Anuncios

Bronquiolitis

 

La bronquiolitis es una enfermedad bastante común y algunas veces grave, que provoca una inflamación aguda de las vías aéreas inferiores (bronquiolos). Afecta principalmente a los más pequeños, en especial a los bebés menores de 6 meses, y es más frecuente en los meses fríos.

.

Causas

La causa más frecuente de la bronquiolitis es el virus sincicial respiratorio (VSR). Más de la mitad de los bebés están expuestos a este virus en su primer año de vida. Otros virus que pueden causar la bronquiolitis pueden ser: Adenovirus, Influenza y Parainfluenza. Es una causa frecuente de hospitalización de niños menores de un año.

Anuncios

Factores de Riesgo

Existen unos factores que denominamos de riesgo, que se relacionan con la gravedad de la enfermedad, entre los cuales el más importante es la edad. Los lactantes menores de 3 meses son los que tienen más riesgo de hospitalización y de entre ellos, los prematuros, posiblemente porque sus bronquios son muy estrechos todavía. Otros factores de riesgo son:

  • ausencia de lactancia materna
  • nacimiento prematuro
  • exposición al humo del cigarrillo
  • asistencia a guardería infantil

Síntomas

La bronquiolitis suele comenzar como un resfrío. Luego de dos o tres días de ese cuadro, algunos niños pueden tener pocos síntomas o síntomas menores y otros desarrollar más problemas respiratorios, como sibilancias (ruido similar a un silbido en el pecho, al respirar) y tos.

El niño con bronquiolitis puede presentar alguno de los siguientes síntomas:

  • Tos
  • Fatiga
  • Fiebre
  • Respiración  muy rápida (taquipnea)
  • Aleteo nasal o retracción de los músculos del tórax en un esfuerzo por respirar.
  • Cansancio.
  • Color azulado en la piel, las uñas o los labios debido a la falta de oxígeno (cianosis): en este caso necesita tratamiento urgente.

Síntomas de Alarma

Si considera que el niño empeora, solicite un adelanto de la cita o acuda de inmediato a un centro sanitario, sobre todo si observara alguno de los síntomas de alerta que se exponen a continuación:

Anuncios
  • Si su hijo/a está vomitando y no puede retener los líquidos. Puede estar deshidratado por la falta de apetito o los vómitos, y los pañales están más secos de lo normal.
  • Si su  hijo/a está más soñoliento que habitualmente
  • Si la piel de su niño/a se torna de color morado; especialmente alrededor de los labios o en las yemas de los dedos. Si se pone pálido y sudoroso.
  • Si se fatiga mucho con las tomas,  y casi no come.
  • Si respira peor, respira cada vez más deprisa, se le marcan las costillas, mueve mucho el abdomen, se le hunde el pecho o deja de respirar durante segundos .
  • Su hijo/a padece una  enfermedad de corazón o fue prematuro (nació antes de tiempo). En estos casos, contacte con el médico cuando aparezcan los primeros síntomas.

Anuncios

Tratamiento

La mayoría de los médicos están de acuerdo en que las medidas generales de soporte, son las únicas medidas terapéuticas que han demostrado científicamente su utilidad. En la actualidad, no existe ningún medicamento que facilite la curación de la bronquiolitis.  Afortunadamente, la mayoría de los casos de bronquiolitis son leves y no requieren tratamiento profesional específico.

Los antibióticos no son útiles para tratar la bronquiolitis, porque es causada por una infección viral y únicamente son efectivos en las infecciones bacterianas.

En general la bronquiolitis es una enfermedad benigna, que evoluciona espontáneamente bien, y únicamente requiere medidas de soporte que pueden realizarse en el domicilio del niño.

Las medidas de soporte en el domicilio consisten en:

  • procurar bajarle la fiebre, y mantenerlo bien hidratado (administrar líquidos y el alimento, por la edad el pecho o los biberones de forma frecuentes y en pequeñas cantidades, para evitar que se fatigue).
  • Realizarle lavados nasales frecuentes y aspirar las secreciones de la nariz.
  • Se mantendrá al niño algo incorporado, esto le ayudará a respirar mejor.
  • Es útil también la fisioterapia (palmaditas en la espalda y en el pecho) para movilizar las secreciones de moco en los bronquios y evitar así las complicaciones.

Antes de realizar cualquiera de estos procedimientos deberá haber consultado con su pediatra.

Cuando la gravedad es mayor, precisan la hospitalización. Las medidas que se toman son similares a lo expuesto anteriormente y además los bebes son controlados de cerca, se les administra líquidos y oxígeno húmedo. Rara vez, en los casos muy graves, se coloca a bebés en respiradores para ayudarlos a respirar hasta que comienzan a mejorar.

Prevención

La bronquiolitis se contagia como un resfriado: a través de contacto cercano con saliva o moco, también, y esto es muy importante, por las manos. Los gérmenes pueden diseminarse en pequeñas gotas de fluido de la nariz y la boca de una persona infectada. Éstas pueden ser trasladadas por el aire cuando la persona estornuda, tose o se ríe, y también pueden quedar sobre los objetos que la persona ha tocado, como pañuelos usados o juguetes.

Anuncios

No debemos olvidar que los adultos y los niños más grandes  usualmente no enferman tanto como los pequeños, presentando únicamente síntomas de un  catarro vulgar y común pero que son muy contagiosos para los pequeños..

Usted puede prevenir que su bebe se contagie y que esta enfermedad se propague, realizando las siguientes medidas:

  • Si puede, evite llevar al niño, sobre todo si es muy pequeño (menos de 3 meses) o fue prematuro, a guarderías.
  • Evite, en todo lo posible, el contacto del niño con otros niños que asistan a guarderías
  • Si tiene hermanos pequeños, deberá lavar las manos, muy bien, con agua y jabón, nada más llegar del colegio o guardería. Impida que tosa a menos de 1 metro del pequeño. Procure que no besuqueen al bebé, especialmente si están resfriados. Usen pañuelos desechables.
  • Evitar el contacto del bebé con cualquier persona resfriada. Si no lo puede impedir porque el que está acatarrado es usted, o su cónyuge,  use una mascarilla y lávese muy bien las manos antes de cogerlo. Intente no tocar la mascarilla con las manos una vez se la ha puesto.
  • Nadie debe fumar dentro de casa.    
  • Evite permanecer mucho tiempo con el niño en la sala de espera de las consultas médicas, permanezca justo lo necesario; aquí esta rodeado de otros niños enfermos. Es preferible ir temprano o bien tarde, para que la sala de espera esté lo más vacía posible. Es una buena idea que un familiar o amigo espere en la sala, mientras usted permanece fuera de ella con el niño.
  • Procure evitar acudir a sitios con aglomeraciones de gente: autobuses, centros comerciales, fiestas infantiles, etc.
  • no olvidar que las infecciones respiratorias y sobre todo la bronquiolitis se trasmiten a través de las gotitas que dejamos en el aire cuando tosemos a menos de un metro de otra persona y sobre todo a través de nuestras propias manos.
  • Es muy posible que la medida mas eficaz para evitar el contagio sea que cualquier persona que vaya a tocar al niño o a los utensilios de éste ( chupetes, biberones, juguetes, etc.) se lave las manos con agua y jabón antes de hacerlo.

 

Fuente

 

Artículos relacionados:



GeoSalud, revisado el 29 de setiembre del 2013

Anuncios