Virus del papiloma humano y displasia del cuello uterino

El virus del papiloma humano (VPH)  incluye más de 60 tipos diferentes.

Los virus tipos 1, 3 y 5 pueden causar las verrugas en piernas y brazos, mientras que los tipos 6 y 11 pueden provocar lesiones verrugosas en los genitales masculinos y femeninos.

Displasia

Los tipos 16, 18, 31, 33 y 35 pueden provocar alteraciones celulares en la vagina y el cuello uterino llamadas displasias, las cuales hay de tres tipos: leve, moderada y severa.

Actualmente a estas lesiones se les llama lesión epitelial intraepitelial escamosa de bajo grado (displasia leve) y lesión intraepitelial escamosa de alto grado (displasia moderada y severa).

En Estados Unidos la infección genital por VPH es la enfermedad de transmisión sexual más frecuente: un tercio de las mujeres de menos de 20 años con relaciones sexuales activas  tienen la infección en el cuello uterino o en la vulva.

Un estudio  demostró  que en las mujeres con la infección por VPH,  el 69 % de su parejas  presentan lesiones asintomáticas en el pene que pueden detectarse mediante colposcopia.

La visión directa del pene  es un método que no permite el diagnóstico. La penescopía con ácido acético es muy aconsejable para detactar las lesiones en el  hombre. 

Por tanto, el hombre  es un portador asintomático que puede transmitir  la enfermedad.

Lea: Qué es el virus del papiloma humano?

Qué es la displasia cervical?

La displasia cervical es una lesión premaligna o precancerosa de las células del cuello uterino.

Se pueden distinguir 3 formas de displasia: leve, moderada y severa.

Síntomas

La enfermedad tiene la peculiaridad de que NO DA SINTOMAS y que el hombre es un portador sin lesiones visibles.

Displasia leve

La displasia leve, actualmente llamada lesión intraepitelial escamosa de bajo grado,  es la displasia que se presenta con mayor frecuencia. 

Se puede considerar una respuesta de las células  del cuello uterino  a la agresión del virus y en el 70 % de los casos se cura sin ningún tratamiento.

En las mujeres menores de 30 años no esta recomendado el tratamiento de la displasias leve dado  que la mayoría de éstas lesiones curan solas al cabo de 12 a 16 meses y que los tratamientos agresivos como la crioterapia, laser o conización puede provocar efectos secundarios indeseables y permanentes  en el cuello uterino. 

La displasia leve en una pequeña fracción de los casos  evoluciona a la cronicidad y puede dar origen a  una lesión más grave al transformarse en displasia moderada o severa.

Displasia moderada y severa

Las displasias moderada y severa son formas más graves que se deben tratar por el mayor riesgo de transformarse en lesiones cancerosas. El método diagnóstico para estas lesiones es citología vaginal o Papanicoalou y/o la toma de biopsia de cuello uterino  que permite detectar las alteraciones celulares.

Pero la displasia no solo es provocada por algunos tipos de VPH. El consumo de tabaco es otra causa de displasia cervical, posiblemente por la acción tóxica sobre el cuello uterino de la nicotina y la cotinina.

Estos agentes químicos también se pueden concentrar en las secreciones genitales masculinas, por eso se deben abstener de fumar los hombres  que tienen relaciones sexuales con mujeres portadoras de displasia.

También determinadas carencias nutricionales pueden favorecer la aparición de displasia cervical. Por eso el Instituto Nacional del Cáncer recomienda el consumo de frutas y vegetales frescos, o en su defecto un suplemento polivitamínico con antioxidantes como la vitamina E o carotenos.

Lea: Recomendaciones para las mujeres con lesiones por virus papiloma humano.

Forma de transmisión del  virus del papiloma humano

La forma de adquirir la infección por el virus del papiloma humano  es a través del contacto sexual. Los condones pueden prevenir la diseminación de diferentes enfermedades venéreas o el SIDA, pero no previenen el contagio del virus papiloma.

El virus puede estar en reposo hasta durante 20 años, por lo cual no siempre se puede relacionar la displasia con un contacto sexual reciente.

Por lo tanto el riesgo de displasia persiste durante muchos años y por tanto la vigencia de la práctica de citología es cada vez más importante ante el riesgo de displasia y/o cáncer.

La eliminación del virus es muy difícil a pesar de la cirugía y otras técnicas aplicadas directamente sobre el cuello uterino.

El sistema inmune es el responsable de la eliminación del virus y para ello es importante suprimir el tabaquismo, consumir una alimentación balanceada, rica en frutas y vegetales  y las medidas aconsejadas por un ginecólogo experto.

Se desconocen  los factores que participan en la latencia, reactivación, infección subclínica sin enfemedad aparente, y los mecanismos requeridos para la transformación en un cáncer.

Lea: Transmisión del virus del papiloma humano?

Fuente

Gyn-web
http://www.unizar.es/gine/nw7.htm#uno

Otros artículos de su interés en GeoSalud:


Si desea más información sobre cáncer visite la siguiente página

Más información sobre Cáncer…

Revisado el 16 de julio del 2016


Aviso

La información que usted encontrará en este artículo tiene únicamente fines educativos. No pretende substituir el necesario consejo médico o la necesidad de un tratamiento profesional médico para una dolencia o transtorno en su salud.

Siempre debe consultar a un médico ante cualquier duda sobre su salud y antes de comenzar un nuevo tratamiento con medicamentos, dieta o programa de ejercicio físico


Subscríbase a Nuestro Boletín