Qué es la toxoplasmosis?

Toxoplasmosis es una enfermedad que resulta de la infección con el parásito Toxoplasma gondii, uno de los parásitos más comunes del mundo.

Por lo general el sistema inmune es lo suficientemente fuerte para luchar contra la infección y evitar que cause una enfermedad grave.

Después de contagiarse, la mayoría de las personas son inmunes a ella por el resto de su vida.

Sin embargo, en algunas personas puede  provocar complicaciones graves, entre ellas:

Las mujeres que se infectan mientras están embarazadas

En estos casos podría causar un aborto involuntario o muerte del feto, o la infección podría propagarse al bebé y causar complicaciones graves (toxoplasmosis congénita).

Las personas con sistemas inmunes débiles

Las personas que se han sometido a un trasplante de órganos, las personas con VIH, y los que se someten a la quimioterapia podrían tener complicaciones al  propagarse la enfermedad a los ojos, el corazón, los pulmones o el cerebro.

Transmisión de la Toxoplasmosis

El parásito que causa la toxoplasmosis se encuentra en las heces de gatos infectados y en carne cruda infectada.

Se pueden ingerir accidentalmente los parásitos si la persona se toca la boca después de hacer la jardinería o la limpieza de una caja de arena de gatos o al tocar cualquier cosa que haya estado en contacto con heces de gato infectadas.

Los gatos que cazan o que son alimentados con carne cruda son más susceptibles de albergar el parásito T. Gondii.

Otras formas de transmisión son:

  • Comer o beber alimentos o agua contaminados. La carne de cordero, cerdo y venado son especialmente propensos a ser infectados con T. gondii.
  • Consumir productos lácteos no pasteurizados.
  • Usar cuchillos, tablas de cortar u otros utensilios contaminados. Utensilios de cocina que entran en contacto con carne cruda pueden albergar los parásitos a menos que los utensilios se laven a fondo en agua caliente y jabón.
  • Comer frutas y verduras sin lavar. La superficie de frutas y verduras puede contener el parásito. Para su mayor seguridad lave bien estos alimentos.
  • En casos raros, la toxoplasmosis puede ser transmitida a través de un trasplante de órganos o transfusiones de sangre.

Síntomas de la Toxoplasmosis

Si la persona esta sana generalmente no desarrolla síntomas. Algunas personas, sin embargo, presentan los signos y síntomas similares a los de la gripe, incluyendo:

  • Dolor de cuerpo
  • Ganglios linfáticos inflamados
  • Dolor de cabeza
  • Fiebre
  • Fatiga
     

Síntomas en las personas con sistemas inmunes debilitados

Si la persona tiene el VIH / SIDA, está recibiendo quimioterapia o recientemente ha tenido un trasplante de órgano, una infección vieja por toxoplasma puede reactivarse.

En ese caso, el paciente es más propenso a desarrollar signos y síntomas de infección grave, incluyendo:

  • Dolor de cabeza
  • Confusión
  • Problemas de coordinación
  • Convulsiones
  • Problemas pulmonares que pueden parecerse a la tuberculosis o la neumonía por Pneumocystis carinii, una infección oportunista frecuente que se presenta en personas con SIDA.
  • Visión borrosa causada por la inflamación severa de la retina (toxoplasmosis ocular)

Infección por toxoplasmosis en los bebés

Si la madre se infecta por primera vez justo antes o durante el embarazo, puede transmitir la infección a su bebé (toxoplasmosis congénita), incluso si la madre no tiene signos y síntomas.

La transmisión de la infección se hace a través de la placenta.

Las infecciones tempranas de la madre en la primera mitad del embarazo, tienen menor riesgo de transmisión al bebé, pero si se contamina el feto, puede resultar en infección congénita severa, con muerte fetal o aborto espontáneo.

Los niños que sobreviven son propensos a nacer con graves problemas, tales como:

  • Convulsiones
  • Un agrandamiento del hígado y el bazo
  • Coloración amarillenta de la piel y la parte blanca de los ojos (ictericia)
  • Infecciones oculares graves

Si la infección se produce en la segunda mitad del embarazo los bebes pueden nacer aparentemente sanos aunque pueden desarrollar lesiones más adelante en su vida.

Algunos de estas lesiones tardías son: pérdida de audición, discapacidad mental o infecciones oculares graves.

Sólo un pequeño número de bebés que tienen toxoplasmosis muestran signos de la enfermedad al nacer.

Diagnóstico de la Toxoplasmosis

Un análisis de sangre puede llevarse a cabo para ver si hay infección con el parásito T. gondii.

Las pruebas pueden llevarse a cabo si hay una posibilidad de que la persona tenga la infección y tiene síntomas o esté en riesgo de tener complicaciones más graves.

Por ejemplo, puede ser recomendable hacerse la prueba si es una persona diagnosticada con el VIH.

El tratamiento de la toxoplasmosis

La mayoría de los casos de toxoplasmosis son leves y no requieren tratamiento debido a que  no se desarrollan los síntomas, o la persona infectada se recupera complemente.

Es necesario recibir tratamiento si se le diagnostica la toxoplasmosis y:

  • Tiene problemas de visión
  • Esta embarazada
  • Tiene un sistema inmunológico débil
  • Es un bebé diagnosticado con toxoplasmosis antes o después de nacer (toxoplasmosis congénita).

La mayoría de la gente va a ser tratados con una combinación de medicamentos llamados pirimetamina, sulfadiazina y ácido folínico.

Estos medicamentos por lo general hay que tomarlos por lo menos de cuatro a seis semanas.

El médico también puede indicar un medicamento llamado azitromicina en una sola toma.

Tratamiento de las mujeres embarazadas

Si está embarazada y tiene toxoplasmosis por primera vez, la paciente puede ser tratada con un antibiótico llamado espiramicina hasta que dé a luz o las pruebas muestran que el  bebé también está infectado.

La espiramicina puede reducir la posibilidad de la propagación de la infección al bebé.

En algunos casos, la infección puede extenderse al bebé a pesar del tratamiento.

Si las pruebas muestran que la infección se ha extendido ya al bebé, la paciente será será tratada con cursos de pirimetamina más sulfadiazina, alternando con cursos de espiramicina.

El tratamiento de la toxoplasmosis en bebés

Si el bebé nace con la toxoplasmosis congénita, se le harán pruebas para ver si la infección ha causado algún daño.

El tratamiento del bebe incluye pirimetamina y sulfadiazina, el cual puede ayudar a reducir el riesgo de problemas graves o de larga duración.

Estos medicamentos necesitan ser administrados al bebé durante un máximo de un año.

Desafortunadamente, estos medicamentos no pueden curar cualquier daño que ya ha ocurrido, por lo que algunos bebés con toxoplasmosis congénita desarrollarán problemas recurrentes a largo plazo o a pesar del tratamiento.

Tratar a las personas con un sistema inmunológico débil

Personas con un sistema inmunológico débil - por ejemplo, porque tienen VIH o porque está tomando medicamentos para debilitar el sistema inmune después de un trasplante de órgano - se le pueden administrar un medicamento llamado trimetoprim-sulfametoxazol para prevenir los síntomas de la toxoplasmosis en desarrollo.

Este tratamiento es necesario porque  el parásito de la toxoplasmosis permanece inactivo en el cuerpo, incluso si usted fue infectado hace mucho tiempo.

Si el sistema inmunológico se debilita, el parásito puede reactivarse y causar serios problemas.

Si la persona tiene una infección activa, normalmente se le administrará el tratamiento de pirimetamina y sulfadiazina.

Estos medicamentos pueden necesitar ser tomados por unos pocos meses o más.

Si estoy en riesgo, puedo mantener mi gato?

Sí, es posible que mantenga su gato si usted es una persona en riesgo de una infección grave (por ejemplo, usted tiene un sistema inmune debilitado o está embarazada)

Sin embargo, hay varias medidas de seguridad para evitar ser expuestos a Toxoplasma gondii:

  • Asegúrese de que la caja de arena para gatos se cambia a diario.
  • El parásito Toxoplasma no se convierte en infeccioso hasta 1 a 5 días después de que se elimina en las heces de un gato.
  • Evite cambiar la arena para gatos, si es posible. Si nadie más puede llevar a cabo la tarea, use guantes desechables y lávese las manos con jabón y agua tibia después de eliminar la arena.
  • Mantener a los gatos en el interior de la casa.
  • No adoptar o tocar gatos callejeros, especialmente los gatitos.
  • No compre un nuevo gato mientras está embarazada.
  • Alimentar  a los gatos  con comida enlatada, comida seca comercial o comida de la mesa bien cocinada, NO usar carnes crudas o poco cocidas.
  • Mantenga sus cajas de arena al aire libre cubiertas.

Una vez infectado mi gato seguirá transmitiendo la infección?

No, los gatos sólo diseminan toxoplasma en sus heces durante unas pocas semanas después de la infección con el parásito.

Como los humanos, los gatos rara vez tienen síntomas cuando se infectan, por lo que la mayoría de la gente no sabe si su gato ha sido infectado.

Lea más sobre toxoplasmosis durante el embarazo

.

Autor: Dr. Carlos Muñoz Retana

​Actualizado: 11 de Octubre, 2018