Talidomida

Así como el legendario Ave Fénix que regresó de las cenizas, la temida droga vuelve a ser empleada con nuevas indicaciones y, naturalmente, precauciones...

En la 42º reunión anual de la Asociación Americana de Hematología, que tuvo lugar en Chicago Estados Unidos en diciembre pasado, se presentaron muy esperanzadores resultados del uso de la droga, otrora prohibida por sus efectos teratogénicos a nivel mundial, para el tratamiento de ciertos tipos de mieloma o mielodisplasias, un grupo de desórdenes proliferativos de la médula ósea.

La droga es actualmente vendida como Thaldomid por Celgene Corp. of Warren, N.Y., después que fue "re aprobada" en 1998 para el tratamiento de la lepra. El presidente de la compañía Sol J. Barer, promete que, en poco tiempo se contará con derivados de la droga que disminuyan al mínimo los temidos efectos teratógenos que le hicieron tristemente célebre en el pasado.

La talidomida, para aquellos que no lo recuerdan, fue comercializada inicialmente por la compañía Chemie Grunenthal de Alemania en el año 1957 para ser utilizada como un sedante y tranquilizante. En los primeros años de la convulsa década de los 60s empezaron a aparecer miles de niños que nacieron con defectos congénitos sobre todo ausencia de los miembros superiores, constituyendo una epidemia que, en el inicio, fue atribuida por los médicos, sobre todo de Inglaterra y los Estados Unidos, a una enfermedad hereditaria conocida como focomelia, en la cual los miembros, sobre todo los superiores, no se desarrollan completamente quedando apenas como apéndices inservibles.

Como los defectos genéticos no sufren "epidemias" los científicos empezaron a buscar algún otro factor común en las madres o padres de los niños afectados y encontraron el consumo del medicamento en cuestión, la cual se utilizaba como adyuvante en el tratamiento de las nauseas del embarazo. Desafortunadamente los defectos de los miembros no fueron los únicos problemas, ya que en los embriones de cuatro a seis semanas.

Gracias a un médico francés Frances Kelsey, que trabajaba para la FDA en los Estados Unidos, la talidomida no llegó a ser aceptada en este país ni en otros que siguen de cerca las indicaciones de la FDA para la aceptación de los nuevos medicamentos. El doctor Kelsey no sospechaba de los efectos sobre los embriones, pero observó un adormecimiento en los miembros y neuritis periférica asociada con el Kevadón, como se llamaba el medicamento.

La FDA, después de la experiencia de la talidomida, aumentó los requerimientos para el registro de nuevas drogas y este proceso ayudó grandemente a incrementar el prestigio nacional y mundial de esta dependencia.

Precisamente el efecto teratógenico de la talidomida, hizo que algunos investigadores , como el doctor S. Vincent Rajkumer, un profesor de medicina en la Clínica Mayo, de Rochester Minnesota, pensaran que tendría el mismo efecto sobre las células en rápida división del cáncer e hicieron que se empezara a investigar en ese campo con éxitos bastante impresionantes.Actualmente hay un estudio en camino para la aprobación de su uso en pacientes con SIDA en el tratamiento de los tumores relacionados con esa enfermedad..

Si desea leer más artículos sobre el tema de Geonoticias le recomendamos visitar las siguientes direcciones:

.

Autor: Dr. Manuel Piza

​Actualizado: 19 de Octubre, 2018