Qué es la enfermedad periodontal o de las encías?

La enfermedad periodontal es una enfermedad que afecta a las encías y a la estructura de soporte de los dientes.

Las bacterias presentes en la placa bacteriana de los dientes causan la enfermedad periodontal.

Si la placa no se retira cuidadosamente todos los días con el cepillo y el hilo dental, se endurece y se convierte en una substancia dura y porosa llamada cálculo (también conocida como sarro).

Las toxinas, que se producen por la bacteria en la placa, irritan las encías.

Al permanecer en su lugar debido al calculo, las toxinas provocan que las encías se desprendan de los dientes y se forman bolsas periodontales, las cuales se llenan de más toxinas y bacteria.

Conforme la enfermedad avanza, las bolsas se extienden y la placa penetra más y más hasta que el hueso que sostiene al diente se destruye.

Eventualmente, el diente se caerá o necesitará ser extraído.

 

Etapas de la enfermedad periodontal


Existen muchas formas de enfermedad periodontal. Entre las más comunes se incluyen las siguientes:

 

  • Gingivitis: La forma menos severa de la enfermedad periodontal. Provoca que las encías se pongan rojas, inflamadas y que sangren fácilmente. Normalmente hay poca, o ninguna, incomodidad en esta etapa. La gingivitis es reversible si es tratada profesionalmente y con un buen cuidado oral en casa.
     
  • Periodontitis ligera: Si la gingivitis no es tratada, puede progresar hacia una periodontitis. En esta etapa, la enfermedad periodontal empieza a destruir el hueso y el tejido que sostienen a los dientes.
     
  • Periodontitis moderada a avanzada: La periodontitis moderada a avanzada se desarrolla si las primeras etapas de la enfermedad pasan desatendidas. Esta es la forma más avanzada de la enfermedad en donde ocurre una extensa pérdida de hueso y tejido.
     
  • Periodontitis juvenil: La periodontitis juvenil localizada (PJL) ocurre en adolescentes y se caracteriza por la rápida pérdida del hueso alrededor de los dientes permanentes. De manera irónica, los jóvenes con PJL forman muy poca placa dental o sarro. La periodontitis juvenil generalizada es considerada, por lo general, una enfermedad de adultos jóvenes, aunque puede iniciarse cerca de la pubertad.

    Se caracteriza por inflamación marcada y fuerte acumulación de placa y sarro. Las bolsas se pueden formar alrededor de los dientes afectados, llenándose de infección. Si no es tratada oportunamente, la infección puede conducir a la pérdida de hueso, lo que hace que los dientes se aflojen.

Síntomas de la enfermedad periodontal

Existen muchos signos de enfermedad periodontal. Es importante visitar a su odontólogo si nota alguno de los siguientes síntomas:

  • Las encías sangran al cepillarse los dientes
  • Encías rojas, inflamadas o dolorosas
  • Encías flojas y sueltas
    Mal aliento persistente
  • Pus entre los dientes y las encías
  • Dientes sueltos o que se estén separando
  • Cambios en su mordida
  • Cambios en la adaptación de las dentaduras parciales

Sin embargo es posible tener enfermedad periodontal sin notar ninguno de estos signos.

La mayoría de la gente no siente dolor alguno debido a la enfermedad y por eso frecuentemente pasa inadvertida.

Por esta razón es importante pedir citas con su dentista y solicitar una evaluación periodontal.

Causas de la enfermedad periodontal

La principal causa de la enfermedad de las encías es la "placa bacteriana", que es una capa pegajosa e incolora que constantemente se forma y adhiere alrededor de los dientes.

La limpieza diaria es esencial para remover la placa y mantener una boca saludable.

Si no se remueve la placa, se endurece y se convierte en un depósito rugoso llamado cálculo o tártaro.

Las toxinas (veneno) producidas por las bacterias en la placa irritan las encías.

Las toxinas destruyen tejidos de soporte alrededor de los dientes. Las encías se aflojan y se separan de los dientes, formando bolsas que se llenan con más placa bacteriana.

A medida que la enfermedad progresa, las bolsas se vuelven más profundas.

La placa se desplaza hacia las raíces de los dientes.

El hueso que sostiene al diente puede sufrir daños permanentes.

A menos que se traten oportunamente, los dientes afectados pueden aflojarse y hasta caerse.


Factores de riesgo

Su estilo de vida, dieta y hábitos como fumar, definitivamente afectan su salud oral.

Una dieta de bajo contenido nutritivo puede disminuír los esfuerzos normales de su cuerpo para combatir una infección.

La tensión también puede afectar su capacidad para defenderse de la enfermedad.

Los que fuman o mascan tabaco con regularidad presentan más irritación de encías que los no fumadores.

El estado de la salud es otro factor importante. Enfermedades que interfieren con el sistema inmuno-protector del cuerpo pueden empeorar la condición de las encías.

Los cambios hormonales durante el embarazo aumentan el riesgo sanguíneo a ciertos tejidos del cuerpo incluyendo las encías.

Asegúrese de mantener a su dentista informado acerca de cualquier cambio en su historia médica.


Prevención de la enfermedad periodontal

Para mantener sus dientes durante toda la vida, es necesario remover la placa bacteriana de los dientes mediante un cepillado frecuente y cuidadoso y con la ayuda de la seda o hilo dental.

Las visitas regulares al dentista son importantes. La limpieza diaria mentendrá la formación de cálculos reducida a su mínimo, pero no la puede prevenir completamente.

Una limpieza profesional efectuada por el dentista removerá los cálculos endurecidos que se hayan formado en sitios donde el cepillo no haya prevenido su formación.

Su odontólogo puede diseñarle un programa personalizado de higiene oral diaria que se adapte a sus necesidades.

Este programa incluirá técnicas de cepillado adecuadas para remover completamente la placa bacteriana.

Una visita al dentista puede servirle para seleccionar mejor los productos dentales de higiene oral.

Diagnóstico de la enfermedad periodontal

Durante una revisión dental regular, el dentista o el experto en higiene inspeccionará las encías y el espacio entre el diente y la encía para descartar la enfermedad periodontal.

Si las señales de la enfermedad han progresado hasta un cierto punto, el dentista aconsejará que el paciente visite a un periodoncista – dentista que se especializa en el tratamiento de la enfermedad periodontal.


Tratamiento de la enfermedad periodontal


En las etapas iniciales de la enfermedad, el tratamiento usualmente consiste en raspado, curetaje y alisado radicular.

Esto implica remover la placa y cálculos de las bolsas alrededor de los dientes, puliendo y alisando las raíces.

Normalmente el tratamiento permite que la encía se adhiera de nuevo al diente o se contraiga lo suficiente para eliminar la bolsa.

Los casos más avanzados pueden requerir tratamientos quirúrgicos. Los objetivos principales de estos procedimientos son los de remover cálculos de bolsas profundas alrededor de los dientes, disminuír las bolsas, alisar y pulir las superficies radiculares y darle una forma adecuada a la encía para facilitar la limpieza.

En casos más avanzados donde hay dientes flojos, el dentista puede verse obligado a tratar su mordida.

Los tratamientos adicionales pueden incluír ajustes de mordida, ortodoncia o la colocación de prótesis.

 

Artículos relacionados

Enfermedad de las Encías

Salud Dental

.

Autor: Dr. Carlos Muñoz Retana

​Actualizado: 28 de Agosto, 2018