Embolia Pulmonar

Embolia Pulmonar

La complicación más grave de la trombosis venosa profunda ocurre cuando una parte del coágulo se desprende y viaja por el torrente sanguíneo a los pulmones, causando una obstrucción llamada embolia pulmonar (o tromboembolismo pulmonar). Si el coágulo es pequeño, y se da un tratamiento adecuado, las personas pueden recuperarse de la embolia pulmonar. Sin embargo, podría haber algún daño importante a los pulmones. Si el coágulo es grande, puede llegar a evitar que la sangre llegue a los pulmones y es fatal.

Síntomas de la Embolia Pulmonar

Una persona puede sufrir una embolia pulmonar sin tener síntomas de trombosis venosa profunda.

Los signos y síntomas de embolia pulmonar pueden ser:

  • Dificultad para respirar;
  • Latidos irregulares o más rápidos de lo normal;
  • Dolor o molestias en el pecho que generalmente empeoran al respirar profundo o al toser;
  • Ansiedad;
  • Tos con sangre;
  • Presión arterial muy baja, mareos o desmayos;

Si usted tiene cualquiera de estos síntomas, busque atención médica de inmediato.

Tratamiento

La embolia pulmonar es una afección que requiere acudir a la sala de emergencias de un hospital para ser tratada. Para casos graves, con riesgo de ser mortales, existen medicamentos (trombolíticos) que pueden disolver el coágulo y otros que pueden prevenir la formación de más coágulos (anticoagulantes). Los pacientes con mayor riesgo de sufrir otra embolia pulmonar a menudo requieren cirugía.

Fuente

GeoSalud, 27 de setiembre 2012

Artículos relacionados:


Suscripción al boletín