Depresión en los hombres


Los investigadores científicos estiman que por lo menos seis millones de hombres en los Estados Unidos sufren cada año de trastornos depresivos.3 Las investigaciones científicas y la evidencia clínica revelan que mientras los hombres y las mujeres pueden ambos desarrollar los síntomas típicos de la depresión, frecuentemente experimentan la depresión de diferentes maneras y pueden que lidien con los síntomas de diferentes formas. Los hombres pueden estar más dispuestos a reconocer la fatiga, la irritabilidad, la pérdida de interés en el trabajo o en los pasatiempos, y problemas al dormir que a reconocer los sentimientos de tristeza, desesperanza y culpa excesiva.14,15 Algunos científicos cuestionan si la definición estándar de la depresión y los exámenes de diagnóstico basados en ésta capturan adecuadamente la condición según ocurre en los hombres.15

La probabilidad de revelar problemas de abuso o dependencia de alcohol o drogas durante el transcurso de la vida es más alta en los hombre que en las mujeres;16sin embargo, existe un debate entre los investigadores si el uso de sustancias es un síntoma subyacente de la depresión en los hombres, o una condición concurrente que se desarrolla más comúnmente en los hombres. No obstante, el uso de sustancias puede ocultar la depresión, haciendo que sea más difícil reconocer la depresión como una enfermedad separada que necesita tratamiento.

En lugar de reconocer sus sentimientos, pedir ayuda o buscar tratamiento apropiado, los hombres pueden tornarse al alcohol o drogas, deprimirse, o frustrarse, desanimarse, sentirse con coraje, irritados, abusivos, a veces de manera violenta. Algunos hombre lidian con la depresión a través del trabajo compulsivo, tratando de esconder la depresión de ellos mismos, la familia y los amigos; otros hombres puede que respondan a la depresión involucrándose en conductas temerarias, tomando riesgos, y poniéndose en peligro.15

Cuatro veces más hombres que mujeres mueren por suicido en los Estados Unidos, aunque las mujeres hacen más intentos de suicidio durante sus vidas.17,18 En adición al hecho que los métodos que los hombres utilizan para tratar de suicidarse son más letales que los métodos utilizados por las mujeres, pueden existir otras cosas que protegen a la mujer de la muerte por suicidio. A la luz de las investigaciones que indican que el suicidio está frecuentemente asociado a la depresión,19 la alarmante tasa de suicidio entre los hombres puede reflejar que es menos probable que los hombres busquen tratamiento para la depresión. Muchos hombres que padecen de depresión no obtienen diagnóstico y tratamiento, lo que podría salvarles la vida.

Es necesario conducir más investigaciones para poder entender todos los aspectos de la depresión en los hombres, incluyendo cómo los hombre responden al estrés y los sentimientos asociados a la depresión, cómo hacer que se sientan más cómodos al reconocer estos sentimientos y obtener la ayuda que necesitan, y cómo adiestrar a los médicos para que puedan reconocer y tratar mejor la depresión en los hombres. Los familiares, amigos, y profesionales en el programa de asistencia en el trabajo pueden también tener un papel importante en el reconocimiento de síntomas depresivos en los hombres y ayudarlos a obtener tratamiento.


La depresión en los adultos mayores


Los hombres tienen que lidiar con diferentes clases de estrés según van envejeciendo. Si han sido los principales sostenedores económicos de la familia y se han identificado profundamente con sus trabajos, puede que sientan estrés por la pérdida de ese rol al retirarse, pérdida de la autoestima que los puede llevar a la depresión. Similarmente, la pérdida de familiares y amigos y el comienzo de otros problemas de salud puede llevar a la depresión. Sin embargo, la mayoría de los envejecientes se sienten satisfechos con sus vidas, y no es "normal" " que los ancianos se sientan deprimidos.20 La depresión es una enfermedad que puede tratarse efectivamente, con lo cual se puede eliminar el sufrimiento innecesario, aumentar la probabilidad de recuperación de otras enfermedades, y prolongar la vida productiva.

Sin embargo, los profesionales de servicios de salud puede que no noten los síntomas de la depresión en pacientes ancianos quienes mayormente se quejan de síntomas físicos y frecuentemente se rehúsan a discutir los sentimientos de desesperanza, tristeza, pérdida de interés en actividades normalmente disfrutadas, o luto excesivamente prolongado después de una pérdida.21 Además, puede ser difícil discernir un trastorno depresivo concurrente en pacientes que presentan otras enfermedades, tales como enfermedades del corazón, derrame cerebral o cáncer, las cuales pueden causar síntomas depresivos, o pueden ser tratadas con medicamentos que causan efectos secundarios que se asemejan a la depresión. Si una enfermedad depresiva es diagnosticada, el tratamiento con los medicamentos apropiados o psicoterapia a corto plazo puede que ayude a los adultos a manejar ambas enfermedades, mejorando así la calidad de vida y la probabilidad de sobrevivir.

La importancia de identificar y tratar la depresión en los ancianos es acentuada por las estadísticas sobre el suicidio entre los envejecientes. Existe una percepción común que la tasa de suicidio es más altas entre los jóvenes; sin embargo, son los envejecientes, particularmente los hombre blancos ancianos, los que exhiben la mayor tasa de suicidio.

Más del 70 por ciento de las víctimas de suicidio de mayor edad habían visitado a su médico en el mes en que murieron. Muchos padecían de una enfermedad depresiva que no fue detectada.22 Esto ha dirigido los esfuerzos investigativos a tratar de determinar cómo mejorar la habilidad de los médicos para detectar y tratar la depresión en los envejecientes.23

Aproximadamente 80 por ciento de los envejecientes que padecen de depresión mejoran cuando reciben tratamiento con medicamentos antidepresivos, psicoterapia, o una combinación de ambos.24 Además, las investigaciones han demostrado que la combinación de psicoterapia y medicamentos antidepresivos es altamente efectiva para reducir la recurrencia de la depresión entre los ancianos. La psicoterapia por sí sola, ha demostrado prolongar los períodos de buena salud sin depresión, y es particularmente útil para los pacientes más viejos que no pueden o no quieren tomar medicamentos.25 Psychotherapy alone has been shown to prolong periods of good health free from depression, and is particularly useful for older patients who cannot or will not take medication.20 El mejoramiento del reconocimiento y tratamiento de la depresión en los ancianos hará que esos años de la vida sean más gratificantes y de mayor disfrute para las personas envejecientes, sus familias y los proveedores de servicios de cuidado.

 

La depresión en los niños y los adolescentes varones


La depresión en niños ha sido tomada seriamente sólo en las últimas dos décadas. Un estudio auspiciado por la NIMH de jóvenes entre nueve a 17 años de edad estima que la prevalencia de cualquier trastorno depresivo es más del seis por ciento en un período de seis meses, cinco por ciento con depresión mayor. Antes de la pubertad, los niños y las niñas tienen la misma probabilidad de desarrollar trastornos depresivos. Sin embargo, después de los 14 años, la probabilidad de desarrollar depresión mayor o distimia es doble en las mujeres que en los hombres.27 El riesgo de desarrollar trastorno bipolar permanece aproximadamente igual para hombres y mujeres durante la adolescencia y la adultez.

Las investigaciones han revelado que la depresión ocurre más temprano en la vida hoy que en las pasadas décadas.28 Además, las investigaciones has demostrado que la depresión que aparece temprano en la vida persiste, recurre y continúa en la adultez, y que la depresión en los jóvenes puede predecir una enfermedad más severa durante la vida adulta.29 La depresión en la gente joven frecuentemente es concurrente con otros trastornos mentales, más comúnmente junto a la ansiedad, mala conducta, o trastornos de abuso de sustancia, como también con otras enfermedades serias como la diabetes.30,31 El niño deprimido más pequeño puede decir que está enfermo, rehusarse a ir a la escuela, apegarse a los padres, o preocuparse que los padres puedan morir. El niño deprimido de más edad puede enfadarse, meterse en problemas en la escuela, ser negativo, estar de malhumor, y sentirse no entendido.

Para los niños y los adolescentes, los trastornos depresivos representan un aumento en el riesgo de enfermedad y dificultades interpersonales y psicosociales que persisten mucho tiempo después que el episodio depresivo es resuelto; en los adolescentes existe también un aumento en el riesgo de abuso de sustancias y conducta suicida.29,32,33Desafortunadamente, estos trastornos frecuentemente pasan desapercibidos tanto por los familiares como por los médicos. Las señales de los trastorno depresivos en la gente joven frecuentemente son visto como cambios normales de humor típicos de una particular etapa del desarrollo. En adición, los profesionales de salud pueden que sean renuentes a "clasificar" prematuramente a una persona joven bajo un diagnóstico de salud mental. Sin embargo, el diagnóstico y tratamiento temprano de los trastornos depresivos son críticos para el desarrollo emocional, social y de conducta saludable.

Aunque la literatura científica sobre tratamiento de niños y adolescentes con depresión es mucho menos extensa que la de los adultos, algunos estudios recientes han confirmado la eficacia a corto plazo del tratamiento de la depresión para los jóvenes. Se están realizando investigaciones más extensas sobre diversos tipos de tratamientos para determinar cuáles funcionan mejor y en cuáles adolescente. Se necesita realizar investigaciones adicionales sobre cuál es la mejor forma de incorporar estos tratamientos en la práctica de la medicina del cuidado primario.

El trastorno bipolar, aunque es raro en niños de menor edad, puede darse en niños y adolescentes.34 Los cambios no usuales en el estado de ánimo, energía y funcionamiento que son característicos del trastorno bipolar pueden comenzar con síntomas maniacos, depresivos o síntomas maniacos y depresivos combinados. Es más probable que afecte a los niños de padres que padecen de esta enfermedad. Veinte a cuarenta por ciento de los adolescentes que padecen de depresión mayor luego tienen un trastorno bipolar dentro de cinco años después del comienzo de la depresión.35

La depresión en los niños y adolescente está asociada con un aumento en el riego de conductas suicidas.29,36 Este riego puede aumentar, particularmente entre los adolescentes varones, si la depresión está acompañada por desórdenes en la conducta y abuso de alcohol y otras sustancias.37 En el año 2000, el suicidio fue la tercera principal causa de muerte entre varones jóvenes entre las edades de 10 a 24 años. Los investigadores, enun estudio auspiciados por el NIMH, encontraron que entre los adolescentes que desarrollan el trastorno de depresión mayor, el siete por ciento pueden que mueran por suicidio durante sus años de adultos jóvenes.38 Por lo tanto, es importante que los médicos y los padres tomen en serio cualquier comentario sobre el suicidio.

Los investigadores del NIMH están desarrollando y probando varias intervenciones para prevenir el suicidio en niños y adolescentes. El diagnóstico y tratamiento temprano, la evaluación certera de los pensamiento suicidas y la limitación del acceso de la gente joven a los agente letales - incluyendo las armas de fuegos y los medicamento - puede que tengan el mayor valor preventivo.


El suicidio


A veces la depresión puede causar que la gente sienta deseos de ponerse en peligro, o de matarse. Aunque la mayoría de las personas que padecen de depresión no mueren por suicidio, comparado con las personas que no padecen de depresión, padecer de depresión aumenta el riesgo de suicidio. Si está pensando en el suicidio, busque ayuda inmediatamente:

  • Llame a la oficina de su doctor.
  • Llame al 911 para servicios de emergencia.
  • Vaya a la sala de emergencia del hospital más cercano.
  • Llame al 1-800-SUICIDE (1-800-784-2433), la línea gratis de ayuda las 24 horas de la Red Nacional de Líneas de Ayuda (Nacional Hopeline Network) auspiciada por el Centro de Esperanza Kristin Brooks, para comunicarse con un consejero adiestrado en uno de los centros para crisis de suicidio cerca de usted.

 

Diagnóstico, evaluación y tratamiento

El primer paso para obtener tratamiento para la depresión es un examen físico realizado por un médico. Ciertos medicamentos como ciertas condiciones médicas, tales como las infecciones virales, desórdenes de la tiroides, o bajos niveles de testosterona pueden causar los mismos síntomas que la depresión, y el médico debe excluir estas posibilidades por medio del examen físico, entrevista, y pruebas de laboratorios. Si no se encuentra ninguna de estas causas para los síntomas depresivos, se debe realizar una evaluación psicológica para depresión por el médico o mediante referido a profesional de salud mental.

Una buena evaluación para diagnóstico incluirá historial de los síntomas, i.e. cuándo comenzaron, cuánto han durado, cuán severo son, si el paciente los había padecido anteriormente y de ser así, si los síntomas fueron tratados, y qué tratamiento se recibió. El doctor debe preguntar sobre el consumo de alcohol y drogas, y si el paciente ha pensado acerca de la muerte y el suicido. Además, el historial debe incluir preguntas que indiquen si otros miembros de la familia padecen de una enfermedad depresiva y, si fueron tratados, que tratamiento recibieron y si éstos fueron efectivos. Por último, una evaluación de diagnóstico debe incluir un examen del estado mental para determinar si el habla, los patrones de pensamientos, o la memoria han sido afectado, como a veces sucede con los trastorno depresivo.

La selección del tratamiento dependerá del diagnóstico, la severidad de los síntomas, y preferencia del paciente. Existen una variedad de tratamientos, incluyendo medicamentos y psicoterapias a corto plazo (i.e. conversaciones terapéuticas) las cuales han probado ser efectivas para trastorno depresivos. En general, la enfermedad depresiva severa, particularmente aquellas que son recurrentes, requerirán una combinación de tratamiento para un mejor resultado.

Fuente
New York State Office of Mental Health
http://www.omh.state.ny.us/

Si desea leer más articulos sobre el tema de la depresión de clic aquí

Artículos relacionados:

Siganos en  Facebook
Suscríbase
a Nuestro Boletín
Anote el codigo de seguridad CAPTCHA Image Enviar
Visite la página para Profesionales en Slaud o Pregunte al Médico
Profesionales en Salud Pregunte al Medico