Flujómetro

El flujómetro es un aparato portátil que permite medir la máxima cantidad de aire exhalado.

Esta medición nos permite evaluar en forma rápida y sencilla el grado de obstrucción de las vías respiratorias.

Es una técnica fácil de enseñar y reproducible en domicilio en pacientes entrenados.

El flujómetro tiene distintas utilidades:

 

• En una crisis asmática permite reconocer la gravedad y evaluar la respuesta al tratamiento.

• En período estable permite evaluar el grado de control que se tiene de la enfermedad.

• Una determinada medición permite actuar en concordancia a la situación. De este modo se ha ideado la señal del semáforo para tomar las medidas necesarias.

Existen distintos medidores de flujo máximo exhalado aunque todos funcionan bajo el mismo concepto.

Para obtener una medición adecuada se recomiendan los siguientes pasos:

• Realizar la medición de pie

• Colocar la aguja del marcador en cero

• Inhalar lo más profundo posible

• Cerrar los dientes y labios en la pieza bucal del flujómetro

• Soplar rápido y con máxima fuerza (evitando el escape de aire)

• Verificar la medición obtenida

• Descansar y repetir los pasos anteriores en dos ocasiones.

• Tomar el valor más alto de los tres y registrar en cartilla

Estas mediciones deben realizarse dos veces al día (mañana y tarde) durante el período de entrenamiento para luego crear un registro de los valores basales.

Puedes preguntar a tu médico cual es el valor adecuado para ti.

Otros artículos relacionados:

Fuente

Departamento de Pediatría. Facultad de Medicina. Pontificia Universidad Católica de Chile