Bacilos dentro de un coco contra la Malaria


Dr. Manuel Piza
Editor Médico
DiagnoSitio.com

La malaria es una enfermedad que se ha extendido a pesar de las medidas de control que se han implantado en todo el mundo. Las epidemias se incrementan sobre todo en los países o regiones de pobreza.

Su transmisión es por medio de un mosquito (el anofeles hembra) que distribuye la enfermedad de persona a persona. Sus síntomas son fiebre alta con escalofríos, nauseas, dolores musculares y puede llevar, en el caso de las variedades más severas, a la muerte por complicaciones.

Uno de los efectos más importantes de la enfermedad es el costo socioeconómico del debilitamiento y el ausentismo de los niños a la escuela y los adultos a sus trabajos, a causa de los brotes periódicos de la enfermedad.

Cada minuto, dos niños mueren en el mundo por malaria en algún lugar del trópico y casi el 50% de la población mundial está expuesta al riesgo de contraer la enfermedad, con 300 a 500 millones de casos nuevos todos los años y más de un millón de muertos. Los mosquitos se han vuelto más resistentes a los insecticidas utilizados y, además, estos son costosos y causan daños imponderables a la flora y fauna, siendo una de las causas más importantes de contaminación ambiental. Por eso soluciones eco-amistosas pueden ser una importante arma para el combate de este flagelo.

En el Perú, varios investigadores han descubierto que en los cocos, son un arma fascinante, eco amistosa y de bajo costo para combatir la malaria.No es que el coco en si mismo sea un medicamento, sino que se utiliza para la incubación de una bacteria que controla eficazmente las larvas de los mosquitos anofeles y otros.

El uso del coco para producir bacterias que matan las larvas de malaria

El "Bacillus thuringiensis var israelensis H-14 (Bti)" es una bacteria que efectivamente mata las larvas de los zancudos en su hábitat natural. Se encuentra disponible comercialmente pero sus costos por este medio serían prohibitivos para los gobiernos o instituciones de salud de los países pobres.

Es por eso que algunos investigadores del "Instituto de Medicina Tropical Alexander von Humboldt" en Lima, Perú encontraron una forma fácil y económica de reproducir la bacteria, la cual es posteriormente liberada en los depósitos de agua en que crecen las larvas. La Bti es ecológicamente amistosa y es inofensiva para los animales superiores.

El equipo de investigación peruano ha desarrollado un "kit" que los campesinos pueden utilizar para reproducir la bacteria dentro de los cocos con instrucciones mínimas.

El Laboratorio del Coco

En el laboratorio dirigido por la doctora Ventosilla los cocos han reemplazado a las placas de Petri, como funciona el proceso?

Se perfora un agujero en la cáscara intacta del coco y se introduce por medio de un aplicador el cultivo de BTI y luego se sella el agujero con cera para mantener el ambiente anaerobio dentro del líquido de la fruta. La cáscara dura del coco actúa como protectora contra la contaminación y la leche del coco proporciona los nutrientes necesarios para la reproducción bacteriana. Una vez que el coco se ha fermentado durante tres a cuatro días, se rompe y se lanza a los depósitos de agua en que crecen los mosquitos. Al mismo tiempo que algas y plantas, las larvas ingieren las bacterias que continúan reproduciéndose dentro de la poza.

En estudios experimentales se ha demostrado que una siembra de cantidades adecuadas de BTI en una poza puede destruir todas las larvas, por medio del daño al aparato digestivo larval, durante un periodo de 30 a 45 días logrando disminuir importantemente la reproducción de los insectos por este medio.

Como los mosquitos no vuelan largas distancias, se piensa que se puede sanear totalmente una región utilizando este medio de control natural.