Qué es la prediabetes?

La prediabetes significa que su nivel de azúcar en la sangre es más alto de lo normal pero no lo suficientemente alto como para ser clasificado como diabetes tipo 2.

Las personas con prediabetes tienen un mayor riesgo de desarrollar diabetes tipo 2 y enfermedad cardiovascular (enfermedades del corazón y vasos sanguíneos).

En la prediabetes, las células beta, que se encargan de producir insulina y liberarla en la sangre, ya no pueden producir suficiente insulina, haciendo que los niveles de glucosa en la sangre se eleven por encima del rango normal.

Cuando existe resistencia a la insulina, los músculos, grasa y células hepáticas no responden adecuadamente a la insulina y por lo tanto no pueden absorber fácilmente la glucosa del torrente sanguíneo.

Como resultado, el cuerpo necesita cada vez niveles más altos de insulina para ayudar a que la glucosa entre en las células.

Una vez que una persona tiene prediabetes, la pérdida continua de la función de las células beta por lo general conduce a la diabetes tipo 2. Las personas con diabetes tipo 2 tienen altos niveles de glucemia.

Con el tiempo, la sangre con exceso de glucosa daña los nervios y los vasos sanguíneos, lo que conduce a complicaciones tales como enfermedades del corazón, derrame cerebral, ceguera, insuficiencia renal y amputaciones de miembros inferiores.

Los estudios han demostrado que la mayoría de las personas con prediabetes desarrollan la diabetes tipo 2 en unos 10 años, a menos que cambien su estilo de vida.

Cuáles son los síntomas de la resistencia a la insulina y la prediabetes?

La resistencia a la insulina y prediabetes por lo general no tienen síntomas.

Las personas pueden tener una o ambas condiciones durante varios años sin saber que la tienen.

Incluso sin síntomas, los médicos pueden identificar a las personas en alto riesgo por sus características físicas, también conocidas como factores de riesgo.

Las personas con una forma grave de resistencia a la insulina pueden tener manchas oscuras de la piel, generalmente en la parte posterior del cuello.

A veces las personas tienen un anillo oscuro alrededor de su cuello.  Manchas oscuras también pueden aparecer en los codos, las rodillas, los nudillos y las axilas.

Esta condición se llama acantosis nigricans.

Quién debe hacerse la prueba de la prediabetes?

Los factores de riesgo incluyen:

  • Tener más de 45 años.
  • El exceso de peso - especialmente aquellos que tienen exceso de peso alrededor de la cintura (es decir: más de 94 cm para los hombres y más de 80 cm para las mujeres).
  • La inactividad física.
  • Tener padres o hermanos con diabetes.
  • Tener ancestros hispanos / latinos, afroamericanos, nativos de Alaska, indio americanos, asiáticos, o de las islas del Pacífico.
  • Dar a luz a un bebé que pesó más de 9 libras.
  • Mujeres diagnosticadas con diabetes gestacional (diabetes que se desarrolla sólo durante el embarazo).
  • Tener presión arterial alta-140/90 mmHg o superior, o recibir tratamiento para la presión arterial alta.
  • El nivel de colesterol HDL por debajo de 35 mg / dl o un nivel de triglicéridos por encima de 250 mg / dL.
  • Tener el síndrome de ovario poliquístico.
  • Tener alteración de la glucosa en ayunas, o tolerancia alterada a la glucosa.
  • Tener otras condiciones asociadas con resistencia a la insulina, tales como la acantosis nigricans

 

Pruebas utilizadas para diagnosticar la prediabetes

La prueba de hemoglobina glicosilada (A1c).

Este análisis de sangre indica el nivel promedio de azúcar en la sangre durante los últimos dos a tres meses.

Funciona midiendo el porcentaje de azúcar en la sangre unido a la hemoglobina, la proteína que transporta el oxígeno en los glóbulos rojos.

Entre mayor sea el nivel de azúcar en la sangre, más azúcar llevara unida la hemoglobina.

Un A1C normal debe estar por debajo de 5,%. Un nivel de A1C entre el 5,7 y el 6,4% se considera prediabetes.

Un nivel de 6.5% o mayor en dos pruebas separadas indica que tiene diabetes.

Ciertas condiciones pueden hacer la prueba de A1C inexacta - por ejemplo, si está embarazada o tiene una forma poco frecuente de la hemoglobina (conocido como una variante de la hemoglobina).

Prueba de azúcar (glucosa) en la sangre en ayuno

Una muestra de sangre se toma después de ayunar por lo menos ocho horas o toda la noche.

En estas condiciones, un nivel de azúcar en la sangre por debajo de 100 miligramos por decilitro (mg / dL) - 5,6 milimoles por litro (mmol / L) - es normal.

Un  nivel de azúcar en sangre de  100 a 125 mg / dl (5.6 a 6.9 mmol / L) se considera prediabetes.

Esto se refiere a veces como alteración de la glucosa en ayunas.

Un nivel de azúcar en sangre de 126 mg / dl (7,0 mmol / L) o más alto puede indicar la diabetes mellitus.

Prueba oral de tolerancia a la glucosa

Esta prueba se utiliza muy poco, excepto para diagnosticar la diabetes durante el embarazo.

Una muestra de sangre se toma después de ayunar por lo menos ocho horas o toda la noche.

A continuación, podrá beber una solución azucarada, y su nivel de azúcar en la sangre será medido de nuevo después de dos horas.

Un nivel de azúcar en la sangre inferior a 140 mg / dl (7,8 mmol / L) es normal.

Un nivel de azúcar en sangre de 140 y 199 mg / dl (7,8 a la 11,0 mmol / L) se considera prediabetes.

Esto se refiere a veces como intolerancia a la glucosa.

A nivel de azúcar en sangre de 200 mg / dl (11,1 mmol / L) o superior puede indicar diabetes mellitus.

Si su nivel de azúcar en la sangre es normal, el médico puede recomendar una prueba de detección cada tres años.

Si usted tiene prediabetes, puede ser necesario realizar más pruebas.

Por ejemplo, su médico debe revisar su nivel de azúcar en sangre en ayunas, HbA1c, colesterol total, colesterol HDL, lipoproteínas de baja densidad del colesterol y los triglicéridos (LDL) al menos una vez al año, posiblemente con más frecuencia si tiene factores de riesgo adicionales para la diabetes.

Tratamiento

Las investigaciones muestran que puede hacer dos cosas para prevenir o retardar la aparición de diabetes tipo 2:

Perder un 5 a 7% de su peso corporal, lo que sería de 10 a 14 libras para una persona de 200 libras y realizar al menos 150 minutos semanales de actividad física, como caminar a paso ligero.

Si se le diagnostica con pre-diabetes, el tratamiento consiste en los mismos cambios de estilo de vida que se recomiendan para las personas diagnosticadas con diabetes.

Para la mayoría, esto incluirá la actividad física regular, la alimentación saludable y perder peso.

Las personas con prediabetes también están en mayor riesgo de enfermedades del corazón, por lo que controlar la presión arterial y el colesterol y los triglicéridos en la sangre también es importante.

Lea: Dieta para reducir los trigliceridos

Medicación y terapias alternativas

El medicamento metformina se recomienda para el tratamiento de algunos individuos en riesgo muy alto de desarrollar diabetes tipo 2.

Metformina ha demostrado ser más eficaz para prevenir o retrasar el desarrollo de diabetes tipo 2 en las personas con prediabetes más jóvenes y con más ​​sobrepeso.

En general, la metformina es recomendable para aquellos que tienen menos de 60 años de edad y tienen

  • Intolerancia a la glucosa y glucosa alterada en ayunas
  • A1C por encima de 6 por ciento
  • Colesterol HDL bajo
  • Triglicéridos elevados
  • Padres o hermanos con diabetes
  • Un índice de masa corporal de al menos 35

La metformina también reduce el riesgo de diabetes en mujeres que han tenido diabetes gestacional.

Las personas con alto riesgo deben consultar a su médico si se deben tomar metformina para prevenir la diabetes tipo 2.

Hay varios medicamentos que han demostrado reducir el riesgo de diabetes tipo 2 en diversos grados, pero el único medicamento recomendado para la prevención  de la diabetes tipo 2 es la metformina.

Otros medicamentos que han retrasado la aparición de la diabetes tienen efectos secundarios o no han demostrado beneficios a largo plazo.

Muchas terapias alternativas - incluyendo la canela cassia, coenzima Q10, el ginseng, el glucomanano, goma guar, gymnema, magnesio, nopal, la soya y la stevia - se han promocionado como posibles maneras de tratar o prevenir la diabetes tipo 2.

Aunque algunas de estas sustancias han demostrado ser prometedores en los primeros ensayos, no hay pruebas definitivas de que cualquiera de estas terapias alternativas son eficaces.

Si usted está pensando en suplementos dietéticos u otras terapias alternativas para tratar o prevenir la prediabetes, consulte a su médico. Él o ella puede ayudarle a sopesar los pros y los contras de las terapias alternativas específicas.

Fuente

 

GeoSalud, 18 de Septiembre, 2016

 

Subscríbase a Nuestro Boletín