Meningitis por Hongos (Micótica)

¿Qué es la meningitis?

La meningitis es una inflamación de las membranas protectoras, o meninges, que recubren el cerebro y la médula espinal. Por lo general, la inflamación se produce por una infección causada por una bacteria o un virus, pero también puede ser ocasionada por un hongo. La meningitis causada por un hongo se llama meningitis micótica. La gravedad de la enfermedad y el tratamiento contra la meningitis varían de acuerdo a su causa y por lo tanto es importante conocer la causa de la meningitis.

¿Qué es la meningitis micótica?

La meningitis micótica ocurre cuando un hongo infecta las membranas protectoras que recubren el cerebro y la médula espinal. La meningitis micótica se presenta con muy poca frecuencia y por lo general se produce por la propagación de un hongo a la médula espinal a través de la sangre.

Causas

La meningitis por hongos o micótica es muy rara y por lo general se produce por la diseminación de un hongo a la médula espinal a través de la sangre. Aunque cualquier persona puede presentar meningitis micótica, aquellas con sistemas inmunitarios débiles, como las que tienen cáncer o sida, tienen un riesgo más alto.

La causa más común de la meningitis micótica en personas con sistemas inmunitarios débiles, es el hongo criptococo (Cryptococcus). Esta enfermedad es una de las causas más frecuentes de la meningitis en adultos en África.

Transmisión

La meningitis micótica no es contagiosa, lo que significa que no se transmite entre las personas. La meningitis micótica puede producirse después de que un hongo se propaga a través del torrente sanguíneo, desde alguna parte del cuerpo, como resultado de la entrada directa del hongo al sistema nervioso central, o por propagación directa desde una parte infectada en el cuerpo situada cerca del sistema nervioso central.

La meningitis micótica también puede presentarse después de tomar medicamentos que debilitan el sistema inmunitario. Ejemplos de estos medicamentos son los esteroides (como la prednisona), los medicamentos que se administran después de un trasplante de órgano o los medicamentos anti-FNT, que a veces se usan para el tratamiento de la artritis reumatoide o de otras enfermedades autoinmunitarias.

Los distintos tipos de hongos se transmiten de varias formas. Se cree que el criptococo (Cryptococcus ) se adquiere al inhalar suelo contaminado con excrementos de aves y el histoplasma (Histoplasma) se encuentra en lugares con un alto nivel de contaminación por excrementos de aves o murciélagos, en especial en la región central de los Estados Unidos, cerca de los ríos Ohio y Mississippi. Se cree que el Blastomyces se encuentra en el suelo rico en materia orgánica en descomposición de la región central de los Estados Unidos, en particular en la parte norte de esa región.

Los Coccidioides están presentes en el suelo de las áreas endémicas (la región suduoeste de los Estados Unidos y partes de Centroamérica y Sudamérica). Cuando se transita por estos entornos, o se modifican, se pueden inhalar las esporas micóticas. La meningitis ocurre como resultado de una infección micótica que se disemina a la médula espinal. La infección por cándida ( Candida ) o candidosis, usualmente se contrae en entornos hospitalarios.

Factores de riesgo

Algunas enfermedades, medicamentos y procedimientos quirúrgicos pueden debilitar el sistema inmunitario y aumentar el riesgo de adquirir una infección por hongos, que puede causar meningitis micótica. Los bebés prematuros con muy bajo peso al nacer también tienen un riesgo mayor de contraer infecciones del torrente sanguíneo por Candida, que se pueden propagar al cerebro.

Vivir en ciertas áreas de los Estados Unidos puede aumentar su riesgo de adquirir infecciones micóticas de los pulmones, que también se pueden propagar al cerebro. Por ejemplo, los excrementos de aves y murciélagos en la región central de los Estados Unidos pueden contener Histoplasma, y el suelo del sudoeste de los Estados Unidos puede contener Coccidioides.

Los afroamericanos, los filipinos, las mujeres en el tercer trimestre de embarazo y las personas con sistemas inmunitarios débiles tienen más probabilidad de contraer infecciones por Coccidiodes o coccidioidomicosis, que también se conoce como fiebre del valle.

Signos y síntomas de la meningitis micótica

Los síntomas de la meningitis micótica son similares a los de las otras formas de meningitis; sin embargo, a menudo su aparición es más gradual y en un principio puede ser bastante leve. Además de los síntomas típicos de la meningitis, como dolor de cabeza, fiebre, náuseas y rigidez del cuello, las personas con meningitis micótica también pueden presentar confusión, mareos y molestias por las luces brillantes. Los pacientes pueden presentar solo uno o dos de estos síntomas.

Los signos y síntomas de la meningitis micótica pueden incluir:

  • Fiebre.
  • Dolor de cabeza.
  • Rigidez del cuello.
  • Náuseas y vómito.
  • Fotofobia (sensibilidad a la luz).
  • Estado mental alterado.

Diagnóstico

Si se cree que una persona tiene meningitis, se le toman muestras de sangre o del líquido cefalorraquídeo (cerca de la médula espinal) para que se analicen en un laboratorio. Es importante conocer la causa específica de la meningitis, porque la gravedad de la enfermedad y la clase de tratamiento varían según la causa.

Para confirmar la meningitis micótica, se pueden realizar pruebas específicas de laboratorio, dependiendo del posible tipo de hongo.

Tratamiento

La meningitis micótica requiere tratamientos prolongados con altas dosis de medicamentos antimicóticos (contra los hongos), que por lo general, se administran por vía intravenosa en un hospital. La duración del tratamiento depende del estado en que se encuentre el sistema inmunitario y del tipo de hongo que causó la infección. A menudo es es más prolongado el tratamiento para las personas con sistemas inmunitarios que no funcionan bien debido a que tienen otras afecciones como sida, diabetes o cáncer.

Prevención

No se conocen actividades específicas que puedan causar la meningitis micótica. Evite transitar o tocar suelos y otros entornos que puedan contener hongos. Las personas con sistemas inmunitarios débiles (por ejemplo, las que tienen la infección por el VIH) deben tratar de evitar el contacto con excrementos de aves y excavar o realizar actividades que levanten polvo, especialmente si viven en una región geográfica donde se encuentran hongos de las especies Histoplasma, Coccidioides o Blastomyces. Las personas infectadas por el VIH no pueden evitar por completo la exposición.

Fuente
Menintitis Micótica
Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades

Artículos relacionados: