Qué es la artritis reumatoide?

La artritis reumatoide es una enfermedad que afecta las articulaciones o coyunturas, causando dolor, hinchazón y rigidez.

Cuando una rodilla o mano presenta artritis reumatoide, usualmente la otra rodilla o mano también está afectada. Esta enfermedad ocurre a menudo en más de una articulación y puede afectar cualquiera de las articulaciones.

Las personas con esta enfermedad pueden sentir malestares y cansancio, y a veces pueden tener fiebre.

Algunas personas tienen la enfermedad sólo por unos cuantos meses, o por uno o dos años. Después de esto, la enfermedad desaparece sin causar daños.

Otras personas tienen épocas en que los síntomas empeoran (brotes), y épocas en que se mejoran (remisiones). En los casos más severos, la enfermedad puede durar muchos años o toda la vida.

Esta forma de la enfermedad puede causar daños graves a las articulaciones.

Quién sufre de  artritis reumatoide?

Cualquier persona puede adquirir esta enfermedad, aunque ocurre con más frecuencia entre las mujeres.

La artritis reumatoide comienza a menudo durante la edad mediana, y es más común entre las personas de mayor edad, aunque los niños y jóvenes también pueden tenerla.

Causas de la artritis reumatoide

No se conoce la causa exacta de la artritis reumatoide.

Se sabe que con este tipo de artritis, el sistema inmune ataca a los tejidos de su propio cuerpo.

Algunos factores que podrían causar la artritis reumatoide son:

  • los genes (pasados de padres a hijos)
  • el medioambiente
  • las hormonas.

Diagnóstico de la artritis reumatoide

El médico de cabecera o un reumatólogo pueden diagnosticar esta enfermedad. El reumatólogo es un médico que ayuda a las personas con problemas de las articulaciones, los huesos y los músculos.

La artritis reumatoide puede ser difícil de diagnosticar porque:

  • no existe una prueba específica para determinar la enfermedad
  • los síntomas pueden ser iguales a los de otras enfermedades de las articulaciones
  • puede tomar algún tiempo para que se presente el cuadro completo con todos los síntomas.

Para diagnosticar la artritis reumatoide, los médicos toman en cuenta los antecedentes médicos, un examen físico, radiografías y pruebas de laboratorio.

Tratamiento de la artritis reumatoide

Los médicos tienen varias opciones para el tratamiento de esta enfermedad. Los objetivos del tratamiento son:

  • eliminar el dolor
  • reducir la hinchazón
  • reducir o detener el daño a la articulación
  • ayudar a las personas a sentirse mejor
  • ayudar a las personas a mantenerse activas.

El tratamiento puede incluir educación al paciente, programas de autocontrol y grupos de apoyo que ayudan a las personas a aprender acerca de:

  • tratamientos
  • ejercicios y métodos de relajación
  • cómo hablar con su médico
  • la solución de problemas.

Estos programas ayudan a las personas a:

  • aprender más acerca de la enfermedad
  • reducir el dolor
  • enfrentarse a las dificultades físicas y emocionales
  • desarrollar más control sobre la enfermedad
  • desarrollar confianza en sí mismo
  • llevar una vida plena y activa.

El tratamiento para la artritis reumatoide puede incluir:

  • cambios en el estilo de vida
  • medicamentos
  • cirugía
  • visitas regulares al médico
  • terapias alternativas.

Cambios en el estilo de vida

He aquí algunas maneras en que usted puede cuidarse:

  • mantenga un buen balance entre el descanso y el ejercicio
  • cuide de sus articulaciones
  • reduzca sus niveles de estrés
  • lleve una dieta saludable.

Medicamentos

La mayoría de las personas que tienen artritis reumatoide toman medicamentos. Estos pueden ser usados para aliviar el dolor, reducir la hinchazón y para prevenir que la enfermedad empeore. Lo que el médico receta depende de:

  • la salud general de la persona
  • la severidad de la artritis reumatoide
  • la posibilidad de que la enfermedad evolucione a una forma más severa de artritis reumatoide
  • cuánto tiempo la persona estará tomando el medicamento
  • la eficacia del medicamento
  • posibles efectos secundarios.

Cirugía

Existen muchos tipos de cirugía para las personas con daños severos en las articulaciones. La cirugía se usa para:

  • reducir el dolor
  • ayudar a que la articulación funcione mejor
  • ayudar a las personas a llevar acabo sus actividades diarias.

La cirugía no es para todo el mundo. Consulte a su médico acerca de esta opción.

Visitas de control

Visitar a su médico regularmente es importante para evaluar si:

  • la enfermedad empeora
  • los medicamentos están ayudando
  • los medicamentos causan algún efecto secundario
  • se necesita cambiar el tratamiento.

Su tratamiento puede incluir pruebas de sangre, orina, otras pruebas de laboratorio y radiografías.

 

Fuente
Instituto Nacional de Artritis y Enfermedades Musculoesqueléticas y de la Piel
Institutos Nacionales de la Salud 
http://www.niams.nih.gov/

 

Artículos relacionados: