Enfermedad Inflamatoria Pélvica

 

Qué es la Enfermedad Inflamatoria Pélvica (EIP)?

Clamidia
Gonorrea
Tricomoniasis
Herpes genital
Uretritis
Cervicitis
Vaginitis

La enfermedad inflamatoria pélvica, o EIP, es una infección de los órganos pélvicos de la mujer (útero, trompas de Falopio y ovarios).

La EIP puede afectar las trompas de Falopio (los tubos que llevan los huevos del ovario hasta el útero o matriz). También puede afectar los tejidos del útero, los ovarios, y los tejidos cercanos a éstos.

La EIP se puede tratar y curar con antibióticos. Si no se trata, la EIP puede causar problemas graves tales como la infertilidad (la incapacidad de quedar embarazada), el embarazo ectópico (embarazo en la trompa de Falopio en vez del útero), dolores pélvicos constantes, y otros problemas.

Causas de la enfermedad inflamatoria pélvica

La EIP es causada por bacterias. Las bacterias pueden subir de la vagina o cuello uterino (abertura del útero o matriz) de una mujer al interior de sus trompas de Falopio, ovarios y útero, causando una infección.

Muchos tipos de bacterias pueden causar la EIP pero las bacterias relacionadas con dos enfermedades de transmisión sexual (ETS) comunes - la gonorrea y la clamidia- son las causas más frecuentes de la EIP. Luego de ser infectada, puede tardarse desde unos pocos días hasta unos pocos meses en desarrollar la EIP. Se recomienda la lectura de los artículos Gonorrea e Infección por clamidia

Aunque no sucede con frecuencia, una mujer puede desarrollar la EIP sin tener una una enfermedad de transmisión sexual.. Nadie sabe con certeza por qué sucede esto, pero bacterias normales que se encuentran en la vagina y en el cuello uterino pueden causar la EIP.

Personas en riesgo de contraer la Enfermedad Inflamatoria Pélvica

Sí. Algunas de las mujeres con más probabilidades de desarrollar la EIP son:

  • Las mujeres que han tenido una enfermedad de transmisión sexual (ETS), especialmente gonorrea y clamidia.

  • Las mujeres sexualmente activas menores de 25 años de edad.

  • Las mujeres que tienen relaciones sexuales con más de una pareja. Cuantas más parejas sexuales tenga una mujer, su riesgo de contraer EIP es más alto. Además, si la pareja sexual de una mujer tiene a su vez otras parejas sexuales, el riesgo aumenta.

  • Las mujeres que usan ducha vaginal. La ducha puede arrastrar bacterias dentro del útero, de los ovarios, y de las trompas de Falopio, causando una infección. La ducha también puede ocultar las señales de una infección. Una mujer puede tener una STD u otra infección y no saberlo. Esto puede evitar que busque tratamiento.

  • Las mujeres que utilizan un dispositivo intrauterino (DIU) pueden tener un mayor riesgo de contraer la EIP que aquellas que usan otros métodos anticonceptivos. Pero este riesgo se reduce considerablemente cuando las mujeres son examinadas y reciben tratamiento para cualquier infección antes de comenzar a utilizar un DIU..

Síntomas de la enfermedad inflamatoria pélvica

Los síntomas de la EIP pueden ser inexistentes, leves o severos. Si la EIP es causada por la clamidia, la mujer puede no tener ningún síntoma, o síntomas leves. La clamidia por sí misma suele no causar síntomas, especialmente en mujeres. Aún sin ningún síntoma, la EIP puede causar daños graves a las trompas de Falopio, al útero y a los ovarios de una mujer.

Algunos de los síntomas de la EIP pueden ser:

  • Dolor en el área inferior del vientre.
  • Fiebre.
  • Secreciones vaginales extrañas que pueden oler mal.
  • Coito con dolor.
  • Sangrado menstrual irregular.
  • Dolor durante el examen pélvico.

Diagnóstico de la enfermedad inflamatoria pélvica

No existen exámenes específicos para la EIP. La EIP suele ser difícil de diagnosticar porque los síntomas pueden ser leves. Muchos casos de EIP suelen no ser diagnosticados porque la mujer o su proveedor de atención médica creen que los síntomas leves no son nada de que preocuparse o son causados por alguna otra cosa.

Para diagnosticar la EIP, los proveedores de atención médica realizan exámenes físicos incluyendo un examen pélvico, controlan la fiebre, buscan secreciones extrañas de la vagina o del cuello del útero, y hacen pruebas de gonorrea y clamidia.

Si el proveedor de atención médica desea más información, ella o él puede pedir otros exámenes. Se puede hacer un examen pélvico de ultrasonido para ver el área pélvica y detectar si las trompas de Falopio están agrandadas o si existe una infección.

A veces puede ser necesaria una laparoscopía. Este es un procedimiento quirúrgico menor en el se inserta un delgado tubo con una luz en el extremo (laparoscopio) dentro del área inferior del abdomen. Esto le permite al cirujano ver los órganos pélvicos internos y si es necesario tomar especimenes, o muestras de tejido, para estudios de laboratorio.

Tratamiento de la Enfermedad Inflamatoria Pélvica

La EIP puede curarse con antibióticos, pero cualquier daño que haya sido causado a los órganos pélvicos de una mujer (útero, trompas de Falopio, y ovarios) antes del tratamiento no será revertido. Es muy importante el tratamiento temprano de la EIP. Cuanto más espere una mujer para ser tratada, es más probable que quede infértil (incapaz de quedar embarazada).

También se pone en mayor riesgo de tener un embarazo ectópico (un embarazo en las trompas de Falopio que puede ser mortal). Si piensa que tiene EIP, la mujer debe consultar a un proveedor de atención médica de inmediato. En casos extremos, a veces se interviene quirúrgicamente a las mujeres que sufren de EIP grave.

Complicaciones de la enfermedad inflamatoria pélvica

Cuando una mujer tiene EIP, puede desarrollar problemas graves en sus órganos pélvicos (trompas de Falopio, útero, y ovarios). El daño causado por la EIP a los órganos pélvicos no puede repararse. El tratamiento temprano puede ayudar a prevenir los problemas graves que puede causar la EIP. Cuanto más frecuentemente tiene EIP una mujer, es más probable que tenga problemas.

Cuando ocurre la EIP, bacterias infectan las trompas de Falopio o causan inflamación de las trompas. Esto hace que el tejido normal se convierta en tejido cicatrizado. Las trompas pueden quedar completamente obstruidas por tejido cicatrizado, lo que causa infertilidad (incapacidad para quedar embarazada). Pero no es necesario que las trompas estén completamente obstruidas para causar infertilidad - tan sólo una pequeña obstrucción o daño puede evitar que una mujer quede embarazada. Alrededor de 1 de cada 5 mujeres con EIP queda infértil. Cuanto más frecuentemente tiene EIP una mujer, es más probable que no pueda quedar embarazada.

Una trompa que está parcialmente obstruida o dañada por tejido cicatrizado puede hacer que el huevo quede trabado en la trompa. El huevo puede comenzar a crecer dentro de la trompa, como lo hace cuando se encuentra en el útero o matriz. A esto se le llama un embarazo ectópico, que es un embarazo en la trompa de Falopio o en cualquier otro lugar fuera del útero. Al crecer, un embarazo ectópico puede hacer que la trompa se rompa, o se abra, y causar dolor grave, hemorragia interna, y hasta la muerte.

La EIP puede hacer que se desarrolle tejido cicatrizado no sólo en las trompas sino en otras áreas del abdomen de una mujer. Esto puede causar dolor pélvico crónico (dolor que puede durar meses o hasta años). Cuanto más frecuentemente tiene EIP una mujer, es más probable que quede infértil, que tenga un embarazo ectópico, y que desarrolle dolor pélvico crónico.

Prevención de la Enfermedad Inflamatoria Pélvica

La Enfermedad Inflamatoria Pélvica suele ser causada por una enfermedad de transmisión sexual (ETS) que no ha sido tratada. Usted puede protegerse de la Enfermedad Inflamatoria Pélvica tomando precauciones para no contraer una enfermedad de transmisión sexual:

  • La mejor forma de evitar una ETS es practicar la abstinencia (no tener relaciones sexuales). Otra forma de reducir las probabilidades de contraer una ETS es retrasar el comienzo de la actividad sexual. Los estudios demuestran que cuanto más jóvenes comienzan a tener relaciones sexuales las personas, es más probable que contraigan una ETS. El riesgo de contraer una ETS también aumenta a lo largo del tiempo, a medida crece que el número de parejas sexuales de una persona.

  • Tenga relaciones sexuales con una pareja que no tiene ninguna ETS, y con la que son mutuamente fieles (o sea que sólo tienen relaciones sexuales el uno con el otro, y con nadie más).

  • Practique el "sexo seguro". Esto significa protegerse con un preservativo SIEMPRE que tenga relaciones sexuales vaginales, anales u orales.

    Para el sexo vaginal, use un preservativo masculino de látex o un preservativo femenino de poliuretano. Para el sexo anal, use un preservativo masculino de látex. Si es necesario, use solamente lubricantes acuosos con los preservativos masculinos y femeninos. Para el sexo oral, use un dique dental - un dispositivo usado por los dentistas, hecho de material gomoso, que se coloca sobre la abertura de la vagina antes de tener sexo oral. Si no tiene un dique dental, puede cortar un preservativo masculino no lubricado, abrirlo, y colocarlo sobre la abertura de la vagina.

    Aunque pueda ser embarazoso, consulte a su proveedor de atención médica si no sabe cómo usar un preservativo masculino o femenino. La razón más frecuente por la que los preservativos no funcionan es porque no son usados correctamente.

  • Sepa que los preservativos no proveen protección completa contra ETSs, pero sí reducen sus probabilidades de contraer una STD. Sepa también que otros métodos anticonceptivos, tales como las píldoras anticonceptivas, las inyecciones, los implantes o los diafragmas no la protegen contra las ETSs. Si usted usa alguno de estos métodos, asegúrese de usar también un preservativo cada vez que tenga relaciones sexuales.

  • Limite su número de parejas sexuales. Su riesgo de contraer una ETS aumenta con el número de parejas que usted tenga.

  • No use ducha vaginal. La ducha elimina algunas de las bacterias normales de la vagina que la protegen de las infecciones. Esto puede aumentar su riesgo de contraer una ETS.

  • Aprenda a hablar con su pareja acerca de las ETSs y el uso de preservativos. Es su responsabilidad asegurarse de que está protegida. Las organizaciones mencionadas en la sección "Para más información" al final de esta lista de preguntas frecuentes tienen consejos para hablar con su pareja. También puede consultar a su proveedor de atención médica acerca de esto.

  • Cuando está sexualmente activa, especialmente si tiene más de una pareja sexual, hágase pruebas de ETSs en forma regular por medio de un proveedor de atención médica. Las pruebas de ETSs pueden hacerse durante un examen. Además, cuanto antes se detecte una ETS, más fácil es tratarla.

  • Conozca los síntomas comunes de ETSs. Busque atención médica inmediatamente si cree que puede tener una ETS.

Qué debería hacer si creo tener una enfermedad de transmisión sexual?

A veces una persona puede tener demasiado temor o vergüenza para pedir información o ayuda. Pero recuerde que la mayor parte de las ETSs son fáciles de tratar. El tratamiento temprano de las ETSs es importante. Cuanto más rápidamente busque tratamiento, es menos probable que la ETS le cause daños graves. Y cuanto antes le informe a sus parejas sexuales que tiene una ETS, es menos probable que ellos le contagien la enfermedad a otros (porque pueden ser tratados).

 

 

Fuente
The National Womens Health Information Service
http://www.4woman.gov/

 

Artículos relacionados:

 

 

 

 

 

 

Siganos en  Facebook
Suscríbase
a Nuestro Boletín
Anote el codigo de seguridad CAPTCHA Image Enviar
Visite la página para Profesionales en Slaud o Pregunte al Médico
Profesionales en Salud Pregunte al Medico