Cuide su Alimentación y Cuidará su Diabetes Mellitus

Contenidos de este artículo

 

La Diabetes Mellitus es una enfermedad que padecen alrededor de 170 millones de personas en el mundo (según datos de la OMS).

Pese a que aún no se ha encontrado cura para ella, si se sabe, que un buen tratamiento, que involucre una alimentación adecuada y bien balanceada, puede ayudar a prevenir las consecuencias que ocasiona.

Por dónde comenzar?

Lo primero, es organizar los horarios de comidas, de acuerdo al tratamiento médico indicado. Esto lo trabajan el paciente y su Nutricionista, de acuerdo a los hábitos del paciente, sus gustos y actividades diarias.

Luego, sigue elaborar un plan de alimentación individualizado, diseñado por el profesional en esta área, de acuerdo a las características de la persona como su peso, edad, talla, contextura, enfermedades asociadas y actividad física y se contemplan las cantidades a comer de cada grupo de alimentos y el tipo de alimentos a ingerir.

El plan debe ir siempre acompañado de ejercicio físico diario, para mantener controlada la glicemia y promover un peso y una condición física adecuados.

Se deben realizar varias modificaciones en los hábitos alimentarios, que deben adoptarse de por vida, de manera que se procuren mantener siempre los niveles de glucosa en sangre lo más normal posibles.

Volver al inicio del artículo

Modificaciones importantes en la alimentación

Para mayor facilidad, veamos los grupos de alimentos y algunos de los cambios en cada uno:

1. Cereales, panes, pastas, verduras, arroz y granos:

  • Buscar las opciones integrales: pan integral, avena integral, pastas integrales
  • Consumir las papas y camote con cáscara, bien lavados
  • Evite el exceso de galletas, arroz, pastas, etc, aún siendo integrales

Volver al inicio del artículo

2. Frutas y vegetales:

  • Busque frutas ricas en fibra: manzanas, peras, naranja, mandarina, guayabas, granadillas, piña, limón dulce, etc
  • Incluya frutas como postres después de comer, como meriendas o en batidos
  • Consuma siempre al menos 1 taza de ensalada de vegetales con el almuerzo y otra con la cena

Volver al inicio del artículo


3. Lácteos (leche, queso y yogurt):

  • Prefiera la leche descremada en lugar de la regular
  • Busque quesos blancos frescos como cuajada, ricota, cottage, etc y aléjese de los quesos amarillos o maduros
  • En el mercado existen varios yogurts sin azúcar que puede incluir como meriendas durante el día

Volver al inicio del artículo
 

4. Carnes y Huevos:

  • Regla #1: Elija cortes sin pellejos, sin piel, ni "gordos"
  • Evite todo tipo de embutidos (salami, jamonada, mortadela, tocineta, etc)
  • Prepare las carnes al horno, a la parrilla, en salsa o en guisos y no fritas ni empanizadas
  • Limite el consumo de huevos a 2 o 3 unidades por semana

Volver al inicio del artículo
 

5. Grasas:

  • Elimine la mantequilla, natilla, queso crema, mantecas, crema dulce, etc
  • Utilice para cocinar aceite de oliva, de girasol, maíz, soya o canola
  • Incluya ácidos grasos omega-3 en su alimentación presentes en pescados fríos (atún, salmón, arenque), fibra de lino y aceite de semillas de linaza
  • Evite todo tipo de comidas rápidas, grandes enemigas de su corazón

Volver al inicio del artículo
 

Azúcares, eliminados para siempre?...

Este famoso grupo de alimentos que reúne al azúcar de mesa, los confites, los helados, los chocolates, la leche condensada y cuanto postre se le ocurra, está limitado, pero según investigaciones recientes, no tiene por que eliminarse de por vida.

Siempre y cuando el paciente diabético siga las recomendaciones de su Nutricionista, mantenga los niveles de glucosa en sangre adecuados y esté dispuesto a respetar los tamaños de porción de los dulces y postres (realizando las sustituciones de alimentos necesarias), puede OCASIONALMENTE, ¡darse un gustito!

Volver al inicio del artículo
 

Licda. Vivian Jiménez C, Nutricionista
GeoSalud, Diciembre 2003
Revisado 30 de setiembre del 2013

Artículos relacionados:

Aviso

La información que usted encontrará en este artículo no pretende substituir el necesario consejo médico o la necesidad de un tratamiento profesional médico para una dolencia
o transtorno en su salud.

Siempre debe consultar a un médico ante cualquier duda sobre su salud y antes de comenzar un nuevo tratamiento con medicamentos, dieta o programa de ejercicio físico