Parto y Nacimiento

Detecte las señales del parto

A medida que se aproxima la fecha de parto, estará pendiente de cualquier pequeña señal que indique que el parto está a punto de comenzar. Quizás note que el bebé ha “bajado” o se ha movido hacia la parte baja de la pelvis. A esto se le llama “encajamiento”. Si se hace un examen pélvico durante la visita prenatal, es posible que el médico le informe acerca de cambios en el cuello uterino, cambios que usted no siente pero que indican que su cuerpo se está preparando. Para algunas mujeres, una ráfaga de energía y el impulso de cocinar o limpiar, llamado “anidación”, es una señal de que el parto se está acercando.

Algunas señales sugieren que el parto se iniciará muy pronto. Llame a su médico o partera si tiene cualquiera de las siguientes señales del parto. Llame a su médico aunque falten semanas para la fecha de parto; es posible que tenga trabajo de parto prematuro. Su médico o partera pueden decidir si es hora de ir al hospital o si primero debe ser examinada en el consultorio.

  • Presenta contracciones que se vuelven más fuertes a intervalos regulares cada vez más cortos.
  • Siente dolor en la parte baja de la espalda y calambres que no desaparecen.
  • Rompe bolsa (puede ser un gran chorro de líquido o un goteo continuo).
  • Tiene secreción de moco cervical con sangre (amarronado o rojizo). Probablemente se trate del tapón mucoso que bloquea el cuello uterino. La pérdida del tapón mucoso significa por lo general que el cuello uterino se está dilatando (abriendo) y cada vez se está poniendo más delgado y blando (ablandamiento). El parto podría comenzar inmediatamente o podría tardar todavía algunos días.

¿Se me rompió la fuente? 

No siempre es fácil saberlo. Si se le rompió la fuente, puede sentir un chorro o un goteo lento de líquido amniótico. El término médico para romper la fuente es ruptura de membranas. Informe a su médico en qué momento se le rompió la fuente y sobre el color y el olor del líquido. También debe llamar a su médico si piensa que se le rompiópero no está segura. Una prueba sencilla prueba fácil puede indicarle a su médico si la pérdida de líquido es orina (muchas mujeres embarazadas tienen pérdidas de orina) o líquido amniótico. A menudo una mujer empieza el parto poco después de romperse la fuente. Cuando esto no ocurre, es posible que el médico induzca (provoque) el parto. Esto se debe a que una vez que se rompe la fuente, el riesgo de contraer una infección aumenta con el retraso del parto.

Falso parto

Muchas mujeres, especialmente las madres primerizas, piensan que están en parto cuando en realidad no lo están. Esto se denomina falso parto. Las contracciones de “práctica”, llamadas contracciones de Braxton Hicks, son comunes durante las últimas semanas de embarazo o antes. Las contracciones del útero quizás la sorprendan. En algunos casos, hasta pueden ser dolorosas o dejarla sin aliento. No es de extrañar que muchas mujeres confundan las contracciones de Braxton Hicks con las verdaderas. Así que no se sienta avergonzada si va al hospital pensando que está en parto y la envían de regreso a casa.

Entonces, ¿cómo saber si sus contracciones son parte del parto verdadero?

Mida su duración. Utilice un reloj o cronómetro para llevar un registro del tiempo entre el inicio de una contracción y el inicio de la siguiente, así como de la duración de cada una. Con el parto verdadero, las contracciones se tornan regulares, más fuertes y más frecuentes. Las contracciones de Braxton Hicks no siguen un patrón regular, empiezan a disminuir y desaparecen. Para algunas, cambiar de actividad y, por ejemplo, caminar o acostarse, hace que las contracciones de Braxton Hicks desaparezcan. Esto no ocurrirá con el parto verdadero. Incluso con estas pautas, puede ser difícil saber si el parto es real. Si no está segura de que las contracciones son parte el parto verdadero, llame a su médico.

Etapas del parto

  Diagrama de un bebé en el canal del parto
En la mayoría de los casos, la cabeza se mueve hacia la pelvis mirando hacia un lado y luego el bebé gira boca abajo.  

El parto se produce en tres etapas. Cuando comienzan lascontracciones regulares, el bebé se mueve hacia abajo en la pelvis a medida que el cuello uterino se ablanda (se hace más delgado) y se dilata (se abre). La manera en que avanza el parto y el tiempo que dura varían de una mujer a otra. Pero cada etapa tiene características distintivas que están presentes en todas las mujeres.

Primera etapa

La primera etapa comienza con el inicio del parto y termina cuando el cuello uterino está completamente abierto. Es la etapa más larga del parto y suele durar entre 12 y 19 horas. Muchas mujeres pasan la parte inicial de esta primera etapa en casa. Es posible que desee descansar, ver televisión, pasar el rato con la familia o incluso dar un paseo. La mayoría de las mujeres pueden comer y beber durante el parto; eso le dará la energía que necesitará más adelante. Por veces algunos médicos aconsejan a las mujeres en parto a evitar alimentos sólidos como una precaución por si es necesario hacer una cesaría. Pregúntele a su médico sobre comer durante el parto. Mientras se encuentra en casa, mida la duración de las contracciones e informe a su médico sobre su progreso. Su médico le indicará cuándo debe ir al hospital o maternidad.

En el hospital, su médico controlará el progreso del parto revisando periódicamente el cuello uterino, así como la posición y la estación (ubicación en el canal del parto) del bebé. En la mayoría de los casos, la cabeza se mueve hacia la pelvis mirando hacia un lado y luego el bebé gira boca abajo. A veces, el bebé está boca arriba, en dirección al abdomen de la madre. A menudo esta posición implica un intenso trabajo con la espalda. Su médico puede tratar de hacer girar al bebé o es posible que el bebé lo haga solo.

A medida que se acerca el final de la primera etapa del parto, las contracciones se hacen más largas, más fuertes y más seguidas. Muchos de los consejos de posicionamiento y relajación que aprendió en la clase sobre parto pueden serle útiles ahora. Trate de encontrar la posición más cómoda durante las contracciones y deje que los músculos se aflojen entre las contracciones. Dígale a la persona que la está apoyando cómo puede ayudarla, por ejemplo, puede frotarle la parte baja de la espalda, darle trocitos de hielo para chupar o colocarle un paño sobre la frente.

A veces, se utilizan medicamentos y otros métodos para ayudar a acelerar un parto que avanza lentamente. Muchos médicos rompen ellos mismos las membranas. Aunque esta práctica es ampliamente utilizada, los estudios muestran que hacerlo durante el parto no ayuda a acortar su duración.

Su médico puede usar un monitor fetal electrónico para ver si el suministro de sangre a su bebé está bien. Para la mayoría de las mujeres, esto implica colocar dos correas alrededor del abdomen de la madre. Una correa mide la fuerza y la frecuencia de las contracciones. La otra correa registra la forma en que el latido del corazón del bebé reacciona a la contracción.

La fase más difícil de esta primera etapa es la transición. Las contracciones son muy potentes, con muy poco tiempo entre una y otra para relajarse, mientras el cuello uterino se extiende los últimos centímetros que faltan. Muchas mujeres se sienten temblorosas o con náuseas. El cuello uterino está completamente dilatado cuando alcanza los 10 centímetros.

Segunda etapa

Diagrama de un bebé en el canal de parto coronación
El bebé gira y da vueltas a través del canal del parto.

La mayoría de los bebés se presentan con la cabeza hacia abajo. Si lo primero que aparece son los pies o las nalgas del bebé, se dice que el bebé está de nalgas. La posición de nalgas aumenta el riesgo de que el bebé sufra problemas de salud o de que muera. Si el bebé está de nalgas, su médico puede tratar de rotar al bebé unas semanas antes de la fecha de parto empujando su abdomen o bien puede sugerir un parto por cesárea. En un estudio reciente y a gran escala se halló que si uno o ambos padres han nacido de nalgas, sus hijos tienen el doble de probabilidades de nacer de la misma manera.

La segunda etapa consiste en pujar y dar a luz a su bebé. Por lo general, dura entre 20 minutos y dos horas. Usted pujará con fuerza durante las contracciones y descansará entre ellas. Pujar es un trabajo duro, y una persona de apoyo puede ayudarla a mantenerse concentrada. Una mujer puede dar a luz en muchas posiciones, así como en cuclillas, sentada, de rodillas o acostada sobre la espalda. Dar a luz en una posición derecha, así como en cuclillas, parece tener algunos beneficios. Esta posición puede acortar esta etapa del parto y ayudar a que el tejido próximo al canal del parto quede intacto. Encontrará que pujar le resulta más fácil o más cómodo de una forma en particular y le deberán permitir a que usted elija su posición para dar a luz.

Cuando la parte superior de la cabeza del bebé aparece plenamente (corona), el médico le dirá cuándo pujar y dar a luz al bebé. Es posible que el médico le haga un pequeño corte, llamado episiotomía, para ampliar la abertura vaginal. La mayoría de las mujeres no necesitan la episiotomía en el parto. A veces, se utilizan fórceps (instrumento en forma de pinza para ensaladas) o aspiración para ayudar a guiar al bebé a través del canal del parto. Esto se denomina parto vaginal asistido. Después de que el bebé nace, se corta el cordón umbilical. Asegúrese de decirle a su médico si usted o su pareja desea cortar el cordón umbilical.

Tercera etapa

La tercera etapa implica la expulsión de la placenta. Es la etapa más corta y dura de 5 a 30 minutos. Las contracciones empiezan entre 5 y 30 minutos después del nacimiento y señalan que es el momento de expulsar la placenta. Quizás sienta escalofríos o temblores. El parto termina cuando se expulsa la placenta. Su médico reparará la episiotomía y cualquier desgarre que pueda tener. ¡Ahora puede descansar y disfrutar de su recién nacido!

Manejo del dolor en el parto

Prácticamente a todas las mujeres les preocupa cómo lidiar con el dolor del parto y del parto. El parto es diferente para todas. Por lo tanto, nadie puede predecir cómo se sentirá. La intensidad del dolor que una mujer siente durante el parto depende, en parte, del tamaño y la posición del bebé, el tamaño de la pelvis, las emociones, la fuerza de lascontracciones y la actitud.

Algunas mujeres obtienen buenos resultados únicamente con los métodos naturales de alivio del dolor. Muchas mujeres combinan los métodos naturales con medicamentos para aliviar el dolor. Crear una actitud positiva sobre el parto y el manejo del temor también puede ayudar a algunas mujeres a lidiar con el dolor. Es importante saber que el dolor del parto no es como el dolor ocasionado por una enfermedad o una lesión. Este dolor es provocado por las contracciones del útero, que empujan al bebé hacia abajo por el canal del parto. En otras palabras, el dolor del parto tiene un propósito.

Intente lo siguiente para sentirse positiva con respecto al parto:

  • Tome una clase sobre parto. Llame al médico, partera, hospital o maternidad para obtener información sobre esas clases.
  • Obtenga información de su médico o partera. Escriba sus preguntas y hable de ellas durante sus visitas regulares.
  • Comparta sus miedos y emociones con los amigos, la familia y su pareja

Métodos naturales de alivio del dolor

Muchos métodos naturales ayudan a las mujeres a relajarse y hacen más manejable el dolor. Las cosas que las mujeres hacen para aliviar el dolor incluyen:

  • Ensayar técnicas de respiración y relajación
  • Tomar duchas o baños calientes
  • Hacerse masajes
  • Aplicar calor y frío; por ejemplo, calor en la parte baja de la espalda y una toalla fría en la frente
  • Contar con el cuidado y apoyo de un ser querido, una enfermera o una doula
  • Encontrar posiciones cómodas durante el parto (de pie, agacharse, sentarse, caminar, etc.)
  • Usar una pelota durante el parto
  • Escuchar música

Agua y parto

Cada vez más mujeres en los Estados Unidos utilizan el agua para estar cómodas durante el parto. Esto se denomina hidroterapia. Realizar el parto en una tina de agua tibia ayuda a las mujeres a sentirse físicamente respaldadas y las mantiene cálidas y relajadas. Además, es más fácil para las mujeres en parto moverse y encontrar posiciones cómodas en el agua.

En el parto en el agua, la mujer permanece en el agua para dar a luz. La Academia Americana de Pediatría (American Academy of Pediatrics) ha expresado su preocupación por el parto en el agua debido a la falta de estudios que demuestran su seguridad y a la posibilidad, inusual pero reportada, de complicaciones. Consulte a su médico o partera si desea saber más acerca del parto en el agua.

Métodos médicos de alivio del dolor

Mientras se encuentra en parto, su médico, partera o enfermera debe preguntarle si necesita alivio del dolor. Es su trabajo ayudarla a decidir cuál es la mejor opción para usted. Actualmente, las mujeres en parto tienen muchas opciones de alivio del dolor que funcionan bien e implican pequeños riesgos cuando las administra un médico capacitado y con experiencia. Los médicos también pueden utilizar diferentes métodos para el alivio del dolor en las diferentes etapas del parto. Sin embargo, no todas las opciones están disponibles en todos los hospitales y maternidades. Además, sus antecedentes médicos, alergias y cualquier problema con su embarazo harán que algunos métodos sean mejores que otros.

Los métodos para alivio del dolor comúnmente usados para el parto se describen en el siguiente cuadro. Tenga en cuenta que en ocasiones se presentan complicaciones serias y poco comunes. Además, la mayoría de los medicamentos utilizados para el manejo del dolor durante el parto pasan libremente a través de la placenta. Consulte a su médico de qué manera los métodos de alivio del dolor podrían afectar a su bebé o su capacidad para amamantar después del parto.

Métodos médicos de alivio del dolor
 
Método Cómo puede ayudar Algunas desventajas

Bloqueo epidural y bloqueo espinal: Un bloqueo epidural consiste en colocar un tubo (sonda) en la parte baja de la espalda, en un pequeño espacio por debajo de la médula espinal. A través del tubo se pueden administrar pequeñas dosis de medicamentos según sea necesario durante el parto. En el bloqueo espinal se administra una pequeña dosis de medicamento mediante una inyección en el líquido cefalorraquídeo en la parte baja de la espalda. El bloqueo espinal por lo general se realiza solo una vez durante el parto.

El bloqueo epidural y el bloqueo espinal permiten a la mayoría de mujeres permanecer despiertas y alertas, con muy poco dolor, durante el parto y el nacimiento. En el bloqueo epidural, el alivio del dolor se inicia entre 10 y 20 minutos después de que se administró el medicamento. El grado de adormecimiento que se siente puede ajustarse durante el parto. Con el bloqueo espinal, el alivio del dolor comienza de inmediato, pero solo dura de 1 a 2 horas.

  • Aunque se pueda mover, es posible que no pueda caminar si el medicamento utilizado afecta la función motora.
  • Puede disminuir su presión arterial, lo cual puede enlentecer los latidos del corazón del bebé. Los líquidos administrados en forma intravenosa sirven para reducir este riesgo. Los líquidos pueden causarle temblores, pero a menudo las mujeres en parto tienen temblores, con o sin bloqueo epidural.
  • Si se punza la capa que recubre la médula espinal, puede presentar un fuerte dolor de cabeza. El tratamiento puede disminuir el dolor de cabeza.
  • Dolor de espalda durante unos días después del parto.
  • El bloqueo epidural puede prolongar la primera y segunda etapa del parto. Si se le administra al final del parto o si se utiliza mucho medicamento, podría resultarle difícil pujar cuando llegue el momento. Los estudios muestran que el bloqueo epidural aumenta el riesgo del parto vaginal asistido.

Bloqueo pudendo: Un médico inyecta medicamento anestésico en la vagina y en el nervio pudendo que se encuentra cercano. Este nervio lleva la sensibilidad a la parte inferior de la vagina y la vulva.

Este bloqueo solo se utiliza al final del parto, normalmente justo antes de que salga la cabeza del bebé. Con un bloqueo pudendo, usted siente cierto alivio del dolor, pero sigue despierta, alerta y capaz de pujar para que salga el bebé.

  • El bebé no se ve afectado por este medicamento y su uso tiene muy pocas desventajas.

Opioides: También llamados narcóticos, son medicamentos que se administran a través de un tubo insertado en una vena o mediante la inyección del medicamento en un músculo. A veces, los opioides también se administran con el bloqueoepidural o el bloqueo espinal.

Los opioides pueden hacer que el dolor sea soportable y no afectan su capacidad de pujar. Aun después de recibir este tipo de alivio del dolor, usted puede recibir bloqueo epidural o bloqueo espinal.

  • Los opioides no eliminan por completo el dolor y son de acción corta.
  • Pueden hacer que sienta sueño o que se sienta somnolienta.
  • Pueden provocarle náuseas y vómitos.
  • Pueden hacer que sienta mucho escozor.
  • Los opioides no se pueden administrar justo antes del parto ya que pueden enlentecer la respiración y la frecuencia cardíaca del bebé en el momento del nacimiento.

Inducción del parto

A veces, un médico o una partera pueden necesitar inducir (provocar) el parto. A menudo, se toma la decisión de inducir el parto cuando una mujer ha pasado su fecha de parto pero el parto todavía no ha comenzado, o cuando existe preocupación por la salud del bebé o de la madre. Algunas razones por las cuales se puede inducir el parto incluyen:

  • Una mujer ha roto bolsa (ruptura de membranas), pero el parto no ha comenzado espontáneamente
  • Infección dentro del útero
  • El bebé está creciendo muy lentamente
  • Complicaciones que surgen cuando el factor Rh de la madre es negativo y el del bebé que va a nacer es positivo
  • Complicaciones, tales como hipertensión o preeclampsia
  • Problemas de salud de la madre, tales como enfermedad renal o diabetes

El médico o la partera pueden utilizar medicamentos y otros métodos para abrir el cuello uterino de una mujer embarazada, estimular las contracciones y prepararla para el parto vaginal. Tener la elección de tener un parto por inducción se ha convertido más común en los años recientes. Esto es cuando el parto es provocado al término del embarazo pero sin tener una razón médica. Algunos médicos pueden sugerirle a una mujer un parto por inducción debido a las molestias de la mujer, por problemas de horario, o por preocupación de que quizás esperar traiga complicaciones. Los beneficios y danos de un parto inducido no son aun comprendidos. Por ejemplo, no sabemos si el elegir una inducción de parto causa niveles elevados o más altos de probabilidad de tener una cesárea comparado con esperar hasta que el parto empiece por sí mismo. Pero, los médicos tienen formas de calcular el riesgo de una cesárea, así como ver la edad de la mujer, si es su primer embarazo y basado en el estado del cérvix. La inducción por elección (no antes de las 39 semanas de embarazo) no parece afectar la salud del bebé.

Si su médico le sugiere inducir el parto, hable con el sobre los posibles daños y beneficios para la madre y el bebé. Así como cuál es la posibilidad de tener una cesárea o de que su bebe nazca bajo de peso. Usted deberá asegurarse de que los beneficios de hacerse una inducción de parto sean mayores que los riesgos de la inducción y que los riesgos de continuar con el embarazo.

Fuente
Womens Health
http://womenshealth.gov

Articulos relacionados:

Suscripción al boletín