Qué es el asma?

El asma es una afección crónica (de larga duración o recurrente) que puede causar tos, respiración con silbidos, presión en el pecho y dificultad para respirar.

Las paredes internas de las vías respiratorias de un asmático están hinchadas o inflamadas.

La inflamación hace que las vías respiratorias sean extremadamente sensibles a las irritaciones y aumenta su susceptibilidad a una reacción alérgica.

A medida que la inflamación aumenta, las vías respiratorias se vuelvan más estrechas, puede pasar menos aire a través de ellas, desde y hacia los pulmones.

El asma es una enfermedad incurable. Sin embargo, con un buen tratamiento no hay ninguna razón por la cual una persona con asma no pueda vivir una vida normal y activa.

Causas del asma

La causa del asma no se conoce con exactitud.

Se considera que algunos factores genéticos y ambientales interactúan para causar asma, la mayoría de las veces durante la niñez.

Estos factores incluyen:

  • Una tendencia heredada a desarrollar alergias, llamada atopia.
  • Padres que tienen asma, eczema o fiebre del heno.
  • Ciertas infecciones respiratorias durante la infancia.
  • Contacto con algunos alérgenos en el aire o exposición a algunas infecciones virales en la infancia o en la primera infancia cuando el sistema inmunitario se está desarrollando

Investigaciones han demostrado que la exposición al humo del tabaco (especialmente cuando se es un bebé o un niño pequeño), la obesidad y algunos químicos en el lugar de trabajo pueden aumentar el riesgo de desarrollar asma.

Algunos factores pueden ser más propensos a causar asma en algunas personas que en otras.

Síntomas del asma

Los síntomas del asma varían de persona a persona.

Puede tener ataques de asma poco frecuentes, tener síntomas solo en ciertos momentos, como cuando hace ejercicio, o tener síntomas todo el tiempo.

Los signos y síntomas del asma incluyen:

  1. Falta de aliento
  2. Opresión en el pecho o dolor
  3. Dificultad para dormir causada por dificultad para respirar, tos o sibilancia
  4. Un silbido o silbido al exhalar (el silbido es un signo común de asma en los niños)
  5. Ataques de tos o sibilancia empeorados por un virus respiratorio, como un resfriado o la gripe

Las señales de que probablemente su asma empeora incluyen:

  • Signos y síntomas de asma que son cada vez más frecuentes y molestos
  • Aumento de la dificultad para respirar (medible con un medidor de flujo espiratorio máximo, un dispositivo que se utiliza para verificar qué tan bien están funcionando sus pulmones)
  • La necesidad de usar un inhalador de alivio rápido con más frecuencia
     

Para algunas personas, los signos y síntomas de asma se recrudecen en ciertas situaciones:

  • Asma inducida por el ejercicio, que puede empeorar cuando el aire es frío y seco
  • Asma ocupacional, desencadenada por irritantes en el lugar de trabajo, como vapores químicos, gases o polvo
  • Asma inducida por alergia, desencadenada por sustancias suspendidas en el aire, como polen, esporas de moho, desechos de cucarachas o partículas de piel y saliva seca arrojada por mascotas (caspa de mascotas)


     

Qué es un ataque de asma?

Un episodio de asma, o un ataque de asma, es cuando los síntomas son peores de lo normal.

Pueden aparecer de repente y pueden ser leves, moderados o severos.

En algunos ataques de asma, las vías respiratorias están bloqueadas de tal manera que el oxígeno no puede ingresar a los pulmones.

Esto también evita que el oxígeno ingrese a la corriente sanguínea y viaje a los órganos vitales del cuerpo.

Los ataques de asma de este tipo pueden ser fatales y el paciente puede requerir hospitalización urgente.

Qué sucede durante un ataque de asma?

  • Los músculos alrededor de las vías respiratorias se tensan, estrechando las vías respiratorias.
  • Menos aire fluye a través de las vías respiratorias.
  • La inflamación de las vías respiratorias aumenta, estrechando aún más las vías respiratorias.
  • Se produce más mucosidad en las vías respiratorias, lo que impide aún más el flujo de aire.

     

Tratamiento del asma

El asma es una enfermedad a largo plazo que no tiene cura. El objetivo del tratamiento del asma es controlar la enfermedad.

Un buen control del asma debe:

  • Prevenir los síntomas crónicos y problemáticos, como tos y dificultad para respirar
  • Reducir su necesidad de medicamentos de alivio rápido
  • Ayudar a mantener una buena función pulmonar
  • Permitirle mantener su nivel de actividad normal y dormir durante toda la noche
  • Prevenir los ataques de asma que podrían resultar en una visita a la sala de emergencia o una hospitalización

Tomar un papel activo para controlar su asma implica:

Trabajar con su médico para tratar otras afecciones que pueden interferir con el control del asma.

Evite las cosas que empeoran su asma (desencadenantes del asma).

Sin embargo, un desencadenante que no debes evitar es la actividad física.

La actividad física es una parte importante de un estilo de vida saludable.

Hable con su médico sobre los medicamentos que pueden ayudarlo a mantenerse activo.

Medicamentos para le tratamiento del asma

El asma se trata con dos tipos de medicamentos: medicamentos para control a largo plazo y medicamentos de alivio rápido.

Los medicamentos de control a largo plazo ayudan a reducir la inflamación de las vías respiratorias y previenen los síntomas del asma.

Los medicamentos de alivio rápido o de "rescate" alivian los síntomas del asma que pueden inflamarse.

Su tratamiento inicial dependerá de la gravedad de su asma.

Su médico puede necesitar aumentar su medicamento si su asma no se mantiene bajo control. Por otro lado, si su asma está bien controlada durante varios meses, su médico puede disminuir su medicamento.

Estos ajustes a su medicamento lo ayudarán a mantener el mejor control posible con la menor cantidad de medicamento necesaria.

El tratamiento del asma para ciertos grupos de personas, como niños, mujeres embarazadas o aquellos para quienes el ejercicio produce síntomas de asma, se ajustará para satisfacer sus necesidades especiales.

Los medicamentos correctos para usted dependen de su edad, síntomas, desencadenantes del asma y lo que funciona mejor para mantener su asma bajo control.

Los medicamentos preventivos de control a largo plazo reducen la inflamación en las vías respiratorias que conduce a los síntomas.

Los inhaladores de alivio rápido (broncodilatadores) abren rápidamente las vías respiratorias hinchadas que limitan la respiración.

En algunos casos, los medicamentos para la alergia son necesarios.

Los medicamentos para el control del asma a largo plazo, generalmente tomados a diario, son la piedra angular del tratamiento del asma.

Estos medicamentos mantienen el asma bajo control en el día a día y hacen que sea menos probable que tenga un ataque de asma.

Medicamentos de control a largo plazo

Los tipos de medicamentos de control a largo plazo incluyen:

Corticosteroides inhalados

Estos medicamentos con efecto antiinflamatorio incluyen:

  • Fluticasona (Flonase, Flovent HFA)
  • Budesonida (Pulmicort Flexhaler, Rhinocort)
  • Flunisolida (Aerospan HFA)
  • Ciclesonida (Alvesco, Omnaris, Zetonna)
  • Beclometasona (Qnasl, Qvar)
  • Mometasona (Asmanex)
  • Fluticasona furoate (Arnuity Ellipta).

Es posible que necesite usar estos medicamentos durante varios días o semanas antes de que alcancen su máximo beneficio.

A diferencia de los corticosteroides orales, estos medicamentos tienen un riesgo relativamente bajo de efectos secundarios y generalmente son seguros para el uso a largo plazo.

Modificadores de leucotrienos

Estos medicamentos orales ayudan a aliviar los síntomas del asma durante hasta 24 horas.

Incluyen los siguientes medicamentos:

  • Montelukast (Singulair)
  • Zafirlukast (Accolate)
  • Zileuton (Zyflo),

En casos raros, estos medicamentos se han relacionado con reacciones psicológicas, como agitación, agresión, alucinaciones, depresión y pensamientos suicidas.

Busque atención médica de inmediato ante cualquier reacción inusual.

Agonistas beta de acción prolongada

Estos medicamentos inhalados abren las vías respiratorias.

Incluyen los siguientes:

  • Salmeterol (Serevent)
  • Formoterol (Foradil, Perforomist),

Algunas investigaciones muestran que pueden aumentar el riesgo de un ataque de asma severo, por lo tanto, tómelos solo en combinación con un corticosteroide inhalado.

Debido a que estos medicamentos pueden enmascarar el deterioro del asma, no los use para un ataque de asma agudo.

Inhaladores de combinación

Estos medicamentos contienen un beta agonista de acción prolongada junto con un corticosteroide.

Incluyen los siguientes:

  • Fluticasona-salmeterol (Advair Diskus)
  • Budesonida-formoterol (Symbicort)
  • Formoterol-mometasona (Dulera)

Debido a que estos inhaladores combinados contienen agonistas beta de acción prolongada, pueden aumentar su riesgo de tener un ataque de asma severo.

Teofilina

La teofilina (Theo-24, Elixophyllin, otros) es medicamento que ayuda a mantener abiertas las vías respiratorias (broncodilatador) al relajar los músculos alrededor de las vías respiratorias.

No se usa con tanta frecuencia ahora como en los últimos años.

Medicamentos de alivio rápido

Los medicamentos de alivio rápido (de rescate) se usan según sea necesario para el alivio rápido y a corto plazo de los síntomas durante un ataque de asma, o antes del ejercicio si su médico lo recomienda.

Los tipos de medicamentos de alivio rápido incluyen:

Agonistas beta de acción corta

Estos broncodilatadores de alivio rápido inhalados actúan en cuestión de minutos para aliviar rápidamente los síntomas durante un ataque de asma.

Incluyen los siguientes:

  • Albuterol (ProAir HFA, Ventolin HFA, otros)
  • Levalbuterol (Xopenex).

Los agonistas beta de acción corta pueden tomarse usando un inhalador portátil de mano o un nebulizador, una máquina que convierte los medicamentos para el asma en una neblina fina, para que puedan inhalarse a través de una máscara o una boquilla.

Ipratropium (Atrovent)

Al igual que otros broncodilatadores, el ipratropio actúa rápidamente para relajar inmediatamente las vías respiratorias, lo que facilita la respiración.

El ipratropium se usa principalmente para el enfisema y la bronquitis crónica, pero a veces se usa para tratar los ataques de asma.

Corticosteroides orales e intravenosos

Estos medicamentos, que incluyen prednisona y metilprednisolona, ​​alivian la inflamación de las vías respiratorias causada por el asma grave.

Pueden causar efectos secundarios graves cuando se usan a largo plazo, por lo que se usan solo a corto plazo para tratar los síntomas graves de asma.

Si tiene un ataque de asma, un inhalador de alivio rápido puede aliviar sus síntomas de inmediato.

Pero si sus medicamentos de control a largo plazo funcionan correctamente, no debería necesitar usar su inhalador de alivio rápido muy a menudo.

Mantenga un registro de la cantidad de inhalaciones que usa cada semana.

Si necesita usar su inhalador de alivio rápido con más frecuencia de lo recomendado consulte a su médico. Probablemente necesite ajustar su medicamento de control a largo plazo.

Medicamentos antialérgicos

Los medicamentos para el tratamiento de la  alergia pueden ayudar si su asma se desencadena o empeora debido a las alergias.

Éstas incluyen:

Inyecciones para la alergia (inmunoterapia)

Con el tiempo, las vacunas contra la alergia reducen gradualmente la reacción de su sistema inmunitario a alergenos específicos.

Por lo general, recibe inyecciones una vez a la semana durante algunos meses, luego una vez al mes durante un período de tres a cinco años.

Omalizumab (Xolair)

Este medicamento, administrado en forma de inyección cada dos a cuatro semanas, es específicamente para personas que tienen alergias y asma grave. Actúa alterando el sistema inmune.

Tratamiento del asma para grupos especiales de personas

Los tratamientos descritos anteriormente generalmente se aplican a todas las personas que tienen asma.

Sin embargo, algunos aspectos del tratamiento difieren para las personas en ciertos grupos de edad y aquellos que tienen necesidades especiales.

Niños

Es difícil diagnosticar asma en niños menores de 5 años. Por lo tanto, es difícil saber si los niños pequeños que tienen sibilancias o tienen otros síntomas de asma se beneficiarán de los medicamentos de control a largo plazo. (Los medicamentos de alivio rápido tienden a aliviar las sibilancias en los niños pequeños, tengan asma o no).

Los médicos tratarán a los bebés y niños pequeños que tienen síntomas de asma con medicamentos de control a largo plazo si, después de evaluar a un niño, llegan a la conclusión que los síntomas son persistentes y es probable que continúen después de los 6 años de edad.

Los corticosteroides inhalados son el tratamiento preferido para niños pequeños. montelukast y cromolyn son otras opciones.

El tratamiento puede administrarse durante un período de prueba de 1 mes a 6 semanas.

El tratamiento generalmente se interrumpe si no se observan beneficios durante ese tiempo y el médico y los padres confían en que el medicamento se usó correctamente.

Los corticosteroides inhalados posiblemente pueden retrasar el crecimiento de los niños de todas las edades.

El crecimiento lento generalmente es evidente en los primeros meses de tratamiento, generalmente es pequeño y no empeora con el tiempo.

El asma mal controlada también puede reducir la tasa de crecimiento de un niño.

Muchos expertos creen que los beneficios de los corticosteroides inhalados para los niños que los necesitan para controlar su asma superan con creces el riesgo de un crecimiento lento.

Adultos mayores

Es posible que los médicos necesiten ajustar el tratamiento del asma para los adultos mayores que toman otros medicamentos, como los beta bloqueadores, la aspirina y otros analgésicos, y los medicamentos antiinflamatorios.

Estos medicamentos pueden evitar que los medicamentos para el asma funcionen bien y pueden empeorar los síntomas del asma.

Asegúrese de informarle a su médico sobre todos los medicamentos que toma, incluidos los medicamentos de venta libre.

Los adultos mayores pueden desarrollar huesos débiles por el uso de corticosteroides inhalados, especialmente en dosis altas.

Hable con su médico acerca de tomar píldoras de calcio y vitamina D, así como otras formas de ayudar a mantener sus huesos fuertes.

Mujeres embarazadas

Las mujeres embarazadas que tienen asma necesitan controlar la enfermedad para garantizar un buen suministro de oxígeno a sus bebés.

Un control del asma deficiente aumenta el riesgo de preeclampsia, una afección en la cual una mujer embarazada desarrolla hipertensión y  eliminación de proteínas en la orina.

Un mal control del asma también aumenta el riesgo de que un bebé nazca temprano y tenga un peso bajo al nacer.

Los estudios demuestran que es más seguro tomar medicamentos para el asma durante el embarazo que correr el riesgo de tener un ataque de asma.

Hable con su médico si tiene asma y está embarazada o planea un embarazo.

Su nivel de control del asma puede mejorar o puede empeorar durante el embarazo.

Su medico controlará su asma a menudo y ajustará su tratamiento según sea necesario.

Personas que se someten a cirugía

El asma puede aumentar el riesgo de tener problemas durante y después de la cirugía. Por ejemplo, si se coloca un tubo en la garganta puede causar un ataque de asma.

Cuéntele a su cirujano sobre su asma la primera vez que hable con él.

El cirujano puede tomar medidas para disminuir su riesgo, como administrarle medicamentos para el asma antes o durante la cirugía.

Diagnóstico del asma

Si tiene síntomas típicos de asma, su médico a menudo podrá hacer un diagnóstico.

Querrá saber cuándo ocurren los síntomas y con qué frecuencia, y si ha notado algo que pueda desencadenarlos.

Su médico también puede preguntarle si tiene alguna condición alérgica como eczema y fiebre del heno, que a menudo ocurre junto con el asma.

En el caso de los niños, el asma puede ser difícil de diagnosticar debido a que muchas otras afecciones pueden causar síntomas similares en los bebés.

Las pruebas descritas a continuación tampoco son siempre adecuadas para niños.

Su médico, por lo tanto, a veces puede sugerir que su hijo use un inhalador para el asma como tratamiento de prueba.

Si esto ayuda a mejorar los síntomas de su hijo, es probable que tengan asma.

Se pueden realizar una serie de pruebas para confirmar el diagnóstico.

Estos se describen a continuación:

Examen físico

Su médico escuchará su respiración y detectará signos de asma o alergias.

Estos signos incluyen sibilancias, secreción nasal y afecciones alérgicas de la piel (como eczema).

Tenga en cuenta que aún puede tener asma, incluso si no tiene estos signos el día que su médico lo examine.

Espirometría

A menudo se realizará una prueba de respiración llamada espirometría para evaluar qué tan bien funcionan sus pulmones.

Esto implica tomar una respiración profunda y exhalar lo más rápido posible a través de una boquilla conectada a una máquina llamada espirómetro.

El espirómetro toma dos medidas: el volumen de aire que puede exhalar en el primer segundo de exhalación (el volumen espiratorio forzado en un segundo, o FEV1) y la cantidad total de aire que exhala (la capacidad vital forzada o FVC).

Se le puede pedir que respire en el espirómetro unas cuantas veces para obtener una lectura precisa.

Las lecturas luego se comparan con mediciones promedio para personas de su edad, sexo y altura, que pueden mostrar si sus vías respiratorias están obstruidas.

Prueba de flujo espiratorio máximo

Se puede usar un pequeño dispositivo de mano conocido como medidor de flujo máximo para medir qué tan rápido puede expulsar aire de sus pulmones en una sola respiración.

Este es su flujo espiratorio máximo (PEF) y la prueba generalmente se llama prueba de flujo máximo.

Esta prueba requiere un poco de práctica para hacerlo bien, por lo que su médico o enfermera le mostrará cómo hacerlo y puede sugerirle que tome lo mejor de dos o tres lecturas.

Se le puede administrar un medidor de flujo máximo para llevar a su hogar y un diario para registrar las mediciones de su flujo máximo durante un período de semanas.

Esto se debe a que el asma es variable y su función pulmonar puede cambiar a lo largo del día.

Su diario también puede tener un espacio para registrar sus síntomas.

Esto ayuda a diagnosticar el asma y, una vez diagnosticado, lo ayudará a reconocer cuándo su asma empeora y ayudará a tomar decisiones sobre qué medidas tomar.

Prevención del Asma

En la actualidad no se puede prevenir el asma.

Sin embargo, usted puede tomar medidas para controlar la enfermedad y prevenir los síntomas.

Programe visitas regulares con el médico para que pueda evaluar su nivel de control del asma.

Por lo general, se recomiendan chequeos cada 6 a 12 meses para el asma leve intermitente o persistente leve que se ha controlado bien durante al menos 3 meses.

Aquellos con asma persistente moderada deben revisarse cada 3 a 6 meses, y aquellos con asma persistente no controlada o grave deben revisarse cada 1 a 2 meses.

Su médico consultará con usted para encontrar el mejor plan que satisfaga sus necesidades.

Además, obtenga un tratamiento regular para cualquier condición que pueda interferir con su tratamiento del asma.

Mantener todos los aspectos del asma bajo control es la clave para vivir con éxito.

 

Articulos relacionados con Asma
 

.

Autor: Dr. Carlos Muñoz Retana


​Actualizado: 20 de Agosto, 2018

  • Artículos relacionados con Asma
  • Indice de asma bronquial

    El asma es una afección crónica (de larga duración o recurrente) que puede causar tos, respiración con silbidos, presión en el pecho y dificultad para respirar.

  • How Asthma. How To Use a Dry Powder Inhaler

    Asthma. How to use a dry powder inhaler. How To Clean a Dry Powder Inhaler

  • Asthma Care Quick Reference

  • Qué es el Asma?

    El asma es una enfermedad crónica de los pulmones que inflama y estrecha las vías respiratorias. (Las enfermedades crónicas son enfermedades que duran mucho tiempo).

  • Diagnostico del Asma

    Su médico le diagnosticará el asma con base en sus antecedentes médicos y familiares, el examen médico y los resultados de unas pruebas.