Tratamiento de la Hiperplasia Prostática

Actualmente existen cinco tratamientos para la hiperplasia prostática:

  • Esperar sin dar tratamiento, sólo bajo observación médica.
  • Tratamiento con un medicamento conocido como "bloqueador alfa".
  • Tratamiento con un medicamento conocido como "finasteride".
  • Dilatación con el uso de un globo (balón).
  • Cirugía (una operación).

La cirugía es el mejor tratamiento para aliviar sus síntomas al orinar, pero al mismo tiempo tiene más riesgos que los demás tratamientos. Usted puede optar por varios tratamientos, y debe elegir la cirugía sólo cuando sufre complicaciones serias debidas al crecimiento de su próstata que hacen necesaria una operación. El tipo de tratamiento que elija depende de qué tanto le molestan los síntomas. Su decisión también depende de qué tanto riesgo está dispuesto a correr para aliviarse de los síntomas. Usted y su médico pueden decidir la mejor opción en su caso.

Sólo bajo observación médica

Si no presenta síntomas molestos, usted y su médico probablemente decidirán esperar sin dar tratamiento, es decir que no tomará ningún medicamento ni le harán una operación. Lo que le harán es un examen cada año, para determinar si la inflamación de su próstata ha empeorado o si causa otros problemas. El médico le preguntará si tiene algún otro problema y probablemente le recomendará algunos otros exámenes médicos para determinar si su condición le ha afectado los riñones o la vejiga.

Los problemas serios son poco comunes entre los pacientes que deciden no tener tratamiento. Estos incluyen infecciones, sangrado, o daño a los riñones y la vejiga. Unos pocos pacientes dejan de poder orinar.

Algunas de las recomendaciones del médico para controlar la condición son que el paciente beba menos líquidos antes de acostarse. También les aconsejan que no tomen medicamentos para el tratamiento de problemas de sinusitis y congestión nasal sin supervisión médica; ya que estos medicamentos pueden empeorar la condición de la próstata.

Los síntomas de los pacientes que no reciben tratamiento pueden mantenerse iguales, mejorar o empeorar. Si usted nota que su condición empeora, hable con su médico sobre las alternativas de tratamiento.

Tratamiento con medicamentos "bloqueador alfa"

Los bloqueadores alfa se toman por la boca una o dos veces al día. Estos medicamentos relajan los músculos en la próstata, de tal manera que algunos pacientes notan una mejoría en sus síntomas al orinar.

Probablemente el médico le verá con más frecuencia durante las 3 o 4 primeras semanas para asegurarse que el tratamiento va bien. El revisará sus síntomas y la dosis del medicamento (cuánto y cuándo lo toma). Después de esto, las visitas serán menos frecuentes, y entonces el médico lo revisará y le dará una receta médica para obtener más medicamento. No existe evidencia que los medicamentos bloqueadores alfa reduzcan el porcentaje de complicaciones causadas por la inflamación de la próstata o la probabilidad de que se tenga que hacer cirugía en el futuro.

Los efectos secundarios incluyen dolores de cabeza, mareo, cansancio o una baja en la presión de la sangre. Debido a que el uso de bloqueadores alfa es reciente, los médicos aún no conocen los riesgos y beneficios a largo plazo.

Los bloqueadores alfa incluyen el "doxozosin" ("Cardura"), el "prazosin" ("Minipress"), y el "terazosin" ("Hytrin;"). "Hytrin;" es el único medicamento bloqueador alfa aprobado por La Administración Federal de Alimentos y Drogas para el tratamiento de la inflamación de la próstata.

Tratamiento con el medicamento "finasteride"

El finasteride ("Proscar") es un medicamento que se toma por la boca una vez al día para reducir el tamaño de la próstata. Algunos pacientes notan una mejoría en sus síntomas para orinar. Pueden pasar 6 meses o más antes que usted note todos los beneficios del medicamento y es necesario que visite a su médico regularmente mientras que lo siga tomando. No existe evidencia que el medicamento "finasteride" reduzcan el porcentaje de complicaciones causadas por la inflamación de la próstata o la probabilidad de que se tenga que hacer cirugía en el futuro.

Este también es un nuevo tratamiento, así es que los médicos aún no conocen los beneficios y riesgos a largo plazo. El finasteride reduce el nivel del antígeno específico de la próstata en la sangre; de tal manera que los médicos no saben si esto puede afectar los resultados del examen de sangre para detectar el cáncer de la próstata.

Los efectos secundarios del finasteride incluyen menor interés en tener relaciones sexuales, problemas en lograr una erección, y problemas para eyacular.top link

Dilatación con el uso de un globo (balón)

La dilatación se realiza en una sala de operaciones o en la oficina de un médico. Se le da anestesia al paciente (para que no sienta dolor) y el doctor inserta en el pene un catéter (tubo) con un globito desinflado en la punta. El catéter se pasa a través del pene y la uretra hasta la vejiga.

El médico infla el globito que, a su vez, abre la uretra en el lugar que ésta ha sido presionada por la próstata. Esto ayuda a algunos pacientes a orinar mejor.

El procedimiento puede causar sangrado o infección y algunos pacientes no pueden orinar por un período de tiempo. Si no hay ningún problema, el paciente puede irse a casa el mismo día, pero algunos pacientes se tienen que quedar en el hospital por una noche.

La dilatación es un procedimiento relativamente nuevo y los médicos aún no conocen sus beneficios y riesgos a largo plazo. En muchos de los pacientes este tratamiento sólo funciona por un corto período de tiempo.

Cirugía

La cirugía para tratar esta condición se ha realizado por muchos años, así es que los médicos conocen bastante bien los riesgos y beneficios. En comparación con los demás tratamientos, la cirugía da resultados más rápidos, pero también es más probable que cause problemas serios. Sin embargo, la mayoría de los hombres que se someten a la cirugía no presentan problemas.

El tener inflamación de la próstata no necesariamente quiere decir que necesita una operación, ya que es posible que la próstata no se inflamará más. Además, la operación para esta condición no tiene ningún efecto en la probabilidad de que el paciente padezca de cáncer de la próstata en el futuro.

La cirugía se recomienda en casi todos los casos en que los pacientes tienen los siguientes síntomas:

  • No pueden orinar.
  • Bloqueo y acumulación de orina que llega hasta los riñones y los daña.
  • Infecciones urinarias frecuentes.
  • Sangrado severo a través de la uretra (causado por el crecimiento de la próstata).
  • Cálculos (piedras) en la vejiga.

Si usted no padece de estos problemas serios, pero aún tiene molestias causadas por el crecimiento de la próstata, probablemente considerará la posibilidad de la cirugía.

Existen tres tipos de cirugía:

  • Resección transuteral de la próstata.
  • Incisión transuteral de la próstata.
  • Prostatectomía (una operación a través del abdomen).

La operación de resección transuteral es la operación más común y se ha comprobado que es eficaz en el tratamiento del crecimiento de la próstata. El paciente mejora cuando la operación reduce la presión de la próstata en la uretra.

Después de anestesiar al paciente, sin tener que cortar la piel, el médico introduce un instrumento especial a través del pene y hasta la uretra. Con este instrumento, el médico saca parte de la próstata.

Después de la cirugía el paciente tiene que usar una sonda para drenar la orina por 2 o 3 días y probablemente tendrá que quedarse en el hospital por ese período. La mayoría de los pacientes notan una pronta mejoría después de la cirugía y permanecen bien por muchos años.

La operación de incisión transuteral se puede recomendar cuando la próstata no está tan inflamada. En esta cirugía no se saca ningún tejido. Se introduce un instrumento a través de la uretra y se realizan dos pequeños cortes en la próstata. Estos cortes reducen la presión de la próstata en la uretra y ayudan a que el paciente pueda orinar. En ciertos casos esta cirugía tiene menores riesgos que la anterior.

La prostatectomía se usa cuando la próstata está muy crecida. Se realiza una incisión en la parte baja del abdomen del paciente y se saca parte del interior de la próstata.

La cirugía mejora los síntomas de la inflamación de la próstata en la mayoría de los pacientes, pero algunos síntomas pueden persistir. Por ejemplo, los músculos de la vejiga pueden quedar débiles después de la operación y esto quiere decir que el paciente probablemente seguirá teniendo problemas para orinar.

Fuente
Health Services Technology/Assessment Texts (HSTAT)
http://www.ncbi.nlm.nih.gov/

 

 

Siganos en  Facebook
Suscríbase
a Nuestro Boletín
Anote el codigo de seguridad CAPTCHA Image Enviar
Visite la página para Profesionales en Slaud o Pregunte al Médico
Profesionales en Salud Pregunte al Medico