Qué es la microcefalia en los niños?

Microcefalia es una condición en la cual el niño tiene una cabeza y un cerebro más pequeño que lo normal.

La microcefalia se acompaña de dificultad del aprendizaje, convulsiones, rigidez muscular y problemas para mantener el equilibrio en los niños.

Causas de la microcefalia

La microcefalia con mayor frecuencia ocurre debido a cambios genéticos en el feto en los primeros meses de embarazo.

Infecciones intrauterinas  pueden causar microcefalia incluyendo:  citomegalovirus (CMV), la toxoplasmosis y la rubéola.

Recientemente en Brasil ha sido vinculado la infección por el virus Zika con el desarrollo de microcefalia en los niños nacidos de madres que se infectaron con este virus durante el embarazo.

Se recomienda la lectura del artículo: La infección por el virus Zika durante el embarazo

El contacto de  una mujer embarazada con ciertas sustancias químicas tóxicas o el consumo de alcohol o drogas durante el embarazo, puede dañar el cerebro del feto durante el desarrollo  y provocar microcefalia.

La reducción en el suministro de sangre al cerebro del feto en desarrollo durante el embarazo es otra causa de microcefalia.

Síntomas y signos

  • Niños con dificultad para el aprendizaje
  • Retraso en el desarrollo de las funciones motoras y del habla.
  • Distorsiones faciales
  • Enanismo o baja estatura
  • Hiperactividad
  • Convulsiones
  • Dificultades con la coordinación y el equilibrio

 

Diagnóstico

La microcefalia puede diagnosticarse antes del nacimiento mediante una ecografía o ultrasonido prenatal.

En muchos casos, la microcefalia puede no ser evidente por ultrasonido hasta el final del segundo trimestre o principios del tercer trimestre del embarazo y, por lo tanto, no puede ser visto en ultrasonidos realizados anteriormente en el embarazo.

En algunas ocasiones  el niño puede nacer  con una cabezal normal, pero luego adquiere la  microcefalia debido a una condición grave, como ciertos trastornos genéticos, accidente cerebrovascular, lesión traumática, o exposición a tóxicos.

Para diagnosticar microcefalia después del nacimiento, el médico  medirá la distancia alrededor de la cabeza de un bebé recién nacido, también llamada la circunferencia de la cabeza, durante un examen físico. El médico a  continuación, compara esta medición con los estándares de población por sexo y edad. 

Otras pruebas que se pueden hacer incluyen la tomografía axial computarizada (TAC) y la resonancia magnética

Tratamiento 

No existe un tratamiento para la microcefalia que devuelva a la cabeza del niño su tamaño o forma normal. 

El tratamiento se centra en desarrollar capacidades perdidas  en el niño como consecuencia de la microcefalia y las complicaciones asociadas.

Programas de intervención para la primera infancia que incluyen lenguaje, terapia física y ocupacional pueden ayudar a mejorar la condición del niño.

El médico puede recomendar medicamentos para tratar las convulsiones y la hiperactividad. 

Complicaciones  asociadas con la  microcefalia

Epilepsia

Los niños con microcefalia son más propensos a tener  epilepsia, especialmente epilepsia de difícil tratamiento.

Parálisis cerebral

La parálisis cerebral  es una incapacidad común en niños con microcefalia. Este trastorno se vincula con mayor frecuencia a la microcefalia que se desarrolla después del nacimiento del niño.

Dificultad en el aprendizaje

Los niños con microcefalia se encuentran en un mayor riesgo de tener  problemas de aprendizaje y existe una correlación directa  entre el grado de microcefalia y la gravedad del problema de aprendizaje.

Trastornos de la visión

Los trastornos de la visión son más comunes en los niños con microcefalia.

 

Fuente

Microcephaly. Raising Children Network

Microcephaly Guideline . NHS. SCHT Microcephaly Guideline 1951-26101.doc Oct 2014

Microcephaly . Contact a Family

Microcephaly. MedicineNet.com

Facts about Microcephaly. Centers for Disease Control and Prevention

Microcephaly. University of Rochester Medical Center

GeoSalud, 31 de enero del 2016

Suscripción al boletín