Depresión en Adultos y Niños con Cáncer
Descripción

Página 1 | 2 | 3 | 4 | 5 | 6 | 7

La depresión es una enfermedad discapacitante que afecta de 15 a 25% de los pacientes de cáncer. Afecta de la misma manera a hombres y mujeres que padecen de cáncer. Las personas que reciben un diagnóstico de cáncer experimentarán distintos niveles de tensión y angustia emocional. Entre los aspectos importantes de la vida de cualquier persona con cáncer, se encuentran los siguientes:

  • Miedo a la muerte.
  • Interrupción de planes de vida.
  • Cambios en la imagen corporal y la autoestima.
  • Cambios en su función social y su estilo de vida.
  • Preocupaciones monetarias y legales.

Todas las personas diagnosticadas con cáncer reaccionan ante estos aspectos en forma diferente y pueden no padecer de depresión grave o ansiedad.

El cuidado paliativo se inicia en el momento del diagnóstico y continua durante el proceso de cuidado del paciente. Los pacientes de cáncer que reciben cuidados paliativos durante los últimos 6 meses de vida, pueden tener, con frecuencia, sentimientos de depresión y ansiedad que los conducen a tener una calidad de vida mucho más baja. Durante este tiempo, los pacientes bajo cuidados paliativos que sufren de depresión indican que están más preocupados sobre sus síntomas físicos, sus relaciones y sus creencias acerca de la vida. Algunos pacientes deprimidos que están en la fase terminal de su enfermedad dijeron sentir que "son una carga" para otros aunque la dependencia real sea pequeña.

De la misma manera que los pacientes necesitan ser evaluados por depresión durante todo el tratamiento, también deben ser evaluadas las personas a cargo de su cuidado. Se ha encontrado que las personas que cuidan al enfermo experimentan bastante más ansiedad y depresión que la gente que no está a cargo del cuidado de pacientes de cáncer. Los niños también se ven afectados cuando uno de los padres con cáncer está deprimido. Un estudio de mujeres con cáncer de mama demostró que los hijos de pacientes deprimidos tienen mayores probabilidades de sufrir problemas emocionales y de comportamiento.

Hay muchas ideas equivocadas sobre el cáncer y sobre cómo lo enfrenta la gente; por ejemplo:

  • Todas las personas con cáncer están deprimidas.
  • La depresión es normal en las personas con cáncer.
  • El tratamiento no ayuda para la depresión.
  • Todos los pacientes con cáncer sufren y tienen una muerte dolorosa.

La tristeza y la aflicción son reacciones normales ante las crisis que se enfrentan al tener cáncer, y todo el mundo las siente en un momento u otro. No obstante, como la tristeza es algo común, es importante distinguir entre los niveles normales de tristeza y la depresión. Una parte importante del cuidado de pacientes con cáncer es reconocer que la depresión necesita tratarse. Algunas personas pueden tener más problemas que otras para aceptar el diagnóstico de cáncer. La depresión grave no es simplemente estar triste o desanimado. La depresión grave afecta a cerca de 25% de los pacientes y presenta síntomas comunes que se pueden diagnosticar y tratar. Los síntomas de depresión que se observan en un paciente con diagnóstico de cáncer pueden ser una señal de que el paciente tuvo un problema de depresión antes de ese diagnóstico.

Todos los pacientes experimentarán tristeza y pesadumbre en forma periódica durante todo el tiempo que va desde el diagnóstico de la enfermedad y el tratamiento, hasta la supervivencia. A menudo, cuando las personas se enteran de que tienen cáncer, reaccionan con sentimientos de incredulidad, negación o desesperación. También, pueden tener problemas para dormir, pierden el apetito, se sienten angustiadas y están preocupadas por el futuro. Por lo general, estos síntomas y miedos van disminuyendo a medida de que la persona se adapta al diagnóstico. Algunas de las señales de que la persona ha aceptado el diagnóstico incluyen la capacidad para seguir participando en actividades de la vida diaria y para seguir funcionando como esposo, padre, trabajador y otros papeles, al incorporar el tratamiento en su programa diario. Si la familia del paciente diagnosticado con cáncer es capaz de expresar abiertamente sus sentimientos y resolver los problemas en forma eficaz, tanto el paciente como los miembros de la familia se deprimen menos. La buena comunicación en el seno de la familia reduce la ansiedad. Una persona que no puede aceptar el diagnóstico durante un largo período de tiempo y que pierde interés por sus actividades diarias puede estar deprimida. Los síntomas leves de depresión pueden ser desconcertantes y es posible mejorarlos con orientación. Incluso los pacientes que no muestren síntomas obvios de depresión se pueden beneficiar con la orientación; sin embargo, cuando los síntomas son intensos y duraderos, o cuando vuelven continuamente, es importante un tratamiento más intensivo.

<< Anterior

1 | 2 | 3 | 4 | 5 | 6 | 7

Siguiente >>

Para mayor información sobre los cuidados médicos de apoyo a pacientes con cáncer:

Fuente
Instituto Nacional del Cáncer de los Estados Unidos
Dirección Web: http://www.cancer.gov