Insomnio

El insomnio es la dificultad para conciliar el sueño o para permanecer dormido durante el tiempo suficiente como para sentirse descansado a la mañana siguiente.

Es un trastorno del sueño bastante común.

El insomnio puede ser agudo (de corta duración) o crónico ( de larga duración).

El insomnio agudo es común y es a menudo provocado por situaciones como el estrés en el trabajo, las presiones familiares, o un evento traumático.

El insomnio agudo dura varios días o semanas.

El insomnio crónico es el que tiene una duración de un mes o más.

La mayoría de los casos de insomnio crónico son secundarios, lo que significa que son el síntoma o efecto secundario de algún otro problema.

Ciertas condiciones médicas, medicamentos, trastornos del sueño y sustancias pueden causar insomnio crónico.

Causas del insomnio

El insomnio puede ser desencadenado por una serie de posibles factores, incluyendo la preocupación y el estrés, condiciones de salud subyacentes, el alcohol y el consumo de drogas.

A veces no es posible identificar una causa clara.

El estrés y la ansiedad

Algunas personas desarrollan insomnio después de un evento estresante, tal como un duelo, problemas en el trabajo o dificultades financieras.

El problema se puede continuar por mucho tiempo después de que el evento ha pasado porque empiezan a asociar ir a la cama con estar despierto.

Esto se convierte en una ansiedad sobre el sueño en sí.

Tener preocupaciones más generales - por ejemplo, sobre el trabajo, la familia o la salud - también es probable que le mantenga despierto durante la noche.

Estos pueden causar que su mente empiece a correr mientras yace en la cama, lo que puede empeorar con la también preocuparse por no ser capaz de dormir.

Rutina de sueño pobre y el medio ambiente para dormir

Puede tener dificultades para conseguir una buena noche de sueño si vas a la cama siempre a horas diferentes, si hace una siesta durante el día, o no esta cansado antes de ir a la cama.

Un entorno de sueño deficiente también puede contribuir al insomnio - por ejemplo, una cama incómoda o una habitación que es demasiado brillante, ruidoso, caliente o frío.

El estilo de vida

El consumo de alcohol antes de ir a la cama y tomar ciertas drogas recreativas pueden afectar su sueño, además de estimulantes tales como la nicotina (que se encuentra en los cigarrillos) y cafeína (que se encuentra en el té, café y bebidas gaseosas). Estos deben ser evitados por las noches.

El uso de pantallas antes de dormir es un factor importante a tomar en cuenta, las pantallas del celular, tablet, computadora personal o la televisión producen luz azul, la cual estimula el cerebro, por este motivo su uso debe de restringirse al menos 2 horas antes de ir a dormir.

Los cambios en sus patrones de sueño también pueden contribuir al insomnio - por ejemplo, a causa del trabajo por turnos o cambios de huso horario después de un vuelo de larga distancia (desfase horario).

Condiciones de salud mental

Problemas de salud mental subyacente a menudo pueden afectar los patrones de sueño de una persona, incluyendo:

  • Trastornos del humor, como la depresión o el trastorno bipolar
  • Trastornos de ansiedad tales como ansiedad generalizada, trastorno de pánico o Trastorno de estrés postraumático
  • Trastornos psicóticos tales como la esquizofrenia

Condiciones de salud física

El insomnio también puede ser causada por condiciones físicas subyacentes, incluyendo:

  • Enfermedades del corazón tales como angina de pecho o insuficiencia cardíaca
  • Condiciones respiratorias - tales como la enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC) o asma
  • Afecciones neurológicas - tales como la enfermedad de Alzheimer o la enfermedad de Parkinson
  • Problemas hormonales tales como una tiroides hiperactiva
  • Problemas musculares o de articulares - como la artritis
  • Problemas con los órganos genitales o urinarias - tales como la incontinencia urinaria o un agrandamiento de la próstata
  • Trastornos del sueño como los ronquidos y la apnea del sueño, síndrome de piernas inquietas, narcolepsia, terrores nocturnos y sonambulismo
  • Dolor Cronico

En las mujeres, el parto a veces puede conducir a insomnio.

Medicamentos

Algunas recetas o medicamentos de venta libre pueden causar insomnio como efecto secundario.

Éstas incluyen:

  • Ciertos antidepresivos
  • Medicamentos para la epilepsia
  • Medicamentos para la alta presión sanguínea, tales como bloqueadores beta
  • Medicación con esteroides
  • No esteroides anti-inflamatorios no esteroideos (AINEs)
  • Medicamentos estimulantes usados ​​para tratar el trastorno por déficit de atención con hiperactividad (TDAH) o la narcolepsia
  • Algunos medicamentos utilizados para tratar el asma, tales como salbutamol, salmeterol y teofilina

Tratamiento del insomnio

Cambiar sus hábitos de sueño y hacer frente a los problemas que pueden estar asociados con el insomnio, como el estrés, condiciones médicas o medicamentos, puede restaurar el sueño reparador para muchas personas.

Si estas medidas no funcionan, el médico puede recomendar la terapia cognitivo conductual, medicamentos o ambos, para ayudar a mejorar la relajación y el sueño.

La terapia cognitivo conductual para el insomnio

La terapia cognitivo conductual para el insomnio (TCC-I) puede ayudar a controlar o eliminar los pensamientos y acciones que le mantienen despierto y generalmente se recomienda como primera línea de tratamiento para las personas con insomnio negativos.

Por lo general, la TCC-I es igual o más eficaz que los medicamentos para dormir.

La parte cognitiva de la TCC-I enseña a reconocer y cambiar las creencias que afectan a su capacidad para dormir.

Puede ayudar a controlar o eliminar los pensamientos negativos y las preocupaciones que le mantienen despierto.

También puede consistir en eliminar el ciclo que puede desarrollarse en el que se preocupe tanto por llegar al sueño que no puede conciliar el sueño.

La parte conductual de la TCC-I le ayuda a desarrollar buenos hábitos de sueño y evitar comportamientos que le impiden dormir bien.

Las estrategias incluyen, por ejemplo:

Terapia de control de estímulos. Este método ayuda a eliminar los factores que condicionan su mente para resistir el sueño. Por ejemplo, es posible que se entrene para establecer una hora de acostarse y despertarse consistente y evitar las siestas, utilizar la cama sólo para dormir y el sexo, y salir de la habitación si no puede ir a dormir dentro de los 20 minutos, volviendo solamente cuando estás soñoliento.

Técnicas de relajación. Ejercicios de relajación muscular, la biorretroalimentación y la respiración progresiva son maneras de reducir la ansiedad antes de acostarse.

La práctica de estas técnicas puede ayudar a controlar su respiración, el ritmo cardíaco, la tensión muscular y el estado de ánimo para que pueda relajarse.

La restricción del sueño. Esta terapia disminuye el tiempo que pasa en la cama y evita las siestas diurnas, causando la privación parcial de sueño, lo que hace que este más cansado a la noche.

Una vez que su sueño ha mejorado, su tiempo en la cama se aumenta gradualmente.

Permanecer pasivamente despierto. También se llama la intención paradójica, esta terapia para el insomnio está dirigido a reducir la preocupación y la ansiedad acerca de ser capaz de conciliar el sueño por conseguir en la cama y tratando de mantenerse despierto en lugar de esperar a conciliar el sueño.

Los medicamentos recetados

La prescripción de píldoras para dormir pueden ayudar a conciliar el sueño, permanecer dormido, o ambos.

Generalmente, los médicos no recomiendan depender de pastillas para dormir con receta por más de unas pocas semanas, pero varios medicamentos están aprobados para su uso a largo plazo.

Ejemplos incluyen:

  • La eszopiclona (Lunesta)
  • Ramelteon (Rozerem)
  • Zaleplon (Sonata)
  • Zolpidem (Ambien, Edluar, Intermezzo, Zolpimist)

Las píldoras para dormir pueden tener efectos secundarios, tales como causar somnolencia durante el día y aumentaro el riesgo de caídas, o pueden crear hábito, así que hable con su médico acerca de estos medicamentos y otros posibles efectos secundarios.

Meditación. Varios estudios sugieren que la meditación, junto con el tratamiento convencional, puede ayudar a mejorar el sueño y reducir el estrés.

 

Lea también sobre el  Tratamiento del insomnio 

 

Consejos para dormir bien?

Procure respetar un horario habitual para acostarse y para levantarse.

 

  • El ejercicio físico regular es una buena ayuda para el sueño de calidad; sin embargo, si se hace muy cercano al momento de acostarse puede empeorarlo.
  • Limite el consumo de excitantes (café, cola...), nicotina y alcohol o elimínelos de sus hábitos diarios si no duerme bien, sobre todo en horas próximas a irse a dormir.
  • Intente que su cama y dormitorio sean lo más confortables posibles: cómodos, suficientemente oscuros, ventilados, con poco ruido, sin temperaturas extremas.
  • Evite leer, ver la televisión, utilizar su celular o tablet, comer, escuchar la radio u otras actividades que no son propias de la cama y que pueden estar estimulándolo o impidiendo un descanso suficiente.
  • Intente resolver los problemas que le preocupen antes de acostarse o trate de no utilizar el momento previo a quedarse dormido para solucionar lo que no ha podido hacer durante el día.

 

Artículos relacionados

.

Autor: Dr. Carlos Muñoz Retana

​Actualizado: 30 de Octubre, 2018