Uretritis

Qué es la uretritis?

Uretritis es la inflamación de la uretra. La uretra es el conducto que comunica la vejiga con el exterior. A través de este conducto pasa la orina cuando se expulsa al exterior.

Síntomas

Las infecciones asintomáticas son comunes, especialmente en la mujer.

Cuando hay síntomas presentes, estos incluyen:

  • Secreción mucopurulenta o de material purulento por la salida de la uretra.
  • Enrojecimiento, hinchazón o picazón de la abertura de la uretra en la punta del pene
  • Ardor al orinar
  • Prurito uretral
  • Hinchazón y sensibilidad en los testículos

Causas

Varios organismos pueden causar uretritis:

  • Neisseria gonorrhoeae o gonococo provoca la uretritis gonocóccica .
  • Chlamydia trachomatis  o clamidia . Esta infección con frecuencia acompaña la infección por el gonococo. La clamidia es causa de la uretritis no gonocóccica en un 15 a 40% de los casos, afectando sobre todo a hombres y mujeres  jóvenes.
  • Mycoplasma genitalium  o micoplasma representa el 15%-25% de los casos de uretritis no gonocóccia en los Estados Unidos.
  • Trichomonas vaginalis o tricomonas, herpes genital y adenovirus también están vinculados como causa de la uretritis.

En la mayoría de los casos de uretritis no gonocóccica  no  es detectado ningún factor causal.

Diagnóstico

Todos los pacientes con uretritis confirmada  o que  se sospecha uretritis deben hacerse la prueba para la gonorrea y la clamidia.

  • La detección del gonococo se  puede hacerse mediante un examen al microscopio  de una muestra de la secreción purulenta o mediante un examen de ADN
  • La detección de la clamidia se puede realizar mediante una prueba de ADN. Para ello debe tomarse una muestra de la secreción para ser enviada al laboratorio.
  • La detección de infección por micoplasma genital se realiza mediante una prueba para la detección del ADN de la bacteria.

En caso de sospecharse otro patógeno como tricomonas, herpes, micoplasma deben tomarse muestras para hacer las pruebas respectivas.

Tratamiento

Uretritis gonocócica

El régimen de tratamiento actualmente recomendado por los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de los Estados Unidos (CDC) para el  tratamiento de las infecciones gonocócicas no complicadas del cuello del útero, la uretra y el recto  es el siguiente:

  • Ceftriaxona 250 mg en una dosis única por vía intramuscular   más  Azitromicina 1 g por vía oral en una sola dosis o doxiciclina 100 mg por vía oral dos veces al día por 7 días * (ver más detalles en el artículo Tratamiento infecciones por gonococo no complicadas)

Uretritis no gonocócica

En el caso de las uretritis no causadas por el gonococo el tratamiento recomendado es el siguiente:

  • Azitromicina 1 g por vía oral en una sola dosis o la doxiciclina 100 mg por vía oral dos veces al día durante 7 días

Los regímenes alternativos

  • La eritromicina base de 500 mg por vía oral cuatro veces al día durante 7 días
    o,
  • Etilsuccinato de  Eritromicina 800 mg por vía oral cuatro veces al día durante 7 días
    o,
  • Levofloxacina 500 mg por vía oral una vez al día durante 7 días
    o, la ofloxacina 300 mg por vía oral dos veces al día durante 7 días

Complicaciones

  • La uretritis por clamidia en los hombres se puede complicar con epididimitis (inflamación de epidídimo,  conducto que transporta el semen desde los testículos)  y el síndrome de Reiter.
  • En las mujeres las infecciones no tratadas por clamidia  pueden propagarse al útero y a las trompas de Falopio (los conductos que transportan los óvulos desde los ovarios hasta el útero), y causar enfermedad inflamatoria pélvica  . La enfermedad inflamatoria pélvica  puede ser silenciosa o causar síntomas como dolor abdominal y pélvico. Tanto la enfermedad inflamatoria pélvica sintomática como la silenciosa pueden causar daño permanente al aparato reproductor femenino y dolor pélvico crónico, imposibilidad de quedar embarazada y embarazo ectópico (embarazo afuera del útero) que puede provocar la muerte.
  • En las mujeres embarazadas, la clamidia no tratada ha sido asociada con partos prematuros y puede transmitirse al recién nacido, causándole infecciones de los ojos o neumonía.

Fuente