Anuncios

El contínuo de Fritz Klein

En 1985 Fritz Klein elaboró una nueva tabla llamada "cuadrícula de orientación sexual", que adopta variantes y factores que ni en la escala de Kinsey ni en las modificaciones sucesivas se hab­ían tomado debidamente en cuenta. La cuadrícula de Klein determina que el enamoramiento, el amor y el afecto no suponen necesariamente contacto sexual ni genital.

Anuncios

Esta escala propone siete aspectos para tomar en consideración al hablar de nuestra orientación sexual o de nuestra preferencia de género: la atracción sexual, el comportamiento sexual, las fantas­ías sexuales, la preferencia emocional, la preferencia social, el estilo de vida (homosexual o hetero­sexual) y la autoidentificación o la autodescripción; y además subraya que la orientación sexual o la preferencia de género no es permanente ni estática y que tiene distintas dimensiones, por lo que se puede incluir el pasado, el presente y el ideal imaginado de cada quién.

Al aplicar su cuadrícula a 384 personas encontró diferencias significativas en las respuestas e incluso en las de una misma persona, ya que su pasado no era como su presente, y ni uno ni otro equivalían por fuerza a su ideal.

Variables

Pasado

Presente

Ideal

       

A) Atracción sexual

     

B) Comportamiento sexual

     

C) Fantasías sexuales

     

D) Preferencia emocional

     

E) Preferencia social

     

F) Estilo de vida

     

G) Autodefinición

     

Para las variables de la A a la E las respuestas posibles son:

  • Sólo el otro sexo.
  • La mayoría de las veces el otro sexo.
  • Un poco más el otro sexo.
  • Los dos sexos por igual.
  • Un poco más el mismo sexo.
  • La mayoría de las veces el mismo sexo.
  • Sólo el mismo sexo.

Para las variables F y G las respuestas posibles son:

Anuncios

  • Sólo heterosexual.
  • La mayoría de las veces heterosexual.
  • Un poco más heterosexual.
  • Heterosexual/homosexual por igual.
  • Un poco más homosexual.
  • La mayoría de las veces homosexual.
  • Sólo homosexual.

Pero la cosa no es tan sencilla como escoger un número del 0 al 6 o ubicarse en una casilla, ya que con base en qué nos asignaríamos este número o nos colocaríamos en esa casilla: ¿por nues­tras fantasías?, ¿por prácticas sexuales?, ¿por nuestro estilo de vida?

¿Qué aspecto de nuestra vida es el más decisivo para decidir nuestra orientación sexual?

Por ejemplo, un hombre casado que ama con ternura y pasión a su esposa, ambos tienen relaciones sexuales en promedio una vez a la semana y además, él acude a desahogarse a algunos lugares de sexo anónimo entre hombres más o menos una vez al mes. Él siente una completa atracción sexual por hombres, y en cambio, solo raramente se siente atraído con parecida fuerza hacia las mujeres. Utilizando la escala de Kinsey, el hombre de nuestro ejemplo se da un 5 (predominantemente homosexual, ocasionalmente heterosexual).

Si registramos y cuantificamos las prácticas sexuales de esta persona, tiene 52 prácticas heterosexuales al año con su esposa (una vez a la semana) y 12 prácticas homosexuales en ese mismo periodo de tiempo en los lugares de sexo anónimo entre hombres, por lo que le correspondería claramente un 1. Sin embargo, si contamos sus parejas sexuales, en un año tiene relaciones sexuales solo con una mujer pero 12 parejas hombres, lo que se ubicaría en la columna 5.

Anuncios

Como resolver este aparente dilema se veía difícil, se le pidió a esta persona que se asignara un número de la escala en cuanto a sus prácticas sexuales, y él escogió el 3 (igualmente con hombres que con mujeres); y por otra parte, al preguntarle sobre cuáles han sido durante el último año sus fantasías sexuales nos informó que han sido exclusivamente con hombres, por lo que se ubicaría en la columna 6.

Anuncios

Sobre su vida emocional no tienen ninguna duda, ya que el único amor de su vida es y ha sido su esposa, a lo cual correspondería un 0. Su convivencia social es indistinta ya que disfruta igualmente de convivir con hombres que con mujeres, por lo que se dio un 3. Al reflexionar sobre los estilos de vida que practica, se dio cuenta de que casi la totalidad de su vida se desarrolló entre personas heterosexuales, que no tiene amigos homosexuales ni frecuenta bares ni grupos de homosexuales, y el único espacio de homosexualidad en su vida son los lugares de sexo anónimo entre hombres, con lo que su clasificación sería un 1.

Por último, le pedimos a esta persona que nos dijera cómo se clasificaría en la escala de Kinsey, y él se define a sí mismo como un 4.

Héctor Castillo Ortiz
Psicólogo y sexólogo clínico
México, D. F.
hcastilloortiz@prodigy.net.mx

Bibliografía:

  • Álvarez-Gayou, J. L. (2011): Sexoterapia integral. Editorial El Manual Moderno, México.
  • Crooks, R y Baur, K. (2010). Nuestra sexualidad. Cengage Learning. México.
  • Hyde, Janet y DeLamater, John (2006): Sexualidad humana. McGraw-Hill, México.
  • Rubio, E., y Díaz, M. (2004). Antología de la Sexualidad Humana. Ediciones CONAPO-Porrúa, México.

 

Anuncios