Qué es el reemplazo total de rodilla?

La  cirugía de reemplazo de rodilla (artroplastia) o prótesis total de rodilla  es una operación consistente en la sustitución de una rodilla dañada, desgastada o enferma con una articulación artificial (prótesis).

ver imagenes

Los adultos de cualquier edad pueden ser considerados para un reemplazo de rodilla, aunque la mayoría se llevan a cabo en personas entre las edades de 60 y 80.

Un reemplazo de rodilla suele durar más de 20 años, sobre todo si la nueva rodilla es utilizada correctamente y no es sometida a demasiada tensión.

Causas

La causa más común de dolor de rodilla crónico y discapacidad es la artritis.

Aunque hay muchos tipos de artritis, la mayor parte del dolor de rodilla es causada por sólo tres tipos:

  • Osteoartritis
  • Artritis reumatoide
  • Artritis post-traumática.

Osteoartritis

Por lo general ocurre en personas de 50 años de edad y mayores, pero puede ocurrir en personas más jóvenes.

El cartílago que amortigua los huesos de la rodilla  se ablanda y se desgasta.

Los huesos se rozan entre sí, causando dolor y rigidez de la rodilla.

Artritis reumatoide

Esta es una enfermedad en la cual la membrana sinovial que rodea la articulación se inflama y engrosa.

Esta inflamación crónica puede dañar el cartílago y eventualmente causar la pérdida de cartílago, causando dolor y rigidez.

La artritis reumatoide es la forma más común de un grupo de trastornos denominados "artritis inflamatoria."

Artritis post-traumática

Este tipo de artritis de rodilla puede resultar de una grave lesión de rodilla.

Las fracturas de los huesos que rodean la rodilla o las rupturas de los ligamentos de la rodilla pueden dañar el cartílago articular con el tiempo, causando dolor en la rodilla y limitar el funcionamiento de la rodilla.

Complicaciones

Al igual que con cualquier cirugía, la cirugía de reemplazo de rodilla conlleva riesgos  y puede haber complicaciones

Para la cirugía de reemplazo de rodilla, estos riesgos son bajos. Las posibles complicaciones incluyen:

Infección

La infección puede ocurrir el lugar de la herida  o alrededor de la prótesis. Puede suceder mientras esta en el hospital o después de irse a casa. Incluso pueden ocurrir varios años después de realizada la cirugía.

Las infecciones menores en el área de la herida generalmente son tratadas con antibióticos.

infecciones importantes o profundas pueden requerir otra cirugía para retirar la prótesis.

Cualquier infección en su cuerpo puede extenderse a la zona de la articulación que ha sido reemplazada.

Coágulos de sangre

Los coágulos de sangre en las venas de las piernas son una de las complicaciones más comunes de la cirugía de reemplazo de rodilla. Estos coágulos pueden ser potencialmente mortales  si se rompen y viajan hasta los pulmones.

Las medidas preventivas pueden incluir:

  • Elevación periódica de las piernas
  • Ejercicios  para aumentar la circulación en la pierna
  • Medias de soporte
  • Medicamentos para diluir la sangre.

Problemas con el  implante

Aunque los diseños y materiales de implante, así como las técnicas quirúrgicas, continúan avanzando, las superficies del implante se pueden desgastar y los componentes se pueden aflojar.

El movimiento de la rodilla  puede ser más limitado, particularmente en pacientes con movilidad limitada antes de la cirugía.

El riesgo de fallo de la prótesis es mayor si se esfuerza la articulación con actividades de alto impacto o peso excesivo.

Dolor continuo

Un pequeño número de pacientes siguen teniendo dolor después de un reemplazo de rodilla. Esta complicación es poco común, dado que  la gran mayoría de los pacientes experimentan alivio del dolor después de reemplazo de rodilla.

Lesión de los nervios y vasos sanguíneos

Aunque es poco común, las lesiones a los nervios o vasos sanguíneos alrededor de la rodilla puede ocurrir durante la cirugía.

Otras complicaciones:

  • Reacción alérgica a la anestesia
  • Entumecimiento temporal o permanente alrededor del sitio de la herida
  • La amputación de la pierna debido a una infección grave de la  herida de la cirugía.
  • Parálisis del pie debido al daño del nervio
  • Falta de suministro de sangre a la pierna debido al daño de los vasos sanguíneos (lo que  puede conducir a la amputación).

Signos de infección

Aunque el riesgo de infección es bajo, notifique inmediatamente a su médico si nota:

  • Fiebre superior a 37.8 C
  • Escalofríos
  • Secreciones en la zona de la cirugía
  • Aumento del enrojecimiento, hinchazón y dolor en la rodilla
  • Un reemplazo de rodilla infectada por lo general requiere cirugía para extirpar las partes artificiales y antibióticos para eliminar  las bacterias.

Después de que se controle la infección, debe realizarse otra cirugía para instalar una nueva rodilla.

Las posibilidades de un resultado bueno o excelente que reduce el dolor y mejora la función de la rodilla tiende a disminuir con cada cirugía adicional

Cómo se coloca una prótesis total de rodilla?

Con el paciente bajo anestesia el cirujano sustituye la articulación dañada por una prótesis artificial.

En la rodilla, los extremos óseos del fémur y la tibia se sustituyen por unos componentes protésicos que se articulan entre sí y con la rótula, que en la mayoría de ocasiones también es sustituida.

Una prótesis puede implantarse en otras articulaciones aunque las cirugías más comunes son las de rodilla y cadera.

Los materiales utilizados en las prótesis totales están diseñados para permitir una movilidad similar a la de la articulación normal.

Los componentes de las prótesis suelen estar compuestos por un elemento metálico que encaja exactamente en un plástico.

Se utilizan diversos metales: acero inoxidable, aleaciones de cobalto, cromo y titanio.

El plástico es un polietileno extremadamente duradero y resistente al desgaste.

Para la fijación de los componentes al hueso suele utilizarse un tipo de cemento, aunque también existen prótesis no cementadas, las cuales se anclan directamente al hueso.

Los tipos de cirugía de reemplazo de rodilla

Hay dos tipos principales de cirugía, dependiendo de la condición de la rodilla:

Reemplazo total de rodilla - ambos lados de la articulación de la rodilla se sustituyen

Reemplazo parcial de rodilla - sólo un lado de la articulación se reemplaza en una operación más pequeña con una menor estancia hospitalaria y período de recuperación.

Cuánto tiempo dura un reemplazo de rodilla?

Las mejoras en las técnicas quirúrgicas, la tecnología y los materiales han hecho una cirugía de reemplazo de rodilla uno de los procedimientos ortopédicos de mayor éxito.

La mayoría de las personas experimentan menos dolor, aumento del movimiento y una mejor calidad de vida.

Sin embargo, los implantes no duran para siempre. Se espera que los implantes deben funcionar durante un mínimo de 15 a 20 años en un 85-90% de los pacientes.

Con el tiempo, el desgaste afloja los implantes y estos pueden causar dolor, tener partículas sueltas, provocar infección e inestabilidad.

Una vez que esto ocurre, los cirujanos ortopédicos recomiendan someterse a una cirugía de rodilla de revisión.

Recuperación de la cirugía de reemplazo de rodilla

Por lo general, estará en el hospital durante tres a cinco días, pero el tiempo de recuperación puede variar dependiendo de la persona y el tipo de cirugía que se lleva a cabo.

Una vez que es capaz de ser dado de alta, su hospital le dará consejos sobre el cuidado de su rodilla en casa.

Tendrá que utilizar un marco para caminar o muletas en un principio y un fisioterapeuta le enseñará ejercicios para ayudar a fortalecer su rodilla.

La mayoría de la gente puede dejar de usar ayuda para caminar alrededor de seis semanas después de la cirugía y empezar a conducir después de aproximadamente ocho a 12 semanas.

La recuperación completa puede tardar hasta dos años.

Una cantidad muy pequeña de la gente seguirá experimentando algo de dolor después de dos años.

Fuente

GeoSalud, 3 de Octubre, 2016

Suscripción al boletín