes requieren medicamentos orales para un control satisfactorio de la glucosa en la sangre y alrededor de otro 40% necesita inyecciones de insulina.

Las personas con diabetes tipo 1 suelen depender totalmente de las inyecciones de insulina para sobrevivir.

Estas personas requieren de administración diaria de insulina además de frecuentes controles de azúcar en la sangre y de un conteo del consumo de carbohidratos.

Las personas con diabetes tipo 2 no dependen de la insulina para sobrevivir, pero aproximadamente un tercio de estos pacientes necesita insulina para reducir sus niveles de glucosa en la sangre.

La insulina no puede tomarse por vía oral para disminuir el azúcar en la sangre porque las enzimas del estómago interfieren con la acción de la insulina.

Medicamentos orales u otros.

A veces se prescriben otros medicamentos orales o inyectados.

Algunos medicamentos para la diabetes estimulan el páncreas a producir y liberar más insulina.

Otros inhiben la producción y liberación de glucosa en el hígado, lo que significa que se necesita menos insulina para transportar el azúcar a las células.

También hay medicamentos que bloquean la acción de las enzimas del estómago o del intestino que descomponen los carbohidratos o hacen sus tejidos más sensibles a la insulina.

La metformina es generalmente la primera medicación prescrita para la diabetes tipo 2.

Si desea más información sobre el tratamiento con medicamentos de la diabetes tipo 2 se recomienda la lectura del artículo: Tratamiento para la diabetes tipo 2

Control del nivel de azúcar en la sangre.

Dependiendo de su plan de tratamiento, usted puede revisar y registrar el nivel de azúcar en la sangre tan a menudo como varias veces a la semana o hasta cuatro a ocho veces al día.

Incluso con un manejo cuidadoso, los niveles de azúcar en la sangre a veces pueden cambiar impredeciblemente.

Con la ayuda de su equipo de tratamiento de la diabetes, aprenderá cómo su nivel de azúcar en la sangre cambia en respuesta a los alimentos, actividad física, medicamentos, enfermedad, consumo de alcohol, estrés - para las mujeres, fluctuaciones en los niveles hormonales.

Prevención de la diabetes

Estudios a gran escala basados en la población de China, Finlandia y Estados Unidos han demostrado recientemente la viabilidad de prevenir o retrasar el inicio de la diabetes en sujetos con sobrepeso con intolerancia leve a la glucosa.

Los estudios sugieren que incluso una reducción moderada en el peso y sólo media hora de caminar cada día redujo la incidencia de diabetes en más de la mitad.

Continuar leyendo: Puede prevenirse la diabetes?

Artículos relacionados:

 

Fuente

Diabetes mellitus. Organización Mundial de la Salud

Diabetes Mellitus. U.S. National Library of Medicine

Diabetes Mellitus. Nutrition Australia.

Diabetes Mellitus . Department of Health of Hong Kong

Diabetes. Mayo Clinic

Medline Plus Diabetes

Ministerio de Sanidad y Consumo, España

Type 2 diabetes - Diagnosis. NHS Choices

Diabetes. Introduction. NHS Choices

Reduce your diabetes risk. NHS Choices